Saber hablar con tu cuerpo

Foto: Haber(LCC)

Por Sergio Montés

Muchos trastornos de origen orgánico tratan de protegernos de algo. Nuestro inconsciente nos habla por medio de simbolismos que tiene su representación a nivel orgánico. En este artículo vamos a explicar cómo podemos dialogar con nuestro insconsciente a través de un trastorno orgnánico, de tal forma que haya una incidencia positiva en su evolución.

Es muy importante, en primer lugar, identificar con claridad la localización exacta del trastorno orgánico. Como partimos del hecho de que el trastorno orgánico está cumpliendo una función positiva, aunque los resultados no lo sean, tenemos que darle las gracias a esa parte de nuestro cuerpo por el esfuerzo que está haciendo por protegernos y ayudarnos.

Nos está protegiendo de algo, pero no sabemos de forma consciente de qué nos está protegiendo. Pero podemos preguntárselo. Para ello podemos establecer un signo-señal que establezca indicios. Por ejemplo, podemos preguntarle a nuestro incosciente y convenir con él en que alguna sensación que se produzca en nuestro cuerpo tiene algún significado concreto. “Cada vez que noto una sensación de consquilleo en la rodilla, significa una respuesta positiva”. Y podemos empezar a hacer preguntas. Las preguntas tienen que ir encaminadas a averigüar de qué nos está protegiendo ese trastorno orgánico, cuál es su intención positiva.

Una vez que ya sabemos cuál es la intención positiva, tenemos que buscar alguna otra parte del cuerpo que pueda cumplir esos mismos objetivos, pero sin las consecuencias negativas. Le preguntamos a nuestro inconsciente qué otra parte del cuerpo puede servir de alternativa.

A continuación le pedimos a nuestro inconsciente que nos encuentre tres alternativas como mínimo, que puedan sustituir a ese trastorno. Vamos descartando alternativas hasta que lleguemos a una de ellas, una alternativa que pueda sustituir al trastorno orgánico, pero sin sus consecuencias negativas de enfermedad..

Le damos las gracias a nuestro inconsciente por darnos esas nuevas alternativas y le preguntamos al trastorno si esa alternativa cumple sus objetivos y, por lo tanto, estaría dispuesto a ceder. Si la respuesta es afirmativa le damos las gracias. Si la respuesta es negativa, volvemos a buscar otras alternativas hasta que tanto el inconsciente como el antiguo trastorno este de acuerdo en admitir como opción válida.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Etiquetas:,

3 Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies