Maravillosa creatividad

Foto: Dennins(LCC)

Por Paul Roland

¿Qué cosas positivas podríamos decir que nos ha proporcionado la creatividad a lo largo de la historia? Son muchas y de muy variada índole, ya que abarcaría desde las impresionantes obras de Shakespeare, pasando por la teoría de relatividad de Einstein, alcanzar la invención del sistema de seguridad social o simplemente la capacidad para inventar el movimiento mediante el vapor. Gracias a esa capacidad creativa somos capaces de ver las cosas bajo una nueva perspectiva, localizando un problema y buscándole nuevas y originales soluciones posibles.

Quizá una idea equivocada pero que se encuentra bastante extendida, es la de considerar que la inteligencia y la creatividad van cogidas de la mano, y que por lo tanto toda persona inteligente debe tener muy desarrollada esta segunda capacidad o que toda persona creativa debe ser muy inteligente.

Esto por supuesto no siempre es así, no se trata de dos rasgos que deban ir obligatoriamente unidos.

Los investigadores centrados en este tema, han desarrollado una serie de test específicos para evaluar esta capacidad. Para ello puntúan las respuestas obtenidas bajo tres elementos: utilidad (la repercusión que puede tener la respuesta), originalidad (en que medida esta respuesta difiere de la de los compañeros) y cantidad (qué número de respuestas diferentes se dan).

Para ello los investigadores proponen preguntas tales como: “enumere todas aquellas palabras que se le ocurran que comiencen por la letra A y terminen en N”, “haga una lista de posibles utilidades que le puede dar a una vara y a una paca de paja” o “imagina que los seres humanos contamos con la capacidad para desaparecer y aparecer donde deseemos, y enumere las consecuencias positivas y negativas que concluyen de este hecho.

Sin embargo también es cierto que este tipo de pruebas aunque son utilizadas, no resultan muy válidas por diversas razones: ya sea porque la velocidad es muy importante en este tipo de pruebas y no toda persona creativa cuenta con ello, y además no se puede percibir la aplicación de la creatividad en la vida real con este tipo de evaluación.

Esta capacidad creativa la podemos emplear no solamente en nuestro propio beneficio y buscando un provecho meramente personal, sino que nuestras invenciones pueden ir en beneficio de la sociedad en general, buscando en todo momento un bien común para todos.

En contra de esta facultad creativa, van todos aquellos bloqueos que de una forma u otra nos impiden concebir una solución. Bloquean nuestra habilidad ya sea por bloqueos emocionales, culturales, conceptuales etc.

La creatividad se puede impulsar siguiendo una serie de pasos que nos ayudan a enfrentarnos al problema de una manera más eficaz. Para ello debemos tener todos los datos claros y tomarnos nuestro tiempo antes de tratar de resolverlo. No “autocensurar” nuestro planteamiento por miedo a quedar en ridículo o por no caer en tabúes culturales.

Es bueno así mismo, escribir las ideas que nos van surgiendo y en el caso de que nos atasquemos en un punto, no obsesionarse, sino evitarlo y tratar de llegar a una solución por otro camino.


El niño que iba a resolver los problemas del universo

Ricardo Ros – El niño que iba a resolver los problemas del universo

El mundo funciona con sus leyes. Los objetos caen al suelo por la Ley de la Gravedad y si no respiras, te ahogas. Superman vuela y no necesita respirar, pero sólo es una película. La vida real es como es. Nuestra vida no es una película. Un Supermán real se partiría el fémur si saltara entre dos edificios. Pero todos imaginamos que triunfamos, nos vemos rodeados del éxito, en el amor, en el trabajo, en los negocios. Es fácil soñar. Para poder modificar algo primero hay que reconocer que existe. Para poder modificar la realidad, primero tenemos que centrarnos en la realidad. Si negamos la realidad nunca vamos a poder cambiarla. Puedes soñar, pero si no trabajas en contacto con la realidad, la realidad te superará y te absorberá. No estar bien psicológicamente significa no saber distinguir entre nuestros sueños y la realidad. Tienes que soñar, pero es necesario que sepas que eso no es la realidad, es sólo un sueño, un deseo, una fantasía, una ilusión. Por un lado está la imaginación, y por otro lado está la realidad. Son dos cosas diferentes. Saber diferenciarlas es la frontera entre poder realizar los sueños o quedarnos estancados en la fantasía. No aceptes las cosas como están, lucha por cambiarlas. Pero tienes que tener claro que  sólo puedes cambiar las cosas si estás en contacto directo con la realidad. Las fantasías no necesitan de tu ayuda para cambiar, se cambian solas.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies