El propósito de la vida

Foto: S M JOYIA(Licensed Under Creative Commons)

Foto: S M JOYIA(Licensed Under Creative Commons)

Por S.Krishnananda

Eres quizá un ciudadano español, mexicano, ruso o brasileño. Tal vez en el fondo de tu corazón no eres feliz de ello, pero estás forzado a serlo en todas las condiciones y sitios de la sociedad. Tú puedes estar forzado por la naturaleza a participar en ella: necesitas el aire, el agua, espacio, alimentos. Dependes de objetos materiales, y estás obligado a relacionarte con ellos.

Esto es complicado. ¿Cuál es tu relación conmigo? No lo sabes. ¿Soy tu amigo? ¿Soy tu socio? ¿Soy tu superior? ¿Soy tu inferior? ¿Estoy fuera de ti? ¿Estoy dentro de ti? ¿Estás conectado conmigo? ¿Estás desconectado de mí? ¿Eres dependiente de mí? ¿Eres independiente de mí? No sabes ninguna de estas cosas. Y otras preguntas son aún más difíciles. ¿Estás tú dentro del mundo, o el mundo dentro de ti? Lo ignoras. Y sin saber esto intentas hacer cosas en el mundo. Eres como un mal ingeniero manipulando un sistema complicado sin saber lo que es la electricidad. Si no conoces tu relación con este mundo, ¿cómo puedes actuar en él?

Dando por sentado que el mundo está fuera de ti, todavía desconoces si estás conectado a él mecánicamente, como mi mano encima de esta mesa, u orgánicamente, como mi mano a mi cuerpo. Si lo estás orgánicamente, es importante para ti, porque entonces el mundo es una parte de tu cuerpo y tú eres parte del cuerpo del mundo, en cuyo caso no puedes tener una actitud hacia éste como si fuera algo distinto de ti. No puedes amarlo u odiarlo, de la misma manera que no puedes amar u odiar una parte de tu cuerpo. Pero si no estás conectado orgánicamente con el mundo, entonces ¿cuál es el significado de hacer cualquier cosa en este mundo?

¿Cuál es el propósito de la vida? ¿Va cambiando o ha sido siempre el mismo para toda la humanidad?

Lo que cambia no puede llamarse real. Si el propósito de la vida puede cambiar entonces es un propósito de la vida irreal, y no vale la pena tomarlo, puesto que desde el principio es una contradicción. Nadie desea algo irreal o no duradero. Cada acto en la vida lleva implícito una búsqueda de lo real. Lo que es real no puede cambiar. El propósito de la vida consiste en alcanzar un estado absoluto y real. Pero no existe una cosa que sea tu fin, o mi fin, sino que todo el universo tiene el mismo propósito, es decir la existencia. La evolución del cosmos está dirigida hacia la realización de ese propósito. Tú y yo sólo somos partes de este cosmos. Y todo ser creado está automáticamente dirigido hacia la evolución del cosmos, hacia ese fin último que es la autorrealización.

Debemos entender lo que eso significa. Autorrealización significa tomar consciencia del ser de uno mismo. Todo el universo se está dirigiendo hacia ese fin, va hacia la consciencia de sí mismo. Esto no nos atañe sólo a ti y a mí, sino a cada átomo del universo. De hecho tu actitud es una actitud cósmica. Tú crees que es tu trabajo, pero en realidad no lo es, sino que eres empujado a trabajar por la ley del universo. Lo que llamamos Dios trabaja a través de la ley del universo, ley del cosmos, ley de la naturaleza, y lo único que el hombre hace es Su trabajo, no es el trabajo de un individuo en particular. Si levantamos un dedo, no es el dedo el que se levanta, sino todo el cuerpo el que está operando para levantarlo. Luego no existe algo como una acción individual. Es el Todo el que actúa a través de cada partícula. Lo que ocurre es que la partícula es lo suficientemente egoísta para apropiarse del propósito cósmico para sí misma. Ese es su error. Sólo existe un propósito y éste es el propósito del cosmos. No existen diferentes propósitos para diferentes personas, puesto que diferentes personas no existen. Sólo hay partes integrantes de un mismo ser.

El arte de hablar en publico

F. Scott – El arte de hablar en público y tener habilidades sociales

Aunque probablemente usted no se verá precisado a ser orador y ni siquiera tendrá ocasión para ello, sin duda se le presentará alguna vez la ocasión para dirigir la palabra a un grupo más o menos numeroso de personas en diferentes ocasiones que la vida puede ofrecer: un banquete, una boda, un homenaje, etc. ¿Quien no se ha encontrado en el trance de intervenir en una conversación entre amigos, compañeros o colegas? ¿Y que tendría de raro que usted, amigo lector, tuviera que dirigir la palabra a un grupo de personas reunidas en una cena u homenaje a algún amigo o conocido? En tales casos, ¿habrá algún lector que no desee saber expresarse de modo que acredite sus méritos personales, aspirando a convencer, a gustar, a destacar, en una palabra?
Más información

1 Comentario

  • El verdadero desarrollo personal requiere un enfoque holístico, en el que has establecido la imagen ideal de tu propósito de vida y has desarrollado una estructura de metas que sostiene el logro de ese objetivo total en la vida. Un legado es la meta de tu vida completa, un paso crucial en la adopción de un enfoque holístico para el crecimiento personal.

    Saber que tengo un propósito y que lo estoy viviendo todos los días es una cosa maravillosa. Me hace saltar de la cama cada mañana con energía y entusiasmado

    Saludos

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies