Profesor necio

Metáfora

Un profesor universitario y su mujer decidieron que harían un crucero al Caribe (sus vacaciones soñadas) después de jubilarse. En su último día de trabajo, el profesor puso sus pertenencias en el maletín y se marchó de la universidad. Aunque le emocionaba la idea de su viaje, no era fácil dejar atrás toda una vida de trabajo. Estaba acostumbrado a colocarse de pie frente a los estudiantes, impresionándolos con la profundidad y la amplitud de sus conocimientos. Después de décadas dedicadas a la enseñanza no podía abandonar esta actividad, ni tan siquiera durante las vacaciones.

Tal vez no veía la necesidad de abandonarla. Posiblemente carecía de la perspicacia necesaria para darse cuenta de cómo las demás personas reaccionaban frente a su pedantería. En cualquier caso, él nunca perdía la oportunidad de pontificar.

«Dígame», le preguntó al grumete cuando éste los estaba acomodando en el buque, «¿alguna vez ha estudiado psicología?»

Cuando el grumete le contestó que no, el profesor le volvió a preguntar: «¿Cómo puede ser? En su trabajo tiene un trato directo con el público. Sin duda necesita comprender cómo piensa y cómo se comporta la gente, y no sólo para su trabajo, sino también para tener una mejor visión de la vida. Odio decir esto, pero si no ha estudiado psicología ha desperdiciado la mitad de su vida.»

En la cubierta se acercó a un marinero que estaba silbando alegremente mientras estaba limpiando unas piezas doradas. «¿Ha estudiado usted filosofía?», inquirió el profesor.

«No señor», contestó el marinero cortésmente. «Soy feliz con lo que hago. Me siento satisfecho con poder visitar diversos lugares del mundo. ¿Por qué motivo tendría que estudiar… qué era… filosofía?»

«Estudiando filosofía», replicó el profesor, «usted conocería mejor el significado de la vida. Entendería con mayor profundidad sus experiencias. Podría conversar con otras personas con un cierto nivel intelectual. Si no lo hace está usted malgastando la mitad de su vida».

Un día o dos más tarde, el profesor se encontró a otro marinero, que se encontraba inclinado en la popa pescando en la bahía en la que estaba atracado el barco. «¿Ha estudiado usted antropología?», preguntó al humilde muchacho.

Cuando el marinero le contestó que no, el profesor le dijo que el conocimiento de otras personas y culturas haría que sus viajes a islas exóticas fueran mucho más fructíferos. «Si aprende cosas sobre las tribus de los lugares que visita, sus experiencias serán más ricas», le dijo. «La antropología le servirá para conocer los rituales y los ritos del pasaje, así como las leyendas y los folclores de los nativos que se vaya encontrando. Podrá comunicarse mejor con ellos. Si no hace esto, está usted desperdiciando la mitad de su vida.»

No es de extrañar que la fama del profesor se extendiera rápidamente por el pequeño buque. Los marineros y el pasaje lo evitaban para no tener que enfrentarse a sus preguntas y conferencias.

Entonces, en una negra noche en medio de la inmensidad del océano, se desencadenó un huracán. El casco del pequeño barco, azotado por fuertes vientos y golpeado por el embate de las olas, crujió y se resquebrajó al no soportar la furia de la naturaleza. El profesor y su esposa se colocaron los chalecos salvavidas y corrieron hacia las balsas de supervivencia, donde los marineros estaban organizando a los pasajeros para abandonar el barco. Un marinero, al ver al instruido profesor en la oscuridad, mojado de pies a cabeza, le preguntó: «¿Ha estudiado usted natación?»
«No», dijo el aterrado profesor, agarrándose con fuerza a la barandilla con una mano, mientras con la otra sujetaba a su mujer.

«¡Qué lástima!», exclamó el marinero. «Si el barco se hunde habrá usted desperdiciado toda su vida.»

EL VIAJE DECISIVO
¿VAS A HACER DIETA O ADELGAZAR?

Porque adelgazar no es ni una moda ni un capricho, es Salud y Vida. Tu cuerpo ya te ha avisado.

El Viaje DecisivoEste método no es una dieta, ni una pastilla milagrosa, ni una lista de ejercicios gimnásticos es algo revolucionario, por fin el apoyo psicológico que necesitas para poder adelgazar

Tú ya sabes qué tienes que hacer. Lo que no sabes es cómo hacerlo. Este método te explica paso a paso cómo adelgazar definitivamente. Te va a dar el apoyo que necesitas y que nunca has tenido para lograrlo.
Evitarás el efecto rebote, perderás peso. Para Siempre
Porque adelgazamos con la cabeza, no con el estómago. Tu cerebro te ha hecho engordar y tu cerebro va lograr que adelgaces.

El Viaje Decisivo

Etiquetas:

3 Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies