He estudiado sin resultados

Foto: Powell(LCC

Por Nancy Blasi

Una de las equivocaciones que más se repite en nuestro sistema educativo, tanto por parte de profesores y padres, es pensar que todos los niños tienen la misma forma de aprendizaje, cuando sabemos que nos es así. Hay tanto sistemas de aprendizaje como personas, aunque podemos subdividirlas en grupos, con características comunes. Lo que esta equivocación conlleva es un etiquetado, que muchas veces no se corresponde con la realidad, pero que determina su futuro académico, marcado por el fracaso.

Lo ideal es que descubramos cuanto antes si nuestro hijo es de una tendencia más visual, auditiva o kinestésica. En consonancia con esto, los mismo profesores deben abordar sus clases de manera que ninguno de ellos quede desplazado, sino teniendo en cuenta la riqueza y variedad que hay en todos ellos.

Resulta imprescindible también que en este tipo de temas haya un compromiso por parte del alumno y de los padres, no solo de los profesores, el trabajo hay que hacerlo tanto en la escuela como en casa.

Los estudiantes tienen que aprender a aprender, no sirve de nada estar cuatro horas delante del libro si no se hace de una forma adecuada. Hay veces que vale más una hora y media bien aprovechada que cuatro sin concentración, ni unas técnicas de estudio adecuadas. Para eso tenemos que conocernos, para estudiar con métodos que vayan acorde con nosotros.

Estas técnicas tienen que ir destinadas a mejorar los resultados y disminuir las horas de estudio en balde, sin ser capaz de memorizar por no estar empleando las técnicas adecuadas.

Para eso sería adecuado que en todos los centros se estableciera un Curso o Cursos donde los alumnos pudieran y aprendieran a determinar cuál de las tres prima en ellos, para así poder establecer una u otra forma de estudio. Por poner un simple ejemplo, de poco le va a servir a una persona visual que estudie la materia directamente desde el libro subrayado, ya que difícilmente podrá retenerlo y acceder a esa información en el momento que lo necesite. Para esta persona lo más adecuado sería que aprendiera a hacer esquemas con colores vivos, mediante dibujos y en hojas de colores, como si fueran los dibujos de un niño pequeño. Al ser preferentemente visual los resultados que obtendrá serán mucho mejores.

Y para los profesores conforme vayan conociendo mejor los distintos sistemas de sus alumnos, podrán ir tomando conciencia de las diferentes maneras en las que deben impartir sus clases, teniendo en cuenta las necesidades de todos.

¿Pero qué ocurre cuando la forma de enseñar de un profesor choca con la forma de aprender de un alumno? Lo que ocurre es que por muy buenos que sean los dos se dificulta bastante su entendimiento. Las dos partes deben esforzarse por mejorar la relación en cuanto al aprendizaje.

Hay que echar mano de los recursos que disponemos para solventar y sacar partido de las diferencias que existen entre cada alumno. Hay que verlo como una fuente de riqueza, que nos va a permitir presentar y exponer las clases de forma diferente y variada.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies