Nuestras vidas

Por Aida Benedeck

Establecer los objetivos que deben regir nuestras vidas es evidentemente uno de los factores más determinantes a la hora de conseguir la felicidad y el éxito. La mayoría de las metáforas que se hacen en este sentido tienen que ver con temas relacionados con el mar, los barcos y hacia donde dirigimos el timón.

Establecer unos objetivos erróneos es como dirigir un barco contra el viento. El esfuerzo es mucho mayor y los resultados nefastos.

Tampoco podemos dejarnos llevar por la marea, porque posiblemente acabemos estrellados contra los arrecifes.

Aquella persona que quiera orientar adecuadamente su vida para alcanzar altas cotas de bienestar, deberá saber cual es el rumbo que quiere seguir para conseguir llegar al puerto deseado, pero aprovechando las corrientes y los vientos favorables, no intentado ir nunca de cara contra las fuerzas de la naturaleza sino intentando aprovecharlas a su favor.

Las personas que se marcan objetivos en la vida son personas que saben donde quieren llegar. Son, por lo tanto, más seguras de sí mismas y están más dispuestas hacia la acción. Siempre están más dispuestas a remar hacia su objetivo cuando el viento es favorable.

Cuanto más atractivo sea el objetivo que nos planteemos con mayor dedicación y fuerza remaremos hacia él.

Los objetivos que nos parecen atractivos son como imanes que nos atraen hacia ellos.

Para marcarnos objetivos atractivos debemos tener en cuenta cuatro claves que posteriormente vamos a analizar: ser positivos en nuestras formulaciones, marcarnos unos plazos para su consecución, ser lo más concretos posibles y crearnos una imagen magnética, atractiva, atrayente.

Como ya sabemos el “no” no existe en nuestro cerebro. Cualquier mensaje que recibamos es procesado por nuestra mente de manera positiva.

Cuando oímos “no pienses en ese cuadro”, nuestra primera reacción es precisamente pensar en él. Más tarde percibimos la negación de esa afirmación.

Cualquier mensaje puede elaborarse bien positiva o negativamente. Una formulación positiva es un millón de veces más efectiva.

De igual manera, marcarnos unos plazos para la consecución de unos objetivos, aunque estos sean excesivamente breves, es más efectivo que no marcarnos ninguno. Estos plazos nos ayudarán a replantearnos nuevos plazos y ajustarlos otros más realistas.

No marcarnos unos límites en el tiempo es dejarlo todo siempre para más tarde.

También es fundamental ser específico en nuestros planteamientos. Cuanto más concretos seamos más fácil será pasar a la acción. Cuando el objetivo es difuso es complicado ver la meta.

Por último, establecer una imagen atrayente que nos impresione y que nos motive, ejerce en nuestro barco el mismo efecto que la llamada de las sirenas para el barco de Ulises; nos atraerá indefectiblemente.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies