Nuestros miedos

Foto: Carperter(LCC)

Por Margarita Soto

No suele ser tarea fácil el identificar nuestros miedos, los ataques de pánicos o nuestras fobias. Poner nombre a las dificultades que nos acechan es un paso previo imprescindible para saber qué es exactamente lo que nos pasa y tomar de nuevo el dominio de nuestras emociones. La ansiedad, el estrés, la angustia, el pánico, la fobia , la psicosis. Son expresiones que utilizamos casi habitualmente en nuestras conversaciones pero que, aunque en ocasiones pueden tener similitudes entre ellas, es conveniente distinguir.

El estrés se caracteriza por expresar una incapacidad de adaptación ante una situación dada. Mediante el estrés el individuo trata de adaptarse a las distintas situaciones que se le van presentando.

Las manifestaciones externas del estrés pueden ser tanto positivas como negativas, ya que esta puede ser expresado a través de una emoción positiva como la alegría o el placer o negativa como el miedo o la cólera.

El individuo se propone unas expectativas pero tiene miedo de no estar a la altura de los acontecimientos. Se producen entonces una serie de alteraciones físicas: sudoración, nerviosismo, taquicardias, dolor de estómago, etc…

En la práctica no existe nada que lo distinga de una reacción de angustia, aunque no sean dos conceptos sinónimos, porque aunque las manifestaciones externas puedan ser similares, el estrés puede al fin liberarse en una sensación positiva, mientras que en la angustia permanece una siempre negativa

La depresión se caracteriza por un componente emocional característico que lo distinguen de los dos anteriores: la tristeza.

Una persona deprimida ve todo desde un prisma pesimista, sufre una pérdida de ilusión que se traslada incluso al plano motriz con una disminución de la actividad.

Los trastornos de ansiedad suelen ir marcados por una intensa inestabilidad emocional y un cierto componente de angustia, los nervios están a flor de piel, cuesta conciliar el sueño y los trastornos físicos son palpables.

A las personas que atraviesan una depresión les cuesta trabajo levantarse por las mañanas, encarar una nuevo día, se sienten profundamente tristes y desanimadas, cualquier obstáculo les parece insuperable y piensan que se encuentran metidos en un profundo túnel del que no ven la salida.

Muy unido a estos trastornos depresivos está la ansiedad. Suele ser complicado en ocasiones marcar una separación entre un episodio de ansiedad intenso y uno depresivo. Es más, frecuentemente los conflictos de ansiedad suele desembocar con relativa frecuencia en trastornos depresivos.

La ansiedad se caracteriza por un estado de extrema tensión emocional. La ansiedad puede percibirse como una inseguridad en el trato con los demás, como insomnio, nerviosismo y agitación constantes, falta de concentración, manifestarse en trastorno digestivos, dolores de cabeza, etc… La sintomatología puede ser muy variada.

Los trastornos de ansiedad pueden ser muy variados también si nos centramos en el objeto que las origina: las fobias simples asociadas a animales u objetos, las fobias sociales (el miedo a los demás), los trastornos de pánico (el miedo a tener miedo), la agorafobia, etc…

Puede haber tantas fobias como situaciones concretas, objetos u animales. Unos tienen miedo de subirse a un ascensor, a otros les da miedo montarse en avión, a otros les dan miedo las arañas, a otros los perros y a otros los insectos, a otros les dan miedo las multitudes y a otros el quedarse solos.

El enfrentamiento al objeto de la fobia puede desencadenar una angustia intensa e incluso un ataque de pánico.

Si la fobia es simple, es decir desencadenada por algo concreto (un animal, un objeto o una situación) sólo se desencadena cuando la persona entra en contacto con ello y nunca en ninguna otra situación.

Saber identificar nuestros miedos, qué es lo que nos pasa, es un primer paso importante para encontrar una solución a nuestros problemas. Ante la confusión que nos produce el manejo de la mayoría de estos conceptos, que además suelen estar íntimamente relacionados, es conveniente la consulta con un buen especialista que ante los síntomas que nosotros le presentemos sabrá darnos un mejor diagnóstico de lo que realmente nos sucede.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Etiquetas:

4 Comentarios

  • Buenos Días,
    Ese articulo es muy interesante y muy claro.
    Tengo una pregunta: Me parece que hay muchas personas que sufren de ansiedad y sufren en el mimo tiempo de padecimientos fisicos por ejemplo de trastornos gastrointestinales o de migrañas pero niegan tener ansiedad.
    Esas personas niegan sus problemas mentales.
    ¿No quieren reconocerlos o no estan conscientes de su estado de ansiedad?

  • dios mio este es un infierno esta ansiedad llevo mas de 10 años sifrindola pero nunca me la ltendi asta hace 6 meses que stoy con un siquietra, con ********. y ********.pero estoy igual es que el prblema lo tengo agudizado ya los dintomas son orrible ahora tengo uno nuevo ,, seme aturde la cabeza.esque tengo muchos problemas . familiares.y tanbien tuve una isteroctomia.total hace 10 años que me responda algum medico , si tanbien eso inside mo tomo ningun medicamento para los sintoma de la menopausia, contesteme un medico por facor estoy enloque siendo,
    a mo correo

  • No soy especialista, ni mucho menos, pero creo que sigues lo que se dice al final el artículo:

    “Saber identificar nuestros miedos, qué es lo que nos pasa, es un primer paso importante para encontrar una solución a nuestros problemas. Ante la confusión que nos produce el manejo de la mayoría de estos conceptos, que además suelen estar íntimamente relacionados, es conveniente la consulta con un buen especialista que ante los síntomas que nosotros le presentemos sabrá darnos un mejor diagnóstico de lo que realmente nos sucede.”

    Aparte de ello, como sabrás, hay antidepresivos y ansiolíticos de más o menos eficacia. Además de seguir el consejo del especialista (que tambien juega con prueba y error, pues cada persona es diferente en sus sintomas y reacciones) creo que la eficacia de los medicamenteos es ser perseverante si, por ej. hay que tomarlos durante un mes mínimo. Insisto, siempre siguiendo el consejo de un profesional.

  • yo sufri de ansiedad desde la perdida de mi abuelo, me afecto tanto por que lo queria mas que nada en este mundo y lo acababa de ver 3 dias antes y nos reimos y bromeabamos y nos llevabamos muy bien, pero el estaba enfermo y no nos queria decir y de repente murio…..me afecto tanto que yo estuve muchos meses con ataques de panico y llegue a ir al hospital pensando que me estaba dando un infarto, es un verdadero infierno, visite mas de 9 doctores y me hice muchos examenes medicos y por mas que me dijeran que no tenia ninguna enfermedad, yo no lo creia e iba medico tras medico, lo mas dificil fue la carga que le hice a mi familia, yo estaba en cama todo el dia pensando en que me iba a morir, la unica salida esta en uno mismo, hay que apretar los dientes y aferrarse como la gente terca…….de ese trastorno sali con ayuda de mi familia, yo no visite ningun psicologo (ese fue mi error), eso paso y estoy controlado pero quedan leves acelaraciones que yo mismo me provoco, como que quede tocado…pero pues hay que vivir y entender que esta vida es prestada y no añorar inmortalidad por que tarde o temprano Dios nos habla para estar con el….a VIVIR ¡¡¡¡¡¡

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies