Cómo vemos las cosas

Foto: Lumbrein(LCC

Por Velma Lambert

Nuestra autoestima influye directamente sobre la visión del mundo que tenemos. Y para demostrarlo voy a pedirle que responda a una serie de enunciados que voy a darle, y le pido que saque sus propias conclusiones.

1. Este mundo es muy complicado, la vida es una constante lucha.
2. La gente es muy egoísta.
3. El mundo es un lugar bueno para vivir
4. Ningún obstáculo es lo suficientemente complicado como para hacer caer.
5. La tristeza en la principal característica de la vida
6. Podemos conseguir aquello que deseemos a base de confianza y acción.
7. No te fíes de los demás, muy probablemente te decepcionarán.
8. Suele ver el vaso medio lleno o medio vacío.
9. La vida es una aspiración.
10. Todos somos merecedores.

Las respuestas a estas cuestiones pueden ser muy variadas, pero os voy a plasmar aquella que sacó mi amiga Ana: “Cómo voy a pensar que en este mundo se pueden conseguir las cosas a base de esfuerzo, me gustaría que fuese así pero con el egoísmo e intereses particulares de las personas este mundo se reduce a la ley del más fuerte. Además mi destino está escrito y no puedo cambiarlo”.

Creo que mi amiga Ana había perdido toda esperanza en nada. Ella se veía como víctima de un sistema que no podía cambiar. No se da cuenta de que los seres humanos tenemos la capacidad de crear aquellas cosas que pensamos.

Esa visión que ella tiene del mundo en general es totalmente limitadora, ya que le hace sentirse deprimida y victima de algo contra lo que no puede luchar. Sus pensamientos negativos refuerzan los problemas en contra de su propio poder personal.

Si nos fijáramos un poco mejor nos damos cuenta de que con ese tipo de pensamientos la vida se reduce y mucho. Nos limita e impide valorar nuestra propia capacidad para cambiar y mejorar las cosas mediante la acción.

Muchas veces este tipo de pensamientos se transmiten mediante dichos o proverbios:

1. La hierba siempre crece más verde en el lado opuesto
2. Bendito aquel que no espera nada porque nunca será decepcionado
3. No es oro todo lo que reluce
4. La familiaridad crea desdén

Sí que es cierto que los proverbios nos han acompañado durante años y tienen una pizquita de ciertos, pero esas creencias que aprendimos de pequeños en muchos casos han sido asimiladas y limitadoras a lo largo de nuestra vida.

Todos esos proverbios o dichos que aprendió de pequeño han podido tener un efecto más importante en nosotros del que pensamos a priori.

Recuerde que una visión positiva de la vida abre muchas puertas en nosotros mismos, ya que nos ayuda a aumentar la autoestima, atrae otras formas de positividad, nos hace ser más creativos y además nos hace sentir bien.

Somos personas muy ricas en cuanto a la capacidad de creación que tenemos, así que no desaproveche esa capacidad y benefíciese de ella. Aprenda a sacarle partido.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

 

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies