¿Inculco yo el racismo a mis hijos?

blackandwhite

Foto: blackandwhite(LCC)

Por Valeria Molina

Las opiniones de una persona dependen de muchos factores (vivencias personales, historias oídas, etc.) entre ello por supuesto depende lo que han visto y escuchado en casa desde su más tierna infancia. Por lo tanto ante la pregunta del enunciado yo diría que muy probablemente sí. Como es lógico el peligro de tener un hijo racista se acrecenta si los padres también lo son, aunque no lo hayan verbalizado tan directamente nunca, no hace falta reconocerlo abiertamente para hacer comentarios o tener actitudes que así se lo demuestren al niño y futuro adolescente.

Si los padres desde pequeñitos lo que transmiten a sus hijos es que el color de piel o el país de origen nos hace superiores o inferiores muy probablemente el niño asimile esas creencias como ciertas. Este tipo de discriminación hace una clara discriminación entre seres superiores e inferiores.

Unos padres que no desprecian ni repudian ese tipo de actitudes y pensamientos están creando una persona racista que considera que el color de la piel es un tema vital y discriminatorio.

Todos los padres al dialogar con nuestros hijos nos damos cuenta de la ideología que procesan. Así mismo con prestar un mínimo de atención a la música que escuchan, los libros que leen, cómo son las personas con las que se relacionan o la estética que llevan podemos detectar ciertas tendencias.

El hacer viajes con nuestros hijos, aunque sea mediante la TV o libros hace la mente de nuestros hijos más abiertas. Otras culturas, otros paisajes, otras formas de pensar, costumbres, música, comida les hace abrir fronteras y ver riqueza en eso, no una forma de separación.

Esa riqueza y diversidad les muestra que su cultura por ser la suya no es ni la mejor ni superior, simplemente es la suya.

Esa capacidad de abrir su mente y el corazón les hará ver el mundo que les rodea de una forma mucho más comprensiva y solidaria hacia las otras culturas y países. No olvide a la hora de educar a su hijo/ hija que el conocer abre nuestras ideas.

Nunca debemos pasar por alto ningún tipo de frase de desprecio o chiste hacia alguien diferente. Ese tipo de actitudes son el germen que tiene que ser corregido por los padres de inmediato. Nunca haga oídos sordos de las palabras de sus propios hijos, de una forma consciente o inconsciente nos están diciendo mucho más de lo que pensamos o vemos a primera vista.

Para evitar que caiga en el racismo debemos corregir con él cualquier palabra fuera de lugar. Para eso hay que analizar junto al niño qué es lo que ha dicho, por qué, y por qué no consideramos que sea correcto.

La función de los padres es la de educar y sin lugar a dudas una buena educación es aquella que les hace ver que todos somos diferentes pero que merecemos el mismo respeto

El veneno del racismo generalmente lo beben los niños en casa y luego eso lo que extienden al relacionarse en sociedad, con sus compañeros, con sus amigos del barrio, etc.

 

Nuevos enfoques en educacion

Varios autores – Nuevos enfoques en educación

Podemos utilizar una analogía para explicar la forma en que podemos aumentar nuestros estilos de aprendizaje. Cuando vamos a pescar no se nos ocurre ir con un sólo anzuelo, seria absurdo algo así, porque si lo perdiéramos estaríamos desperdiciando todo el día. Igualmente, si fuéramos con un sólo anzuelo tampoco podríamos pescar diferentes tipos de peces, ya que hay distintos anzuelos apropiados para cada tipo de pescado. Tendremos más posibilidades de éxito cuantos más tipos de anzuelos llevemos en nuestra bolsa. Esto, que es algo evidente para ir a pescar, parece que no lo es tanto para bastantes estudiantes a la hora de ponerse a utilizar sus estilos de aprendizaje.

Más información

3 Comentarios

  • Perdón Valeria Molina!. Son suyas estás reflexiones,va para usted mis Felicitaciones!!! Y obvio que siempre leo y me actualizó gracias al Maestro Ricardo Ros

  • ¡Qué verdad más grande! La pregunta es, ¿cómo luchar contra esta lacra que cual neblina que baja de la montaña e impregna todo el valle, así esta creencia nos hace creer que somos superiores, que un puñado de euros, dólares o libras nos hacen diferentes, superiores, etc.? Esta neblina baja desde las más altas instancias que envenenan, primero a los padres, y luego a los hijos. Está por todas partes, y es un veneno que, al final, nos puede matar a todos. Aquí no hay superiores ni inferiores, todos somos materia, nacemos desnudos y nos vamos con lo puesto. Cuando asumamos esta realidad, dejemos de mirarnos al ombligo, quizá podamos hacer de este mundo un mundo mejor, donde todos podemos tener cabida, eso si, respetándonos unos a otros desde la diferencia.

    • Hermoso e importante artículo del Maestro R. Ros y a la respuesta de Laura, nada más que agregar, es exactamente lo que todos y casa uno de nosotros debemos poner en práctica en todo momento, más allá de la “educación” recibida en el seno del hogar. Felicitaciones!!! o Enhorabuena!!! Como usais vosotros. María Eugenia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies