Equiparar la felicidad con el éxito

Foto: Dossey(LCC)

Por Blanca Valencia

Si se piensa bien siempre habrá una meta superior a la que aspirar, por lo que se alcance el nivel que se alcance, la sensación de insatisfacción siempre estará ahí, ya que aspiraremos a un nivel superior. Por lo tanto si se equipara la felicidad con el éxito, nunca alcanzaremos ese nivel deseado para ser feliz. Con esto no quiero decir que el éxito sea malo, sino que no debe ser la única y más importante condición para alcanzar la felicidad.

Así, una forma de reforzar esta idea es que después de haber hablado con varias personas que han obtenido el éxito, resulta que los que se declaran felices ya lo eran antes de obtener el éxito, y los que se definen como desdichados lo eran también antes de alcanzarlo.

Lo cierto es que hay muy buenas razones para desear el éxito. Es sano desear que valoren el trabajo que hemos realizado o tener una buena estabilidad económica que nos permita vivir tranquilamente con nuestra familia, pero lo que no es sano es identificar la felicidad solamente con eso. El éxito es el éxito y le felicidad es la felicidad.

No debemos identificar el éxito solamente con valores materiales o profesionales, ya que esto si que no es equiparable a la felicidad.

También existe otro tipo de éxito que es más cercano y equiparable a la felicidad. Es el éxito que está relacionado con las relaciones personales satisfactorias, adecuada educación de nuestros hijos, ganar en sabiduría día a día, éxito en todas y cada una de las vertientes del amor, etc. Este tipo de éxito suele ser menos mencionado, aunque resulta ser incluso más importante que el anterior.

Quizá el primer tipo de éxito es más llamativo a primera vista, aunque lo ideal sería encontrar un equilibrio entre ambos, sabiendo diferenciar qué es el éxito, y qué es la felicidad.

En cuanto a la diversión, si miramos el mundo desde el prisma de un niño, efectivamente relacionaremos la felicidad con la diversión. Y para muchos adultos esto también es así.

Sí que es cierto que los entretenimientos como ir al cine, asistir a un partido de fútbol o ver la televisión, desempeñan un papel importante y constructivo en la vida, ya que pueden ayudarnos a mantener la felicidad, nos hacen reír y nos ayuda a relajarnos. Aunque el acto en si mismo no crea felicidad, sí que nos ayuda a mantenerla.

Lo que sí es cierto es que la vida está llena de tensión, rutina, cansancio…Es por eso que el papel de la diversión debe ser tomado en cuenta, puesto que nos sirve como una forma de liberación.

Así que tenemos que tratar de introducir la diversión en más actividades diarias, para poder divertirnos y disfrutar mientras hacemos cosas realmente significativas. Como podría ser trabajar en nuestra profesión, sacar a delante nuestra familia, etc.

Como conclusión diría que hay que buscar un buen equilibrio que nos permita tener una vida lo más plena posible en todos los aspectos. Sin descuidar ninguna de ellas.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

 

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies