Entrenamiento Mental en el Golf

Foto: Lauren (Licensed Under Creative Commons)

Foto: Lauren (Licensed Under Creative Commons)

Por Tomás Guijarro

En este trabajo quiero mostrar las posibilidades que nos proporciona la PNL en el acercamiento al Golf. Elegí el Golf dada la relevancia que en este deporte poseía el aspecto mental. La forma de acercamiento que detallo, puede ser utilizada para realizar una aproximación exitosa a otros deportes. Con este trabajo quiero animar a los que, como yo, aman la PNL, están formados y les gusta el deporte, para que se acerquen a su deporte favorito realizando el trabajo de entrenadores mentales.

El entrenamiento mental en el deporte se ha revelado de una importancia vital y quiero demostrar que es la parte que falta en el mundo del deporte.

El desarrollo irregular de los deportistas ha puesto en evidencia las carencias de los métodos de entrenamiento antiguos.

Ante esta evidencia, se revisó la eficacia de los mismos: se potenciaron las sesiones de fuerza, resistencia, elasticidad y velocidad, se prestó especial atención al gesto deportivo, diseñando multitud de ejercicios que pudieran acortar los tiempos de aprendizaje de estos movimientos, pero el problema seguía sin resolverse.

En ese momento se decidió encarar el aspecto mental aunque no hubiera muchos expertos, ni abundante bibliografía.

Los primeros que utilizaron el entrenamiento mental fueron los deportistas más destacados, pero es en estos momentos cuando podemos poner el entrenamiento mental al alcance del resto de deportistas.

Su utilización desde las primeras etapas de formación de un deportista, evita la aparición de numerosos problemas que, a veces, pueden llevarle al abandono de la disciplina deportiva.

Relataré mis experiencias con jugadores de golf detallando el tipo de entrenamiento mental que puede realizarse. Creo que es muy necesario adaptarse a cada jugador y a sus necesidades individuales.

En mi acercamiento a los jugadores profesionales he priorizado la recogida de información antes que el interés por utilizar técnicas concretas.

Preparación del entrenador mental

Se me ha revelado muy útil la realización, previa a las sesiones de trabajo, de un Alineamiento de Niveles Neurológicos cuyo punto de partida, en el nivel de Entorno, es la actividad que se va a realizar a continuación.

Este alineamiento consigue:

1.- Mantener limpios y abiertos los canales sensoriales.
2.- Disminuir el diálogo interno.
3.- Permite seguir buscando información sin apresurarse.
4.- Facilita la comprensión de la experiencia subjetiva del jugador.
5.- Mantiene al entrenador mental receptivo a la información que aparece en su mente en forma de intuiciones.

Explicaré un poco más este último punto:
Algunas de las técnicas de PNL como el reencuadre en 6 pasos enseñan la posibilidad de comunicarse conscientemente con partes subconscientes generadoras de conductas, digamos que, cuestionables después de una primera evaluación.
Para detectar las respuestas, es necesario estar atento a las señales que se reciben en el interior de nuestra mente-cuerpo. De esta forma puede utilizarse este conocimiento en beneficio del entrenador mental.
Parto de la creencia, para mi útil, de que en este estado de atención, al interactuar con un jugador, pueden recibirse los mensajes que parecen provenir de una parte sabia que todos poseemos.
Algunas veces, los recibimos en forma de intuiciones y la información percibida suele ser de gran calidad y sabiduría.
Esta forma de atender a mi interior me ha resultado efectivo en todas las ocasiones en las que la he utilizado.
Por ello recomiendo esta preparación previa a los entrenadores mentales en su trabajo diario.

Mis comienzos en el Golf

Al comienzo de mi trabajo en el Golf, los jugadores profesionales me contaban las dificultades por las que estaban atravesando y las íbamos tratando una a una.
En este proceso de búsqueda de soluciones, dejaba a un lado cualquier idea previa que yo pudiera tener, y mientras trabajábamos, aprovechaba para ir familiarizando al jugador con una base común de conocimiento que nos permitiera hablar un mismo idioma técnico-mental.

Recomiendo hacer este acercamiento a demanda del jugador, en todos los deportes. De este modo, enseguida destacan las áreas de intervención más necesarias.

Una vez reconocida éstas, pude diseñar un curso que me permitiera enseñar al mayor número de jugadores, la teoría y la práctica básica.
Dicho esto, paso a detallar el entrenamiento mental realizado con jugadores profesionales y amateurs.

Idea principal

En mis entrevistas con los jugadores resultó obvio que en muchas ocasiones rendían por debajo de su actual nivel técnico. Normalmente era debido a un cambio de estado de ánimo.

Las incidencias en el juego son muy numerosas. Para hacernos una idea, un jugador profesional que haga el par del campo significa que dará 72 golpes. Cada uno de estos golpes tiene la posibilidad de iniciar un cambio de estado mental en el jugador lo que perjudica la regularidad de su juego, su nivel de satisfacción y sus resultados.

Otras variables aumentan la dificultad de este deporte. El golf se juega en un campo que varía cada día (los hoyos cambian de posición en el green), tiene diferentes obstáculos que “protegen el hoyo” y le suponen una dificultad añadida al jugador. También se juega con condiciones atmosféricas imprevisibles.
Por todo esto, la preparación inicial se centra en enseñar a los jugadores a:

1.- Valorar la importancia de jugar con buenos estados de ánimo.
2.- Ser conscientes de su estado actual.
3.- Detectar sus cambios de estado cuando estén en sus primeras fases.
4.- Disponer de habilidades para recuperar un buen estado que se ha perdido.
5.- Poder acceder automáticamente a estados beneficiosos para golpear la bola.
6.- Utilizar todas sus recursos técnicos al jugar con estados mentales apropiados.

Estados de ánimo y Recursos

¿Por qué son tan importantes algunos estados de ánimo para jugar al Golf?
Recientemente, la Psicología, ha descubierto la importancia de las emociones positivas en la vida de las personas, los beneficios son múltiples e increíbles. Se ha empezado a estudiar lo que han llamado “la Psicología Positiva o de la felicidad” y las sorpresas han sido muchas. Seligman y Csikszentmihalyi son los máximos exponentes de este movimiento.

En una monografía realizada por María Luisa Vecina Jiménez (Profesora de Psicología de la Universidad Complutense de Madrid), y publicada en Los papeles del Psicólogo 2006 Vol.-27, se demuestra que “las emociones negativas propician formas de pensar que reducen el rango de respuestas posibles, mientras que las emociones positivas propician formas de pensar que lo amplían”.

El estudio continúa citando un trabajo de Bárbara Fredrickson llamado “Teoría abierta y construida de las emociones positivas” en el que sostiene que emociones como la alegría, el entusiasmo, la satisfacción, el orgullo, la complacencia, etc., comparten la propiedad de ampliar los repertorios de pensamiento y de acción de las personas y de construir reservas de recursos físicos, intelectuales, psicológicos y sociales disponibles para momentos futuros de crisis.

Experimentar emociones positivas además de ser algo agradable y placentero a corto plazo tendrá otros efectos beneficiosos mas duraderos, en la medida en la que ello prepara a los individuos para tiempos futuros más duros.

La alegría, por ejemplo, anima a jugar en el sentido amplio de la palabra, a empujar los límites, a ser creativo y ello permite el desarrollo y el entrenamiento de habilidades físicas (fuerza, resistencia, precisión), de habilidades psicológicas e intelectuales (comprensión de normas, memoria, autocontrol) y de habilidades sociales necesarias para el establecimiento de relaciones de amistad y apoyo.

Todas estas habilidades, conceptualizadas como RECURSOS, pueden llegar a ser muy valiosas en momentos de escasez y de conflicto. (….) Las funciones de las emociones positivas vendrían a complementar las funciones de las emociones negativas y ambas serían igualmente importantes en un contexto evolutivo.

Si las emociones negativas solucionan problemas de supervivencia inmediata porque tienen asociadas tendencias de respuesta específica (la ira, por ejemplo, prepara para el ataque; el miedo prepara para la huida), las emociones positivas solucionan cuestiones relativas al desarrollo y crecimiento personal y a la conexión social.”

Este informe deja claro que las emociones negativas también tienen su importante función aunque dentro de un contexto donde la supervivencia es el factor principal y el golf no entra dentro de ese contexto, por lo tanto apliquémonos al estudio de los estados positivos que nos permitirán jugar nuestro mejor golf.
Todos estos datos vienen a documentar la premisa fundamental a la que había llegado después de entrevistar a muchos jugadores sorprendidos porque no habían podido echar mano de los recursos adquiridos en largas sesiones de entrenamiento.

En el golf hay unos estados de ánimo propicios para jugar

Un jugador en cada entrenamiento, aprende movimientos, técnicas de juego, formas de encarar los hoyos, aprende a leer un green, a interpretar los elementos atmosféricos, a adaptarse a la orografía del campo y muchas otras cuestiones.

Todo este bagaje de conocimientos que antes no tenía son RECURSOS que ha ido adquiriendo con su entrenamiento. Podrá echar mano de la totalidad de estos recursos si se mantiene experimentando determinados estados de ánimo mientras entrene y juegue.
Con estados negativos como la preocupación, enfado, miedo, etc. no podrá acceder a este inmenso caudal de recursos.

Con el entrenamiento mental aprenderá a controlar sus estados y a jugar siempre con los estados de ánimo que le den mas posibilidades de acceder a los recursos que en ese momento posee.
Los recursos son aquellas habilidades especiales que necesitamos en cada momento de nuestra vida, y sucede que a veces no tenemos acceso a ellos. Quien nos permite el acceso a ellos son los estados mentales positivos y quienes nos impiden su acceso, son los estados mentales negativos.

Pongo un ejemplo: un orador necesita sentirse tranquilo para tener acceso a algunos recursos necesarios. Estando tranquilo podrá ser claro en su exposición, encontrará el ritmo adecuado de sus palabras y sus pausas, controlará su entonación, establecerá una sintonía con la audiencia, etc. Con un estado de nerviosismo es muy difícil acceder a los recursos citados anteriormente.

También un jugador de golf, que va ganando y está en su último hoyo, necesita sentirse confiado y seguro lo que le permite acceder a recursos como el de mantener un ritmo pausado, seguir concentrado en el presente, darse ánimos internamente, realizar su rutina, etc.

En resumen, mi objetivo es que el jugador juegue vestido con el ropaje de buenos estados de ánimo para:

– Rentabilizar sus esfuerzos en mejorar su juego.
– Conseguir una mayor regularidad.
– Adquirir una mayor precisión.
– Aumentar la satisfacción al realizar este deporte.

Forma de Conseguirlo

Una vez identificada la importancia de jugar con buenos estados mentales se procede a localizar los mismos.

Para un jugador amateur éste puede ser un estado simple, mientras que para un profesional puede ser necesario un apilamiento de estados que le proporciona un mayor número de distinciones.

Lo primero que hago es pedirle, al jugador, que recuerde algún momento en el que se sintió especialmente bien y que lo reviva.

Observo su fisiología y le enseño a entrar en ese estado a voluntad, explicándole nociones básicas de PNL referidas a la creación de estados, sistemas de representación y Fisiología.

Luego le enseño a identificar la Fisiología de sus estados habituales en el campo, a percibir las diferencias y a realizar secuencias para cambiar rápidamente de un estado a otro.
Con estas nuevas habilidades, el jugador se siente más seguro al poder controlar mejor sus cambios de humor y la pérdida de concentración.

Siguiente fase

La siguiente fase consiste en automatizar el acceso a los mejores estados mentales para golpear la bola.

Esto se consigue con anclajes para acceder a estados que ellos eligen.
Estos estados pueden ser simples o el resultado de dos o tres estados apilados y accesibles por un ancla interna.

Normalmente les aconsejo que tengan varios anclajes diferentes:

1.- Para golpear cualquier bola en condiciones normales.
2.- Uno con varios estados apilados par golpear en el green.
3.- Otro para cuando caen en un Bunker de arena.
4.- Y otro para situaciones especialmente graves (situaciones límite)

Los estados son elegidos por cada jugador y son los que les gustaría tener en esas circunstancias del juego.

Todo este trabajo se realiza con mucha rapidez y los jugadores lo asimilan fácilmente.
Para completar este trabajo, reciben las instrucciones de cómo incorporar este nuevo conocimiento a su práctica diaria.

Técnicas para caminar

Sé, que hay autores que afirman, que para jugar al golf basta con que el jugador se concentre sólo en el momento de golpear la bola. Explican que esto le libera de otras tareas mientras camina entre golpe y golpe.

La recogida de información me reveló la conveniencia de dotarle al jugador de habilidades específicas para solucionar problemas en los largos desplazamientos que realiza (para hacer 18 hoyos está caminando 6 kilómetros).
Un jugador está sólo, a merced de sus pensamientos, mientras camina entre golpe y golpe.
Las habilidades que le enseño, son técnicas para realizar caminando.
Aquí expongo algunas de ellas (detallo la primera y enuncio las restantes):

1.- Caminar sin diálogo interior.-
A menudo ocurre que, debido a las circunstancias del juego, un jugador experimenta un peligroso cambio de estado de ánimo que puede perjudicarle.

La solución más prudente, al darse cuenta de ello, es seguir su recorrido en “suspensión del diálogo interno”.

Para conseguirlo se le enseña a enfocar su atención en la información que le aporta su sistema visual ( observando el cielo, el campo, la hierba, etc.).

Si continua generándose diálogo interno pasará a enfocarse en la información que le proporciona su sistema auditivo (sonidos que escucha, los pájaros, el viento) y luego el kinestésico procurando no generar comentarios internos (siente sus pies dentro del calzado y caminando por la hierba, siente sus piernas y el peso de su cuerpo, el contacto de la ropa en su cuerpo, el roce de su bolsa en el hombro o su mano empujando el carrito).

El jugador seguirá así, cambiando rápidamente su atención, el tiempo que considere conveniente. Cuando sepa que el peligro ha pasado y el estado que le amenazaba ha desaparecido, deja de realizar este ejercicio y puede continuar su juego.

Aquí nombro algunas otras técnicas:

2.- Caminar enfocando su mente en recuerdos agradables.-
3.-Caminar visualizando los objetivos en los que está trabajando.-
4.- Caminar recitando afirmaciones.-
5.- Caminar pensando en frases motivadoras.-
6.- Caminar usando un Diálogo interno sugerente y motivador.-
7.- Caminar oyendo la voz de su pareja animándole en susurros.-
8.- Caminar recitando alguna poesía que le guste, una plegaria, una oración.

Con este conocimiento un jugador amateur puede jugar a su mejor nivel y disfrutar de él.

A modo de resumen

El trabajo detallado hasta este momento, es la base del entrenamiento mental aplicado al Golf, que yo utilizo.
Puede ser enseñado en un curso impartido durante un fin de semana.

En el Anexo detallo parte de la formación básica que adquiriría un jugador de Golf en uno de estos cursos.

A pesar de que esta base será suficiente para muchos jugadores, las posibilidades de intervención que nos brinda la PNL nos permiten solucionar problemas que antes no eran tratados. Los detallo a continuación.

Cambio sin crisis

El trabajo a petición del jugador me permitió identificar este área en el que era necesario intervenir para ayudar al deportista. Las habilidades que nos proporciona la PNL quedan patentes en la “facilidad” para sacar a la consciencia las estrategias internas del jugador.

En el golf las posibilidades técnicas de un jugador quedan frenadas por una mecánica del swing pobre y que no permite el desarrollo futuro del jugador.

Digamos que su swing actual, le ha servido hasta llegar a un nivel y que para mejorar, necesita introducir cambios en ese movimiento.

Cuando un jugador cambia el swing, queda patente la dificultad de transitar en la fase de Aprendizaje Consciente. La entrada en la habitual crisis de aprendizaje puede ser suavizada con el entrenamiento mental aplicada con tecnología de PNL.

En primer lugar, hay que asegurarse de la necesidad del cambio que introduce el jugador y respetar su decisión de cambiar su mecánica del swing.

Luego hay que analizar la estrategia interna del antiguo swing buscando el elemento esencial del movimiento antiguo para incorporarlo al nuevo.

La mayoría de las veces suele ser una sensación de conexión que todavía no se ha incorporado al nuevo movimiento.

Cuando se incorpora, el nuevo swing se siente más familiar sin variar la ejecución técnica del mismo.

Este trabajo, que puede hacerse en una sesión, acorta mucho el tiempo de asimilación de la nueva variante técnica.

Recuperación de buenos golpes

Juego corto

Muchas veces las creencias del jugador le impiden identificar un área de acción percibida por el entrenador mental. De comentarios casuales realizados por algunos jugadores surge este área de intervención. Por ejemplo, el caso de un jugador que comenta “yo antes, pateaba bien” demuestra que antes poseía mejores habilidades en el juego corto y ahora las ha perdido.

El jugador no suele solicitar ayuda ya que “cree” que su problema no tiene solución.

El avance en el golf no es continuo, incluso pueden producirse retrocesos en la habilidad del jugador.

Estos retrocesos son especialmente incómodos para el jugador porque los consejos que recibe no parecen ayudarle.

Hay jugadores que atraviesan una época en la que han perdido sus buenas sensaciones en un tipo de golpe y están desconcertados.

Puede ser que en una época anterior “pateaban bien en el green” (juego corto) y ahora se sienten muy inseguros y los resultados confirman su creencia.

En este caso se le pide al jugador que recuerde esa época y realice el juego en el green.
Suele ser evidente que su fisiología es muy diferente a la que adopta en la actualidad cuando está en un green.

Ahora hay que hacerle consciente de ello.

Esto se consigue dirigiendo su atención para que perciba la diferencia en sus fisiologías, su diálogo interno, si lo había, y su estrategia interna de golpeo.

Se observa si hay algún tipo de objeción en volver al sistema antiguo y se trabaja dicha objeción si existiera.

El jugador enseguida percibe las diferencias. Al igualarlas vuelve a obtener la eficacia anteriormente conseguida.

Sólo le resta, practicar la nueva forma para consolidarla.

Esta intervención devuelve la tranquilidad al jugador en un tiempo corto.

Approach

Otro problema puede darse cuando un jugador approchaba especialmente bien (realizar el golpe que deja la bola dentro del green) y ha perdido esa capacidad.

En este caso, se le hace recordar la época anterior y se averigua cuidadosamente los pasos de su estrategia mental para confrontarla con la actual y ver las diferencias.

Incluso del conocimiento de la estrategia de buenos jugadores, en este lance del juego, pueden beneficiarse jugadores con una estrategia más pobre.

Dificultades con un tipo de palo

Otros problemas pueden darse en la pérdida de la seguridad que tenía el jugador en otra época en el manejo de los diferentes tipos de palos (drivers, hierros, etc.).

Analizando sus declaraciones (creencias) y las estrategias del golpe antiguo y moderno se revelan las diferencias esenciales.

Después de esto, al jugador se le enseña a practicar el golpe eficaz.

Éste tipo de intervenciones son muy sorprendentes para el jugador.

Eliminan bloqueos que lleva arrastrando durante mucho tiempo y que le quitan mucha confianza en sí mismo.

Después de una intervención de éste tipo, el jugador continua su evolución con tranquilidad.
La situación anterior le tenía detenido sin posibilidad de avanzar hasta no solucionarla.

Kinestesia y Golf

Se revela importante, en el golf, la necesidad de obtener una gran precisión y la de ejecutar el swing de una forma consistente y fluida.

Estas necesidades son resueltas con la información extraída de jugadores que ya poseían dichas cualidades.

Éstas son las características de dicha información:

El entrenamiento de la técnica absorbe al jugador de golf que realiza innumerables repeticiones de su swing (movimiento de golpeo).
Los jugadores más experimentados realizan esos movimientos con una mayor destreza y la estética de sus movimientos es superior a la de un jugador menos experimentado.

Puede observarse que al jugador más novato parece faltarle algo en sus movimientos. Es incapaz de añadirle aquello que mejora la plasticidad del movimiento.

Cuando observo el swing de un jugador principiante, me viene a la mente la impresión de que “su swing está vacío”.

Lo digo con seriedad y respeto, sin ánimo de quitar mérito a los esfuerzos de los nuevos jugadores, yo lo seré pronto.

Otro aspecto a tener en cuenta, surge de los análisis de la estrategia de jugadores profesionales y de buenos amateurs. Resalta el altísimo nivel de precisión que tienen. Esta precisión la obtienen al realizar conexiones kinestésicas con el lugar al que quieren mandar la bola.

Estos jugadores sienten una unión o conexión con el lugar al que quieren enviar la bola y esto les lleva a conseguir dos efectos: el ya descrito de alcanzar mayor precisión y el de mejorar la calidad y fluidez de su swing.

Es por esto que he añadido en la enseñanza del entrenamiento mental en el golf, ejercicios de conexión y de enraizamiento que dejan claro, a la mente del jugador, el lugar al que se quiere mandar la bola (el jugador maneja la información en el sistema visual y la enriquece con el kinestésico).

Cuando un jugador realiza estos ejercicios y añade a su rutina previa al golpe, la conexión kinestésica con el objetivo, suceden dos cosas: su swing se llena advirtiéndose cualidades que antes no estaban ahí y obtiene una mayor precisión, que es a lo que aspira todo jugador.

Si un jugador principiante no realizara este trabajo de enraizamiento, seguramente adquiriría esas dos cualidades después de mucho tiempo, aunque desconocería cómo lo consigue.

Con la ayuda de esta forma de entrenar, un jugador principiante ahorra mucho tiempo de aprendizaje y obtiene el beneficio extra de dejar de mostrar un swing frágil, impreciso y descoordinado.

Revisión de Torneos, campos, hoyos, compañeros, etc.

Las posibilidades que para un practicante de PNL le dan los cambios de submodalidades me han llevado a revisar las representaciones mentales de los jugadores con el objeto de averiguar posibles problemas no detectados.

Cuando un jugador va a participar en un torneo pueden detectarse posibles problemas al preguntarle por sus expectativas y observar si hay algún tipo de incongruencia en su respuesta.
Si la hay, conviene averiguar las submodalidades de la representación que el jugador posee de ese torneo. A continuación, se le hace compararlas con las submodalidades de otra representación de un torneo en el que le guste participar.

Igualando las submodalidades críticas suele mejorar la calidad de la representación y el estado asociado ahorrándole, al jugador, futuros problemas.

Esta revisión puede hacerse con cada hoyo del campo en el que se va a jugar el torneo. Pueden salir a la luz problemas en algún hoyo debido a una mala estrategia de aproximación, o estados negativos asociados al mismo, debidos a malas experiencias en ese hoyo.

Con los compañeros de torneo puede haber algún tipo de problema que hagan que el jugador juegue en un estado peor y también es bueno revisarlo previamente.

Conclusiones

El entrenamiento mental es muy necesario en el deporte y la Programación Neuro Lingüística está especialmente dotada para realizarlo. Además de lo expuesto en el trabajo es muy importante el trabajo sobre creencias, establecimiento de objetivos, reencuadres y trabajo con polaridades.

La forma en la que se acerca el entrenador mental a un deporte es fundamental.
Primero es conveniente realizar una preparación previa, por ejemplo con un Alineamiento de niveles. Luego aplicar la máxima de Bandler de que se emplee el 90 por ciento del tiempo en recoger información y el resto se utilice en la solución del problema.

Las herramientas de intervención que nos proporciona la PNL nos permite recoger muchísima información vital para comprender y solucionar los bloqueos que aparecen en la mente de los deportistas.

Anexo

HABILIDADES DE CONOCIMIENTO CONSCIENTE
Revisión de un estado
Submodalidades
Diálogo Interno
Fisiología de los estados

ESTADOS PARA GOLPEAR LA BOLA
Anclajes
Anclaje para la rutina pre golpe
Anclaje en el green
Anclaje en el bunker

RECURSOS PARA CAMBIAR DE ESTADO
Secuencias
Relajación
Reencuadres
Asociado / Disociado
Romper la pauta
Diálogo Interno
Fisiología

PARA SITUACIONES LÍMITE
Frases de poder
Animal de poder

TRABAJO COTIDIANO
Objetivos
Fijarse en lo positivo
Afirmaciones
Sistema Reticular Activador

DESARROLLO PERSONAL
Objetivos
Cambio de creencias

ELIMINACIÓN DE INTERFERENCIAS
Organiza tu tiempo
Relajación
Par Personal

TÉCNICAS PARA CAMINAR
Sin Diálogo Interior
Enfocando recuerdos agradables
Visualizando los objetivos
Recitando afirmaciones
Pensando en frases motivadoras
Usa un D. I. Sugerente y motivador
Oyendo la voz de tu pareja en susurros
Recitando poesías, plegarias u oraciones
Centrado en el presente
Centrado en tu respiracion

ESTRATEGIAS MENTALES
Zoom de la calle
Conexión con el lugar elegido
Visualizando una línea en el green
Ampliación del hoyo


10 Herzios

10 Herzios

Cuando el cerebro se sitúa en 10 Herzios (nos quedamos dormidos en 7 Herzios), nuestra mente está dispuesta para la relajación, para la concentración. Es la frecuencia también del aprendizaje acelerado, ya que memorizamos con más facilidad y recordamos mejor.

Más información

Etiquetas:

2 Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies