Utiliza el cuerpo para expresarte

Por Nancy Blasi

Muchas veces se ha hablado de la importancia y la repercusión que tiene nuestra expresión corporal. Con ella podemos crear una buena como mala impresión, una impresión equivocada, una expresión simpática o antipática, así que si teniendo en cuenta tres o cuatro elementos podemos hacer que esa impresión juegue a nuestro favor, creo que merece la pena detallarlas. Por eso es de vital importancia que emitamos los mensajes adecuados en cada momento con nuestros gestos, postura y actitud.

He aquí una serie de puntos que debemos tener en cuenta y hacerlos conscientes para mejorar en nuestro empeño:

1. Tenemos que hablar con el cuerpo y la cara vueltos hacia nuestro interlocutor, y siempre evitando hablarles de lado o por encima del hombro. Hacerlo de otro modo puede llevar a equívocos y errores difíciles de explicar o justificar en modo alguno.

2. En cuanto a la distancia tenemos que tener en cuenta que esta no sea excesiva pero tampoco quedarnos cortos, ya que hablar desde muy lejos da una connotación de frialdad, mientras que si lo hacemos desde muy cerca puede crear una sensación de falta de respeto o incluso agresividad hacia nuestro interlocutor.

3. Forma un “círculo abierto” con tu interlocutor. Siempre evitando la posición de “frente a frente” con él/ella.

4. Tenemos que dar la impresión de que tenemos gran confianza en nosotros mismos, por eso resulta primordial plantarnos derechos y apoyando los pies con firmeza en el suelo para transmitir esa estabilidad y tranquilidad que deseamos. De otro modo podemos dar la sensación contraria.

5. En cuanto a la postura de los brazos deben mantenerse sueltos y sin rigidez. Si los tenemos en tensión y rígidos la impresión que le estamos dando al interlocutor es de que estamos nerviosos e intranquilos.

6. Las miradas entre ambas partes crean confianza, ese contacto visual y con mirada abierta crea una sensación familiaridad y franqueza, tan valorado y buscado por todos nosotros hoy en día.

7. Si queremos transmitir una sensación de seguridad en aquello que estamos defendiendo, tenemos que hacerlo resaltando nuestros argumentos con los gestos apropiados y adecuados en cada momento, sin resultar excesivos pero tampoco cayendo en la monotonía y la inexpresividad.

8. Para terminar, y un punto que muchas veces se nos pasa es el de mantener y controlar nuestros propios gestos mientras escuchamos a nuestro interlocutor, solemos concentrarnos cuando somos nosotros mismo quienes nos expresamos, pero olvidamos cuidar la expresión corporal cuando escuchamos a la otra parte. Para eso tenemos que ser conscientes y controlar puntos tales como: apretar los dientes, repetir algún gesto de nerviosismo, levantar las cejas con cara de asombro, tic nervioso, etc.

 

Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies