El temor que tenemos a la muerte

Por R. Ros

La muerte se suele decir que es un elemento más que conforma nuestra vida, y como tal se presenta al final de la misma sin previo aviso. En el caso de las personas mayores es algo que se les acerca poco a poco, pero también se ceba con personas que se encuentran en la flor de la vida, y es entonces cuando nos resulta más difícil de comprender su verdadero significado.

Es algo por lo que tarde o temprano todos pasaremos. Se trata de algo que sabemos que está ahí pero de lo que en ocasiones nos cuesta hablar. Se trata de otra, la última etapa de la vida.

Creo que todo el mundo comparte en mayor o menor medida ese miedo en muchos casos inconfesable a la muerte, simplemente porque es algo nuevo o desconocido, algo a lo que nunca nos hemos enfrentado y a lo que nunca más nos enfrentaremos.

Solo se muere una vez, pero esta experiencia esconde situaciones y sensaciones muy distintas.

Todo el mundo teme de un modo u otro a la muerte y lo que esta significa, aunque ahí encontramos un trasfondo que puede variar bastante entre lo que unos y otros sienten al enfrentarse a ella.

Lo primero que nos inquieta de la muerte, sin lugar a duda, es ese miedo innato que tenemos por lo desconocido. Hasta ahora nadie ha conseguido morir y regresar para contarnos qué hay después, por eso nos seguimos preguntando qué se esconde tras esa palabra.

Con lo único que contamos es con creencias más menos extendidas, pero una creencia no resulta suficiente para calmar nuestro miedo a lo desconocido, no consigue tranquilizarnos.

Por otra parte a este punto anterior tenemos que añadirle ese miedo que sentimos a la separación de las personas que queremos. Morir significa tener que separarse de aquellas personas a las que queremos y nos quieren.

Entonces es cuando se plantean preguntas: ¿Estarán bien sin mí? ¿Qué les ocurrirá? ¿Podrán salir adelante sin mucho sufrimiento?

Con esto se une esa idea de no haber atado todos nuestros cabos y dejar ciertas cosas sin atacar o acabar. Esa sensación da inacabado nos lleva a pensar que deberíamos haber dejado las cosas mejor hechas.

¿Realmente qué es la vida?
¿Por qué estoy yo aquí?
¿Qué sentido tiene todo esto?
¿Qué sentido tiene mi propia existencia en este mundo?
¿De donde vengo?
¿A dónde voy?

Está claro que en ciertos momentos concedemos una especial importancia a cosas que realmente no la tienen. Es por ello que hay que ser capaz de conceder a cada cosa sus propias proporciones.

El mundo no se acaba porque no aprobemos un examen o porque no consigamos el ascenso tan esperado.

Gracias a esa capacidad que tenemos de ver nuestra finitud, lo que nos empuja a buscar sentido, y por supuesto nos debería empujar a basar nuestra vida en valores.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

2 Comentarios

  • Lo primero que pienso es mi primera relación con la muerte, el cuerpo inerte de una anciana vecina, cuando yo tenía 6 años. Después, me he familiarizado con ella. he enterrado a tres hermanos, a mis padres, a muchos amigos y conocidos, he visto muertos en accidentes y en cuestiones de mi trabajo. Lo peor es la muerte en vida : mis mayores abandonados en residencias o casas, mis discapcitados ajenos a sí mismos y sus familias, los menores dejados /maltratados por su entorno, mujeres agredidas por quienes debían quererlas, compañeros traicionando la vida y buena fe de otros con el acoso y el abuso…esas muertes si que duelen. Duelen tanto que la otra muerte, la de verdad, a veces se adivina como una liberacion.

  • La muerte es eso; inexperiencia, duda, miedo, final, misterio, sorpresa, … Inexperiencia de lo que no hemos vivido. Duda de todo lo que puede ser y a la vez no ser. Miedo a la eternidad; por ejemplo. Final de un comienzo que no conocemos. Misterio de lo que ya no vamos a vivir. Sorpresa creada por nuestra conciencia metódica y adulterada. … y más puntos que no saben a que responden, pero puntos que pueden ser más grandes o más pequeños, según todo lo anterior. Yo temo a la muerte porque no la puedo vencer; como todos. Venzamos el miedo!!!!!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies