¿Dejar de fumar?

Por R. Ros

Es fácil dejar de fumar si esa es tu decisión y utilizas las herramientas adecuadas.

En la dependencia al tabaco existen tres fuertes condicionantes. El primero es la dependencia física, la necesidad de mantener el nivel de nicotina en sangre. La dependencia física del tabaco desaparece de tu cuerpo al cabo de unas 72 horas, tres días, sin probar la nicotina. Esta dependencia es muy fácil de eliminar. Basta con un poquito de voluntad. La nicotina excita y relaja el sistema nervioso y ese es uno de los motivos por los que sigues fumando. La nicotina excita tu sistema nervioso, aunque te relaja porque tienes esa dependencia que tienes que suplir. Como tu sangre necesita una dosis de nicotina, cuando la recibe tienes la sensación de que te relajas, aunque es sólo una falsa percepción, ya que lo que en realidad recibes es excitación.

El segundo condicionante es la dependencia psicológica. Este es el gran problema para dejar de fumar.

El tercer condicionante es el hábito, la necesidad de fumar en determinadas situaciones, sobre todo situaciones sociales. El ser humano funciona por hábitos. Repetimos y repetimos conductas, tanto positivas como negativas. Fumas cuando te levantas, después del café, cuando empiezas a conducir, cuando te encuentras a un amigo… Son momentos en los que automáticamente enciendes un cigarrillo. El tabaco se ha convertido en una parte importante de tus costumbres. Dejar de fumar significa tener que cambiar muchas de tus costumbres.

Se fuma o no se fuma. No es posible fumar a medias. Si fumas poco, tu hábito nunca irá a menos, sino a más, porque tu organismo te pedirá cada vez más cantidad de nicotina en la sangre. El tabaco crea dependencia física y psicológica, no puedes dejarlo, y tiene tolerancia, es decir, cada vez se necesita más dosis para estabilizar los niveles de nicotina en sangre.

Dejar de fumar no puede ser el resultado de un momento de irreflexión, de un impulso. Todo lo contrario, si quieres dejar de fumar es imprescindible que tomes muy reflexiva y conscientemente tu decisión. Las recaídas son consecuencia de haber tomado mal esa decisión. Nadie te puede obligar ni a fumar ni a dejar de fumar. Tiene que ser una decisión tuya, sólo tuya.

Escoge una o varias de las frases que te voy a decir y escríbelas en un papel. Lo que quiero pedirte es que te las repitas varias veces al día en voz alta y que coloques el papel sobre algún mueble que veas todos los días (el lavabo, el armario de tu cuarto..)

¿Cuál de estas frases encaja mejor con tus motivaciones para no fumar?

  • respiro mucho mejor.
  • me levanto por las mañanas lleno de energía.
  • puedo subir escaleras sin cansarme.
  • Me resfrío menos en invierno hago deporte con gusto.
  • ahorro muchísimo dinero.
  • las probabilidades de contraer una enfermedad mortal se reduc e nmi piel esta mucho mas sana y transpira mejor.
  • huelo bien.
  • mi boca está fresquita, mi aliento es agradable
  • Mi olfato funciona
  • sirvo de ejemplo a los demás, sobre todo a mis hijos
  • me quiero mucho más a mi mismo
  • no molesto a mi familia con el humo
  • la casa y el automóvil están más limpios
  • no tengo que vaciar ceniceros, ni limpiarlos
  • no se manchan los dientes
  • como menos, bebo menos alcohol y tomo menos café
  • duermo mucho mejor y descanso todas las noches.
  • Mi rendimiento intelectual es mejor

Portada 100IcRicardo Ros Cómo dejar de fumar en un día

Libro en papel. ISBN: 978-84-93950-8-0

Enhorabuena por haber tomado la decisión de dejar de fumar. Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar. Si simplemente lees este texto, posiblemente sabrás más cosas sobre cómo dejar de fumar, pero no conseguirás dejar de fumar. Si quieres conseguir una vida alejada de la dependencia a la nicotina es imprescindible que hagas los ejercicios que te propongo. Una cosa es leer y otra muy diferente es hacer. Tú estás buscando un método indoloro para dejar el tabaco y yo te lo voy a proporcionar. Pero sería absurdo que simplemente lo aprendieras a nivel intelectual y no lo aplicaras a tu situación personal. Leer no sirve para nada. Haz los ejercicios y el tabaco desaparecerá de tu vida como el humo. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies