Llanto de un bebe

Por Blanca S. Hermida ©

Las necesidades básicas de un bebé son idénticas a las nuestras, pero su manera de manifestarlas es radicalmente distinta ya que no saben expresarlas más que a través del llanto. Además ellos no son capaces de satisfacer sus propias necesidades como son el hambre y la sed, el calor y el frío, el sueño y el afecto

Esa dependencia de los demás crea en el bebé la inseguridad de si va a poder satisfacer esas carencias, por eso reclama ese tipo de atenciones de manera acuciante.

De todas las necesidad que hemos nombrado es posiblemente el hambre la que en más ocasiones provoca el llanto del bebé .

No podemos olvidar que un bebé se desarrolla tanto a nivel físico como psicológico a una enorme velocidad.

El bebe debe ganar peso casi cada día, ganando en los primeros meses casi un kilogramo mensual, habiendo doblado casi su peso de nacimiento a los seis meses de vida y habiéndolo triplicado al año. Pensemos que si esa progresión continuara un niño de cinco años pesaría más de ciento cuarenta kilogramos y mediría casi dos metros de estatura.

Psicológicamente, el ritmo de aprendizaje es tan exagerado que dejan pequeñas las cifras del desarrollo físico antes mencionado.

Además no podemos olvidar que los niños pequeños carecen de reservas por lo que deben nutrirse al principio cada tres o cuatro horas ya que no soportan períodos de mayor ayuno.

Ese ritmo irá regulándose paulatinamente a lo largo de la vida del niño hasta que irá uniformizándose y poco a poco ira estableciendo unos períodos de ayuno más largos.

Otro de los momentos más difíciles par un bebé es el conciliar el sueño puesto que tanto su desarrollo físico como psicológico se nutren igualmente del descanso.

Muchas veces hemos oído como se dice que para un bebé es tan importante dormir como comer.

Durante el sueño se desarrollan en el cerebro del bebé la mayoría de las conexiones neuronales, así como el propio crecimiento físico del niño.

La necesidad de afecto y de contacto físico es otra de las causas comunes del lloro de un niño pequeño.

En efecto, el niño necesita el contacto con sus padres, con los adultos. Necesita estar en sus brazos, sus caricias y sus arrumacos, sus palabras y sus canciones.

El niño necesita que jueguen con él, que le hagan caso, que le estimulen a que desarrolle lo que sabe, porque sino muchas veces… se aburre.

La manera de manifestar esa llamada de atención de los adultos, que es el lloro, es muy diferente en cada niño.

Los hay que lloran desesperadamente para reclamar su comida y que apenas pueden calmarse una vez que ya la han conseguido debido a la ansiedad que tienen.

Otros apenas la reclaman con unos pequeños lamentos.

Unos son más insistente y otros menos.

La personalidad de cada niño ya se manifiesta en cómo reclama la atención de los adultos mediante el llanto.

Juega con tu bebé

CD JUEGA CON TU BEBÉ

Música para desarrollar la inteligencia del bebé.
Música y actividad crean lazos valiosísimos para el bebé pues generan vínculos afectivos con la Madre y el Padre, estimulando su desarrollo mental.
La educación del oído tiene una importancia decisiva. No se puede pensar en una auténtica formación musical sin una acción temprana destinada a agudizar el sentido del oído. Su adiestramiento cobra especial significado al tener en cuenta la distinción de fenómenos acústicos del entorno..

Más información

Etiquetas:, ,

1 Comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies