El temperamento

Por Harris Buchert

– ¿Qué quieres que le haga? ¡Yo soy así, así he nacido y así moriré!

– Pues sí, yo nací con una fuerte tendencia a la depresión y es algo que no puedo evitar, todo lo que me rodea me afecta mucho, lo que produce que me deprima con muchísima facilidad.

– Si tu problema es ese, el mío es que genéticamente yo nací con muy mal carácter, y me altero muy fácilmente. ¡Es algo superior a mí, no puede evitarlo, me enciendo y no consigo dominarme!

¿Pero realmente esto es así? Verdaderamente cada uno nace de un modo, y le es imposible cambiar, porque ya ha sido programado de antemano para que se comporte de ese modo.

En este aspecto se diferencian dos posturas, las cuales se encuentran cada una de ellas en un extremo muy opuesto. Por un lado, están los que llamaríamos innatistas, para los que todo en nuestro temperamento es genético.

Por el otro los ambientalistas, defienden la tesis de que el temperamento no es algo con lo que nacemos, sino algo que vamos adquiriendo poco a poco según el ambiente en el que nos criemos y maduremos.

Sin embargo hoy en día, la mayoría de especialistas optan por un punto intermedio, en el que tanto los genes como el ambiente influyen en el temperamento de cualquier persona. De este modo no hablan de un único determinante, sino de que estos determinantes son muchos y muy variados.

Según han descubierto los expertos, las estructuras verticales en el cortex están bastante determinadas, sin embargo las horizontales son mucho más dependientes de las propias experiencias personales, por lo que se van construyendo conforme pasa la vida.

Podríamos decir que lo que uno vive en su infancia lo marca para su futuro, así por ejemplo cuanto más nos enfademos, más favorecemos esta reacción, y así en un futuro nos resultará mucho más sencillo llegar a esta situación.

Lo que ocurre es que estas reacciones se conviertan en un hábito, lo que irá formando nuestros carácter y por supuesto perfilando nuestro temperamento.

Esto aumenta o disminuye nuestra tendencia para el atrevimiento o el miedo, para la sumisión o el miedo, para el enfado o la comprensión etc.

De este modo lo que deducimos es que el temperamento es el resultado de complejas interacciones entre la historia del individuo y sus propios genomas.

Nuestra manera particular de reaccionar ante lo que nos ocurre es una mezcla entre lo innato y lo adquirido y se irá modificando con el paso del tiempo por los constantes acontecimientos, tanto exteriores como interiores.

Lo que debe quedarnos claro es que somos nosotros los únicos responsables tanto de nuestros actos como de nuestros sentimientos.

Por lo que resulta totalmente inútil acusar o dejar todo el peso, sobre la biología o sobre la genética.

Las ranas hacen CHOP

Ricardo Ros – Las ranas hacen CHOP Cómo conseguir mis objetivos

El cerebro humano está equipado con múltiples sistemas de pensamiento. Todos los seres humanos podemos utilizar todos los sistemas de pensamiento, no solo el lógico. Tener una inteligencia práctica supone hacer las cosas de forma deliberada para producir un efecto. La inteligencia es una herramienta que sirve para ser usada de forma práctica. Hay muchas personas con un alto grado de inteligencia (Cociente Intelectual elevado), que no saben desenvolverse en la vida. Hay muchas personas con cualquier grado de Cociente Intelectual, incluso bajo, que saben resolver las cuestiones que se presentan en su vida. En eso consiste la inteligencia práctica. La Inteligencia práctica se puede aprender. Basta con saber sus secretos. CHOP: Comenzar, Hacer, Observar, Pensar. Esta es la base de la inteligencia práctica.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR