Elija su amor

Por Judith Fleitcher

Elegir un amor, así se titula un conocido best-seller de Marti Leimbach, que hace unos años fue llevado al cine. No nos quepa ninguna duda de que elegimos a las personas de las cuales nos enamoramos. El amor puede ser resultado de un “flechazo”, de una atracción irresistible hacia la otra persona, de una serie de circunstancias que confluyen y nos empujan a amar pero, aunque no sea muy romántico decirlo, la decisión final siempre está en nuestra mano.

Podemos aceptarlo o renunciar a él. Las consecuencias que de ello se deriven son otra cuestión.

Posiblemente conocemos a muchas personas que parecen elegir siempre a la persona equivocada.

Freud explicaba este tipo de enamoramientos a través de lo que denominaba “la repetición compulsiva”; es decir la tendencia que tenemos de repetir aquellas experiencias que quedaron incompletas en el pasado.

El síntoma más frecuente de este tipo de situaciones es la elección de parejas que nos recuerden los comportamientos de una madre o un padre difíciles.

Si tuvimos un padre dominante, según este tipo de comportamientos, elegiremos una pareja igualmente dominante que nos recuerde a él; o bien, si nos repele esa figura, a alguien completamente distinto, todo lo contrario, alguien que pueda ser completamente opuesto a él.

La experiencia nos dice que este tipo de elecciones llenos de paradojas suelen ser especialmente frecuentes en personas con relaciones afectivas complejas en su infancia , en su ámbito familiar.

De esta manera nos encontramos con muchas personas que inicialmente se sienten atraídas por otras que cuentan con determinadas características que en un primer momento son la razón de esa atracción.

Más tarde esas mismas características, que en un primer momento fueron la causa de la atracción se convierten en el verdadero problema.

No es raro encontrarnos con personas que se han sentido atraídas por el gran atractivo físico del otro y que más tarde sufren porque ese mismo físico que les atraía les hace sentirse inseguros de su relación. Piensan que el otro les va a dejar por alguien más atractivo que ellos.

En otras ocasiones nos podemos sentir atraídos por alguien , por su locuacidad e ingenio, y más tarde podemos sentirnos heridos por ese mismo ingenio que ante nos atraía.

Una persona que nos conquistó por su sentido del humor y su gracia puede terminar cansándonos. Es muy frecuente encontrar hombres, fundamentalmente, que hacen reír a toda la cuadrilla, excepto a su propia pareja, harta de oír siempre los mismos chistes.

Nos puede atraer una persona con la cual nos sentimos cómodos y seguros pero esa misma comodidad nos puede llevar a al aburrimiento, al tedio más absoluto.

Los ejemplos son muchos y muy variados. Parece como si lo que antes nos atraía de la otra persona es ahora lo que nos separa.

Pero no seamos tan alarmistas. No hay duda de la complejidad de las relaciones humanas y de que el amor, aunque esto también sea un tópico, puede vencer todas estas barreras.

La aceptación del otro es importante, pero conservar también nuestra propia integridad y respeto también es importante para que el otro valore lo importante que es haber elegido nuestro amor.

 

Como saber que me ama

Ricardo Ros. CÓMO SABER QUE ME AMA

El reconocido psicólogo Ricardo Ros nos muestra la forma de saber si la otra persona te ama, porque puede ocultar sus sentimientos y mentir. La persona que ama, tiene una serie de características imposibles de modificar voluntariamente porque están basadas en los sentimientos. Este libro da las claves sobre qué es estar enamorado. Es fácil saber si amas a una persona, dice el autor, ya que se trata de una sensación física que se produce entre el cuello y el ombligo, una sensación maravillosa en la que no hay ninguna duda de que se trata de amor. Pero es más difícil saber si la otra persona te ama, porque la otra persona puede ocultar sus sentimientos y mentir. La persona que ama, independientemente de su conducta, tiene una serie de características imposibles de modificar voluntariamente porque están basadas en los sentimientos. Son estas características las que vamos a analizar en este libro.
Más información

Etiquetas:

1 Comentario

  • Es una paradoja sí, pero qué hace que los hijos criados en hogares violentos años después escojan como pareja a una persona violenta…Niños de los que han abusado de pequeños que años después abusan a su vez de otros…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies