El valor de una ilusión

Metáforas, Por Ricardo Ros

Desde pequeño, Juan sabía que le gustaban los automóviles. Su papá tenía uno muy pequeño, en el que todos los hijos se tenían que apretujar, porque no cabían ni amontonados. Pero es que al papá de Juan no le llegaba el dinero para otra cosa y, con cinco hijos, la suegra en casa y dos perros, había que hacer maravillas para llegar a final de mes. Juan soñaba que cuando fuera mayor tendría el mejor automóvil de su barrio. El pequeño Juan se sabía todas las marcas de automóviles, todos los modelos, todas las características, que si 2000 cc, que si turbo, que si tracción a las cuatro ruedas.

Pronto dejó los estudios y se puso a trabajar. Primero como mozo de unos grandes almacenes, después como dependiente de una carnicería. El automóvil que Juan se quería comprar valía tanto como su sueldo de cinco años de trabajo, por lo que cuando se casó y tuvo su primer hijo, todo su sueño se esfumó: tantos gastos eran incompatibles con su adorado automóvil. Juan se volvió huraño y protestón. Todo le sentaba mal. A todas horas con el ceño fruncido. Miraba a su hijo y no podía evitar ver esfumarse su automóvil.

Tres hijos más tarde, Juan seguía creyendo que todavía podía aspirar a su sueño. “Cuando los niños sean mayores, pensó, nadie me impedirá comprarme el automóvil de mis amores”. El tiempo pasó, los niños crecieron y se independizaron. Y Juan comenzó a ahorrar con esmero, con sacrificio. Moneda a moneda, durante los últimos ocho años antes de jubilarse, Juan acumuló suficiente dinero como para comprar el automóvil y pagar los seguros.

Y el gran día llegó. Juan se vistió de domingo y, ya en el concesionario de automóviles, eligió el más bonito, el más grande, el técnicamente más perfecto. Sacó el dinero del bolsillo, pagó, se subió al automóvil, lo arrancó, salió a la calle, comenzó a recorrer calles, avenidas, salió a la carretera, hizo cuarenta kilómetros y regresó, llegó a su calle, aparcó, quitó la llave del contacto y se quedó sentado mirando por el parabrisas.

Y entonces, diez minutos más tarde, Juan miró dentro de sí mismo y pensó “¿Y ahora qué?”

 


Cuentos sin lobo
Miguel Ros – Cuentos sin lobo I

En un mundo cada vez más automatizado y en el que los medios audiovisuales han ido ganando espacio en nuestras vidas, ya casi nadie cuenta historias a la luz de una vela mientras el fuego chisporrotea en el hogar. Cada cuento de este libro encierra en sí mismo no una sola historia sino cientos de historias y de mundos paralelos, con cientos de interpretaciones distintas. Cada cuento puede servir para aplicarlo a innumerables situaciones diferentes.
Más información

Etiquetas:

3 Comentarios

  • le llegó el desencanto. Todo lo que se desea, cuando se obtiene se produce un desencanto, aún cuando sea lo que se esperaba. la clave está en saber manejar e interpretar esa sensación.

  • Esto solo nos demuestra una vez mas que la felicidad no esta en lo material y que debemos buscar la felicidad en otros aspectos

  • Toda una vida anhelando algo,culpando a su situacion por no poder conseguirlo y cuando esta en sus manos e consciente de que no le ha aportado la felicidad que el esperaba y en el camino ha podido dejar pasar monentos realmente importantes y felices.
    Gracias

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies