Hacia la curación

Foto: Beer(LCC)

Por Merlina Meiler

Sufres de alguna dolencia. Te han pedido que tengas paciencia, que la enfermedad que tienes tarda un tiempo en mejorarse o curarse, sean días, semanas o meses.  Pero en algunos momentos flaqueas y, desolado, dudas si ese día tan ansiado llegará.  Hay algo interesante que puedes hacer para aliviar la espera y ayudar en cierta medida a que la curación tan ansiada se concrete. Estar enfermo es un estado temido y odiado, ¿a quién le gusta que sus fuerzas flaqueen, tener que dejar de hacer las cosas de todos los días, visitar médicos y que nos hagan estudios? Al hablar de enfermedad me refiero tanto a un resfriado fuerte, de ésos que te dejan unos días obnubilado y que te hacen utilizar decenas de pañuelos de papel, como a aquellas dolencias que implican visitas sucesivas a doctores, tratamientos varios, reposo parcial o total, meses de ejercitar la paciencia y resultados que a veces se catalogan de inciertos.

Aunque en algunos momentos te embargue la tristeza y no veas la luz al final del túnel, ten en cuenta que a todos, en algún momento de la vida, nos ha tocado pasar por esa situación en alguna oportunidad. Con indisposiciones de distinta índole y duración, o inconvenientes considerados más serios. Creo que lo llaman “ley de la vida”, si existe la salud, también existe y se manifiesta su polo opuesto.

Lo primero que me parece necesario es que tengas en claro cuál es tu creencia con respecto a esa enfermedad. ¿Piensas que durará el tiempo que te han pronosticado o existe la posibilidad que sea menor? ¿Confías en que puedes lograr la curación total, más allá de lo que los médicos y las estadísticas digan? Para comenzar a transitar el camino que te presento en este artículo resulta indispensable que medites acerca de estos puntos. Si la respuesta es positiva, ya vas dando un paso adelante hacia la curación. Si no estás seguro, o tienes dudas, trata de rever tus creencias ya que pueden limitarte o condicionarte al momento de buscar la curación total.

Mientras esperamos que los tratamientos surjan el efecto deseado, y que el tiempo sea tu aliado en la franca recuperación que se avecina, te propongo un ejercicio que te ayudará a pasar este trance que estás viviendo de manera más relajada y positiva. Lo llamaré “Recuerdos del futuro”:

En este momento, así sentado cómodamente como estás, recuerda un momento de tu vida en el que hayas estado sano o sana. Te sentías bien, todo tu cuerpo funcionaba armónicamente. Eras feliz. ¿Cómo te veías? ¿Cuántos años tenías? ¿Qué sentías? ¿Cuáles eran tus ideales, tus sueños? ¿Qué te hacía feliz? Mira y siente la imagen con claridad. ¿Practicabas algún deporte, corrías, jugabas? ¿Cantabas o solías decir algo en especial? Amplía la imagen mientras la sigues disfrutando.

Ten por seguro que si tú recuerdas nítidamente esta imagen de ti mismo, tu mente y tu cuerpo también la recuerdan con nitidez. Es completamente posible que vuelvas a sentirte así. Quédate un rato más disfrutando de esta imagen tuya, revívela todo el tiempo que lo desees, y siente cómo te embarga una sensación de paz, confianza y emociones agradables. Sabes que esto fue posible para ti, por lo tanto es bien factible que vuelvas a sentirte así, ya que tienes dentro de ti esa capacidad.

Te propongo que todas las noches, al acostarte, antes de dormir, rememores esta imagen tuya en la que estabas completamente sano, feliz, y la recuerdes por unos instantes. Vete a dormir con esta imagen tuya todas las noches, tanto las que estés confiado y tranquilo como aquéllas en las que no te sientas de este modo. Este ejercicio sólo te llevará un minuto o dos por día, y obrará milagros en lo que respecta a tu curación.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

1 Comentario

  • Quisiera poder ayudar a mi hija y a mi misma a sentirme bién, yo pase un perío muy feo de ansiedad y depresión, hace tres años, lo supere con el apoyo del libro del Dr. Ricardo Ross, pero luego éste año me intervinieron quirúrjicamente, me hicieron una isterctomia, y asi que tube que viajar, a la ciudad donde viven mis hijos, para recuperarme, y en este tiempo,he visto a mi hija de 20 años, con los síntomas de la ansiedad, tubo unos problemas típicos de su edad, se peleó con el enamorado, no se que enredos, sufrió un asalto en otra oportunidad, y ello lo hacia ponerse muy mal, temblaba y lloraba, al principio creí que era normal por del momento que pasaba, pero luego, se acabarón esos problemas y ella sigue igual, me dice: que siente una sensacion muy fea de desesperacion, que no quiere sentirse asi, anoche regrese tarde y la encontre profundamente dormida, la llame y nada, asi que revise las medicinas y se habia tomado una pastilla para dormir, ********** para ser exáctos, y hoy tenia clases en la universidad, y no se levantó, eso me preocupa y me hace sentir esa horrible sensación, que no se la deseo a nadie.Mi hija siempre, le gusto muchísim osus estudios, hasta el año pasado era brillante en sus estudios, alegre, ahora solo esta renegando, y solo quiere dormir, trato de hacer el ejercicio que indican, y no puedo concentrarme, le digo a mi hija que lo haga, le enseño, como lo hacia yo antes y no le resulta.
    necesito ayuda.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies