La condición mental en el deporte

Foto: kkll(LCC)

Foto: kkll(LCC)

Por Augusto Valenzuela

Los deportistas –y en general, las personas relacionadas con esta actividad y que buscan conseguir mejores resultados- deben tener presente, que la preparación deportiva exige actualmente, aplicar un programa integral que oriente su práctica tanto a los aspectos técnicos y físicos como a los mentales, y es en la preparación mental para el deporte, puede brindarnos un nuevo soporte, pues nos ofrece, por ejemplo, herramientas que ayudan a fortalecer nuestros recursos y a reducir nuestras limitaciones. Dentro de las herramientas que pueden considerarse básicas para el deporte, se encuentran entre otras, las creencias, las anclas, la visualización, las metáforas y el modelaje. En este artículo se pretende revisar las herramientas -que en mi experiencia como asesor deportivo-, resultan de mayor “demanda”, y de fácil asimilación, tanto por parte del usuario directo, como de la dirección técnica y física. En el plano deportivo las metas deberán responder de manera congruente a una evaluación y a un análisis objetivo del estado actual -la situación deportiva actual- en orden a conseguir el éxito deseado; Joseph O’Connor señala “El fracaso en nuestros resultados obedece a tres razones: Quizá no están a nuestro alcance; quizá no nos motivan lo suficiente; o, aun siendo deseables en un principio, tal vez no lo son desde una perspectiva más amplia”.

En el proceso de definición de metas, se aconseja la participación de un asesor  psicológico para que, en apoyo al equipo técnico, incorpore un punto de vista diferente y coadyuve a convertir una meta en un resultado realista, posible, motivador y deseable; con esta información, el asesor estará en situación de participar en el fortalecimiento de las creencias; éstas, a su vez, determinarán la cantidad de recursos de los que se dispondrá y la eficiencia con que se utilicen; todo ello tanto para el logro de la meta deportiva mentalmente “alcanzable”, como para el establecimiento de la estrategia que permita alcanzar el estado deseado, es decir, la gran meta.

Así, la participación de un técnico de psicología en la práctica de una disciplina deportiva -a nivel de competencia o no-, se dirige a apoyar la preparación mental, y en este contexto, su esquema de actuación se desarrolla en un ciclo formado por tres etapas: el entrenamiento, que exige al deportista practicar durante un periodo previo a la competencia; el momento de la competencia en sí, que en un lapso muy breve exige del participante la síntesis de la preparación puesta en acción, y la etapa post-competencia, cuando se evalúan los resultados y se trabaja para el fortalecimiento de recursos; cualquier acción que se realice en alguna de ellas tendrá un efecto sobre las demás.

Cabe mencionar que, si bien los elementos que aquí vamos a revisar pueden tener aplicación en las tres etapas ya señaladas, en el presente trabajo haremos referencia únicamente a aquellos instrumentos que se aplican con mayor frecuencia en cada una de ellas, sobre todo en una fase de incorporación  en nuestra disciplina deportiva.

El entrenamiento

El trabajo debe dirigirse a dos aspectos: primero, al desarrollo y anclaje de recursos utilizando la propia capacidad para formar las representaciones internas y para producir los estados que conducen al éxito deportivo, y segundo, a superar estados de derrota que impiden el uso de recursos en la plenitud de las posibilidades.

Como fase final de los entrenamientos, es práctica común que antes de una competencia se lleve a cabo una visita al sitio donde esta se va a realizar, durante la cual debemos incorporar algunos ejercicios mentales y anclar situaciones positivas para que el sitio, escenario o campo deportivo nos active a un estado de “empoderamiento”. Con ese propósito podemos aplicar por ejemplo ejercicios de visualización.

La competencia

En esta etapa los tiempos corren muy aprisa; en este momento de verdad, es cuando se verifican en la práctica los recursos desarrollados e instalados; es sumamente importante la definición de objetivos establecidos de manera conjunta con la parte técnica y es necesario saber ¿qué es lo que quiero?, en congruencia con lo que quiere el equipo, si ese fuera el caso; y hay que lanzarse a la acción poniendo en práctica la agudeza sensorial para saber hacia dónde se mueve uno y el adversario deportivo, así como la flexibilidad necesaria para el desarrollo de la estrategia operativa adecuada.

La post-competencia

Esta es quizá la etapa más rica en oportunidades, un resultado nos brinda la oportunidad de pasar de un estado a otro mejor, es entonces cuando debemos concentrarnos en la consecución de la próxima meta o de la meta pendiente, así como en las recompensas que obtendremos; se tendrá que trabajar, por ejemplo, en el anclaje de estados de recursos exhibidos en torneos anteriores y en desinstalar aquellos que no son de utilidad; al final de cada competencia debemos revisar lo que hemos hecho bien para integrar un catálogo de recursos que nos resulten fáciles de “jalar” o activar en el momento adecuado.

En el deporte, para pasar de un estado a otro se requiere disponer de recursos; cualidades como la perseverancia, la capacidad de continuidad y la concentración constituyen recursos muy útiles. Si carecemos de algún recurso que consideramos necesario, debemos plantearnos cómo instalarlo: cuantos mas recursos instalados poseemos, nuestra eficiencia, eficacia e independencia se estarán desarrollando.

De las herramientas de PNL, el modelaje y el automodelaje tienen especial ubicación, ya que en el aprendizaje y práctica de un deporte nos pasamos gran parte del tiempo modelándonos unos a otros. Y como en toda actividad, en el deporte el reto es mejorar el rendimiento deportivo, es aconsejable seleccionar nuestros propios modelos -mentores- aquellos que sobresalen en nuestra actividad y que consideramos congruentes con nuestros principios, o aquellos que ya lograron lo que nosotros estamos buscando.

Esto se puede lograr también mediante el acopio o la integración de aspectos específicos, de modelos, de roles o el fortalecimiento de aquellos recursos que ya poseemos -automodelaje-; tenemos la capacidad de transferir recursos de una experiencia a otra de otro tipo.

Con base a lo anterior, debemos hacer acopio de las metáforas que describen las situaciones que deseamos vivir; tomemos como modelo a una persona que este en el lugar en donde nos gustaría estar, un mentor, como puede ser el caso del famoso tenista Ivan Lendl, quien nos cuenta en el prologo del libro Aerobics Mentales de Alexis Castorri y Jane Heller…“después de haber vencido a John McEnroe el verano anterior en la final del Abierto Francés en París, mi lugar, era el tercero del mundo. Por ello, después de ese juego, me comprometí conmigo mismo a mejorar mi condición física. Otra cosa que hice fue comenzar a trabajar con el objeto de mejorar mi condicionamiento mental”…

Cabe aquí subrayar que los resultados deportivos son y serán fundamentalmente consecuencia de la disciplina, creatividad y disfrute en el trabajo que realice el deportista conjuntamente con su equipo técnico. La PNL se constituye en un apoyo muy valioso para la actividad deportiva, su participación es complementaria y apoya a que las personas organicen su mente para conseguir un objetivo de manera eficaz, es decir, a mejorar la condición mental, ademas del acondicionamiento técnico y físico.

Finalmente, deseo recodar las palabras, del Dr. Lair Ribeiro que para el tema tienen mucho sentido, …”Si continuas haciendo lo que siempre has hecho, continuaras obteniendo lo que siempre has obtenido. Para conseguir algo diferente, -entiendo algo mejor-, tienes que empezar a hacer algo diferente”…, el cuerpo técnico de la Selección Mexicana de Fútbol que estuvo presente en el Mundial de Francia 98 así lo entendió y lo hizo, recibió pláticas y ejercicios por parte de un grupo de expertos en PNL y como ellos lo explican “…Creemos que el trabajo que hicimos contribuyó…”, y yo agrego, a que se obtuvieran para México resultados sin parangón en este deporte.


 

Musica para que jueguen los niños

CD MÚSICA PARA QUE JUEGUEN LOS NIÑOS

Ritmo, compás, melodías. Todas las investigaciones actuales hacen especial hincapié en la vital importancia que tienen las tempranas experiencias del niño, a través sobre todo del juego y de la música para su desarrollo intelectual, motriz y social..

Más información

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies