El miedo en el deporte

Foto: Rama V(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Rama V(Licensed Under Creative Commons)

Por Mikel Martínez

En la vida diaria, tener miedo a algo supone tratar de evitarlo. En el deporte, tener miedo significa tener que enfrentarse a la situación o perder Nuestro sistema límbico nos impulsa a la lucha o a la huída más animal, generadas ambas por las respuestas fisiológicas primarias ante una situación que puede poner en riesgo nuestra supervivencia: el corazón bombea más rápido y con más fuerza, sube la presión arterial, la visión se hace más aguda, los músculos extensores se activan… En definitiva, se ponen en marcha una serie de sistemas químicos de ayuda y nos preparamos para golpear a nuestro rival o para salir corriendo despavoridos.

Pero la vida actual (con las excepciones que todos conocemos) no nos induce a la lucha, a golpear físicamente a nuestro jefe o a escaparnos corriendo despues de cuatro metidos en un atasco. Y aunque nos gustaría emprenderla a patadas y a puñetazos contra nuestro jefe, socialmente , culturalmente, no estaría demasiado bien visto y las consecuencias serían desastrosas. Ahora ya no tenemos que luchar contra osos y lobos. Pero las situaciones, a veces, nos llevan a generar estados de ansiedad ante los cuales no podemos ni huir ni golpear, y eso nos conduce a pérdidas de trabajo, úlceras, diazepanes o reacciones de mal genio.

La angustia genera energía, una energía extraordinariamente positiva. Todos hemos leído cosas sobre la fuerza que desarrollan algunas personas atrapadas en catástrofes, por ejemplo. Pero la mayor parte de las veces, la energía producida por el miedo lo que genera es lo contrario, irritabilidad, rigidez, enfermedades psicosomáticas, depresión y bloqueo. Las respuestas son las mismas que en el hombre de Cromagnon, la respiración es restringida, la presión arterial sube, pero ahora no hay descarga, porque ni la lucha ni la huida son respuestas adecuadas.

Lo primero que tenemos que hacer para utilizar la energía del miedo en el deporte o, ¿por qué no?, en cualquier otra actividad, es recuperar esa energía, no dispersarla, no perderla. Perdemos esa energía cuando negamos el miedo o cuando tratamos de esconderlo o lo derivamos hacia respuestas no productivas. En el deporte, en cualquier deporte, el miedo se genera por pensamientos. Si nos preguntamos “¿por qué tengo miedo?” las respuestas que vamos a encontrar nos llevarán a aspectos intelectuales. Si, por el contrario, nos preguntamos “¿cómo sé yo que tengo miedo, cómo se manifiesta ese miedo, cómo agarro la pelota, o los bastones en el sky, o el palo en el golf, o la raqueta en el tenis cuando tengo miedo…?, ¿cómo puedo hacer para cambiar esta situación?”, nos llevará a respuestas de acción, a respuestas de utilidad. Hacernos dueños de nuestros miedos, reconocerlos, sacarlos hacia afuera, mirarlos cara a cara, apreciar su fuerza, su utilidad, la energía potencial que acumulan, convertirán a nuestros miedos en nuestros aliados.

Hay una valiosísima energía en nuestro cuerpo que sale hacia afuera en respuesta al peligro, un combinado químico que se pone en marcha al que llamamos adrenalina. La adrenalina es una droga adictiva que cuando sale de dentro hacia afuera, es una droga maravillosa. La adrenalina altera la noción del tiempo, lo ralentiza a cámara lenta, nos proporciona una fuerza física por encima del nuestro nivel normal, convierte el espacio físico en un terreno disponible, sin dimensión ni dirección, nos permite “pensar” con nuestro cuerpo, nos hace tomar conciencia del “aquí y ahora”.


10 Herzios

10 Herzios

Cuando el cerebro se sitúa en 10 Herzios (nos quedamos dormidos en 7 Herzios), nuestra mente está dispuesta para la relajación, para la concentración. Es la frecuencia también del aprendizaje acelerado, ya que memorizamos con más facilidad y recordamos mejor.

Más información

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies