Juventud, momento de evolución

Foto: al (rino) del vecchio(Licensed Under Creative Commons)

Foto: al (rino) del vecchio(Licensed Under Creative Commons)

Por John Gluch

La juventud es una fase desafiante, conflictiva y fundamental en la evolución, madurez y equilibrio emocional del humano. Es una fase de transición de la niñez para la vida adulta. El joven empieza a tener influencia notable y transformadora de las hormonas sexuales en su fisiología y psicología.

Bromas, comportamientos y ocupaciones típicas de la niñez dan espacio a nuevas buscas. El cuerpo se transforma para ejercer la sexualidad y la reproducción de la especie, momento fantástico de la evolución del ser y de la sociedad.
Una “serpiente energética” es encendida, empezando a orientar la atención, curiosidad, búsqueda y descubiertas del joven.

Valores, creencias, criterios, objetivos, comportamientos, posturas y actitudes inéditas hasta entonces, pasan a ocupar y formar ese nuevo ser. Un ser que aparece en búsqueda de su esencia y afirmación de su identidad única y especial.
En cambio la familia, la escuela y el medio social que recibe este nuevo ser, siguen los mismos en sus estructuras convencionales.

Salvo escasas excepciones, siguen actuando como siempre, ignorando la esencia, las demandas, las necesidades y el momento especial de este nuevo ser.

En el mundo globalizado actual, el papel de educar, orientar y contribuir con el joven en su caminata propia, no es función simple. Por fin el joven bajo acción de esta serpiente es dotado de una “fuente de energía” inspiradora, motora de las transformaciones y expansión de la consciencia y sabiduría humana.

Energía que transgrede y que lleva a la transformación de reglas, valores y comportamientos civilizados.
Sin esta energía típica de los jóvenes, el mundo todavía hoy estaría comunicándose por tambores, transportándose por carros y las mujeres estarían confinadas y restrictivas a la cocina y a la lavandería.

La esencia transgresora y de negación de lo convencional, típica de los jóvenes, trae a ellos capacidades de inconformismo, indignación y audacia para rebelarse. La mala administración y represión de esa energía, empuja al joven en búsqueda de drogas, consumismo, sexualidad irresponsable, violencia u otros hechos antisociales que llevan al fracaso.

En los sistemas tribales aislados, esta función de orientar y forjar a los jóvenes para la vida adulta es función de la comunidad. De acuerdo con tradiciones de cada cultura, destacan tíos, pajes, guerreros, sabios, padrinos y distintos otros personajes en este papel orientador.

Es común la agrupación y el aislamiento de jóvenes, hombres y mujeres, para el molde de los patrones de comportamientos y culturales típicos de cada cultura. La familia pasa a tener influencia dispersa en el contexto del trabajo comunitario, no ocurriendo la confrontación directa de la convivencia y división del territorio como existe en nuestro medio familiar. Podríamos hablar que no existe la lucha directa por el territorio o liderazgo que de alguna forma el inconsciente humano coloca para los hombres “machos adultos”.

En la “aldea global” el joven es bombardeado por informaciones de todo el tipo a través de la media escrita, electrónica y por la Internet.

En las esquinas electrónicas y callejones de las vías no existen límites para valores, creencias, posturas, actitudes y comportamientos. Cada uno se entera y actúa de acuerdo con el acaso y sus deseos.

Las confrontaciones empeoran. La comunicación se torna difícil, desencuentros frecuentes, disgustos y resentimientos pueden llevar al rompimiento de relaciones y grandes dificultades emocionales.

El joven a pesar de su fuerza, es un eslabón vulnerable en esta corriente de conflictos familiares. No está totalmente preparado para su autosuficiencia económica, emocional y social.

Cuando no tiene la solidaridad y aparcería de la familia para enfrentar y vencer sus dificultades, va a buscarlas y encontrarlas en la calle.

Falta de energía, atención y entusiasmo para estudiar y memorizar. Dificultad para concentrarse, tomar decisiones y relacionarse con familiares. Inseguridad, no consigue decir no cuando es solicitado para hacer algo que no acepte. Desesperanza, llanto, cansancio, necesidad de agradar a los otros y enfado en extremo por pequeñas cosas. Dificultad para aprender.

Son síntomas que señalan la punta del “iceberg” de problemas y dificultades emocionales del joven. Es una muestra, una comunicación desesperada de que algo no está bueno. Dificultades que cuidadas y solucionadas a tiempo, posibilitan en la renovación y en la fuerza para el joven en su caminata. La falta de solución de sus dificultades emocionales, pueden llevarlo a buscar como “salida e sus problemas” las drogas, el sexo irresponsable, la violencia y otros actos antisociales que, lo hunde junto con sus familias en verdaderos líos.

Los padres aisladamente no son héroes infalibles, poseen también sus dificultades existenciales, materiales y emocionales que los imposibilitan de decidir algunos problemas. Aprender a estudiar, aprender a aprender, aprender a memorizar y utilizarse de la información para realizar pruebas y exámenes de selectividad. No es suficiente estudiar y memorizar; es importante que el joven aprenda a usar todos sus recursos mentales que disponga, para enfrentar y vencer con equilibrio, las etapas y desafíos que la vida lo presenta.

Saber orientar su propia energía interna, y transgredir con equilibrio y buen sentido para crear y brillar en artes, estudios, deportes, política, ciencia y convivencia social.

El mundo es un manantial de injusticia y calamidades, necesitamos de actuación de los jóvenes para que se indignen, actúen y transformen la sociedad. Mientras haya esta perspectiva de actuación inconforme del joven, habrá esperanzas del mundo cambiarse para mejor.

Además de los exámenes de selectividad, los concursos y entrevistas profesionales que se realizan después de la graduación serán constante en el mundo competitivo actual. No hay más el empleo vitalicio.

La necesidad de un diploma de graduación, master o doctorado como garantía de empleo y buena remuneración es muy relativo en el mercado actual.

Además de competente, el profesional de alta empleabilidad debe brillar en el campo emocional y mantener encendida la llama del entusiasmo, curiosidad y determinación en busca de nuevos conocimientos.

Éste es el nuevo paradigma del mercado profesional.


 

Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies