Las personas coléricas y su rabia

Por Ricardo Ros

Las personas coléricas son verdaderos enfermos sometidos a las exigencias de su propia rabia.

Si algo define la cólera es precisamente que se trata como de una especie de olla a presión que se pone al fuego. Cuando esta está suficientemente caliente es realmente difícil de controlar. El individuo deja de controlar su ira y es ella quien pasa a controlar al individuo.

La ira llega a modelar de tal manera nuestra personalidad que llegamos a definirnos como “personas coléricas”, cualquier motivo es suficiente para calentar los ánimos y que estallen.

Podemos definir una serie de pasos que suelen seguir estas personas coléricas.

Todo comienza por enfado generalizado con todo, con la vida en general, con una desaprobación global de cualquier cosa, nada es lo suficientemente bueno para nosotros. Es una ira encubierta que cualquier chispa hará explotar. Se busca cualquier tipo de excusa para provocar a los demás y comenzar la escalada de violencia. “¡Ay! ¡Cuánto lo siento! ¡No me había fijado!” El iracundo gruñe en voz baja sin que se entienda lo que dice. En realidad esto importa poco. Lo verdaderamente importante es que lo demás noten que está de mal humor.

El siguiente paso es echar la culpa a los demás, despreciarlos, descalificarlos de tal manera que el otro se sienta mal aunque sin darle demasiados detalles de que es lo que nos desagrada en concreto.

Más tarde se continúa por los gritos y los malos modos: dar golpes a las cosas, portazos, insultos. Se intenta que el otro se sienta amenazado. En esto no nos diferenciamos demasiado del resto de los animales que antes de la pelea intentan atemorizar al contrincante a base de gruñidos y zarpazos al aire para demostrar sus fiereza.

Esta escalada demuestra una pérdida total de autocontrol. El colérico no es consciente – ¿o sí lo es?- de que comienza la verdadera escalada de violencia. Se trata de culpar a los demás, de humillarlos. Se les amenaza con emplear la violencia física, incluso se le empuja o se les agarra por la solapas o las muñecas. Se invade el espacio físico del otro, que note la proximidad de nuestra presencia.

Una vez rota “la distancia de seguridad” cualquier cosa puede pasar ya. De un simple empujón podemos pasar a una bofetada, a un puñetazo, a una patada, a una pelea en toda regla e incluso a una cuchillada o un disparo. Todo es posible cuando se desata el monstruo de la violencia incontrolada. El límite es difícil de precisar.

Los juzgados están llenos de casos todos los días. “Yo no quería pero él me empujó y…”  “Mi intención no era golpearle tan fuerte, pero perdí los estribos…” “No sé cómo ocurrió. No fui consciente de lo que hice…” “Para cuando quise reaccionar ya era demasiado tarde. No pude evitarlo.”

La violencia no es en absoluto algo que podamos dominar una vez que se desata, por eso es peligroso acercarnos demasiado a ella.

El colérico pasa demasiado tiempo cerca de la ira incontrolada como para pretender dominarla. En un momento de obcecación podemos perder todo lo que amamos y sentirlo para el resto de nuestros días.

Además la rabia es como un deporte: se entrena. Cuantas más veces experimentemos esta escalada más entrenados estaremos y más fácil será para nosotros traspasar la barrera y perder el control.

Nuestro principal objetivo debe ser cambiar nuestra actitud en su raíz. Pensar que la rabia no es algo que nos embellezca en absoluto a los ojos del resto de las personas, ni nos haga más interesantes. Al contrario, pensemos en la imagen tan negativa que tenemos de las personas coléricas: su actitud hace alejarse a los demás.

 

Stop a la ansiedad

¡STOP A LA ANSIEDAD!

 Por qué STOP A LA ANSIEDAD te va a ayudar a eliminar la Ansiedad
Porque produce RESULTADOS rápidos y permanentes en el tiempo
9 de cada 10 personas que aplican Stop a la Ansiedad superan su ansiedad antes de un mes

¡Llama ahora! 948 57 02 21

Más información

 

 

Etiquetas:,

2 Comentarios

  • LOS PSICOLOGOS DE CUALQUIER ESPECIALIDAD QUE CONOCEMOS EL TEMA LO UTILIZAMOS COMO HERRAMIENTA DE TRABAJO INICIALMENTE COMO DIAGNOSTICO, YA QUE ESTO DA UN MARGEN DE APERTURA PARA LA INTERVENCIÓN YA SEA PREVENTIVO O DE TRATIENTO PSICOEMOCIONAL,

  • De ser posible, necesitaría conocer qué instituciones o profesionales trabajan con este tipo de herramientas para cambiar situaciones de violencia y conflictos, específicamente. Gracias
    Liliana

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies