La hostilidad

Foto: David Hawkins(Licensed Under Creative Commons)

Foto: David Hawkins(Licensed Under Creative Commons)

Por Alicia G. Palacios

En muchas ocasiones a lo largo de nuestra vida, ya sea por una causa u otra,  tenemos que enfrentarnos a situaciones de verdadero antagonismo hacia nuestra persona. Ante esto todos procuramos que dichos ataques nos afecten en la menor medida posible.

Sin embargo en muchas ocasiones estas agresiones verbales pueden llegar a avergonzarnos, a angustiarnos e incluso a intimidarnos durante días o durante largos años.

Las posibles respuestas ante un ataque pueden variar sustancialmente, incluso todo consejo que se nos dé para superar esa situación debe ser amoldado e interpretado en nuestra situación concreta.

Hay que ser capaz de valorar cada situación, teniendo en cuenta diversos aspectos que nos ayuden a entender y a enfrentarnos adecuadamente a la agresión. En este momento resulta importante hacer una valoración interna de elementos tales como:

¿Tiene la sensación de que sus límites están siendo invadidos?
¿Cree que se está produciendo de forma intencionada?
¿Considera que es posible desactivar la ira que presenta esa persona?
¿Se trata de una agresión puntual o por el contrario es algo que se lleva repitiendo?

Otra serie de preguntas para valorar el grado de repercusión que dicha agresión está teniendo sobre usted serían algunas tales como:

¿Respiro con normalidad o por el contrario mi respiración se ha acelerado?
¿Qué es lo que me está haciendo sentir?
¿Me mantengo digno o por el contrario me estoy encogiendo como un “pajarico”?

También es cierto que normalmente cada vez que alguien se muestra cruel con nosotros, esta actitud no se debe a otra cosa más que a una percepción de debilidad. Como bien decía Séneca:” Toda crueldad brota de la debilidad”.

Para lograr la desactivación de un ataque verbal lo más importante es dar con el sistema de comunicación más adecuado, y no siempre conseguimos dar con él.

Debemos recordar que el poder de nuestra voz es una herramienta necesaria, pero que sin embargo, lo que se diga no es tan importante como la forma de decirlo.

Así lo más importante resulta ser: la entonación, el volumen y el tono con el que pronunciamos nuestras palabras.

La actitud que mostremos ante el agresor es sin duda alguna, una de las cartas que puede jugar a favor o en contra nuestra, ya que con dicha actitud podemos darle a entender infinidad de cosas.

Ya sea un nerviosismo muy marcado, temor hacia sus posibles valoraciones o por el contrario, una importante seriedad y seguridad que le de a entender que no vamos a ser presa fácil.

De lo que se trata en definitiva es de desactivar la hostilidad que se ha creado, anteponiendo nuestro bienestar físico y psicológico sobre el resto de cosas y sin olvidarnos de que dicho ataque debe ser lo menos dañino posible.

 

Musica para amar

CD MÚSICA PARA AMAR

Cuando una persona se siente amada, su aspecto exterior lo refleja. Todo eso se traduce en nuestros ojos y en nuestra cara, que son como el espejo del alma. La música nos ayuda a establecer una mejor relación con nuestra pareja.

Más información

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies