El lenguaje E-primo

Foto: Roch Hart(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Roch Hart(Licensed Under Creative Commons)

Por Ricardo Ros

Cuando alguien dice “Juan es tímido” le está atribuyendo a Juan una cualidad que lo define como persona. El uso del verbo ser nos lleva a realizar afirmaciones generales que no tienen demasiada relación con la realidad. El lenguaje E-primo consiste en hablar sin utilizar el verbo ser, con la finalidad de evitar hacer afirmaciones radicales. El lenguaje E-primo configura una de las características del lenguaje utilizado. Utilizamos el lenguaje para comunicarnos. Pero como ya sabemos, y tal como dice “el significado de la comunicación es la respuesta que recibimos”. Si yo quiero comunicar algo, tengo que buscar las palabras que tengan un significado determinado para mi interlocutor y que se ajusten a su mapa de la realidad, porque en caso contrario la comunicación será fallida. Por su parte, cuando la otra persona me envía un mensaje, tengo que hacer el esfuerzo de delimitar el significado de lo que me está queriendo decir. Y, ya saben, si no entiendo lo que me están diciendo, lo que tengo que hacer es preguntar. Un buen comunicador trata de ajustarse al nivel de comunicación de su interlocutor y hará preguntas para saber qué le está queriendo decir el otro.

En el lenguaje cotidiano utilizamos el verbo ser para expresar esencia, naturaleza, existencia. También lo usamos de forma substantivizada para afirmar del sujeto la cualidad expresada por el atributo, o para afirmar o negar lo que se dice. Si yo digo “Pepe es un mentiroso” o “María no es de fiar”, lo que estoy haciendo es pasar de un aspecto concreto de esa persona a una afirmación universal sobre la esencia de esa persona. Algo que, evidentemente, además de injusto, es falso, porque el hecho de que Pepe haya dicho alguna que otra mentira no lo convierte en un mentiroso, ya que habrá muchos aspectos de su vida en los que no dice mentiras. Lo mismo ocurriría si dijese que María es de fiar, ya que la palabra fiar es un adjetivo, un atributo, un calificativo, pero en ningún caso una naturaleza.

Alfred Korzybski, autor de la famosa frase “el mapa no es el territorio”, definió dos usos incorrectos o peligrosos del verbo ser: cuando a través del verbo ser se le da una identidad a alguien (“Pedro es ingeniero”) y cuando a través del verbo ser se le proporciona un atributo (“Luisa es idiota”). En el primer caso, Pedro ejerce funciones de ingeniero, igual que también es padre, escalador o miembro del club de tenis. Pero ninguna de esas cosas es la esencia de Pedro. En el segundo caso, Luisa ha tenido alguna conducta idiota, pero el ser idiota no forma parte de un atributo estático. “Luisa en esa ocasión ha tenido un comportamiento idiota”, sería una expresión más adecuada, porque Luisa en otras muchas ocasiones no tiene conductas idiotas.

Fue el lingüista de Harvard David Bourland quien comenzó a utilizar el término E-primo al referirse a un lenguaje exento del verbo ser. La “E” de E-primo se refiere al término “English”, pero se trata de una expresión que también hemos adoptado en español –Español-primo, E-primo. Cuando no se utiliza el verbo ser en una conversación, nos damos cuenta de que tenemos que acotar el lenguaje, buscar significados concretos y directos, estableciendo quién dice qué o quién hace qué, y distribuyendo responsabilidades. Dejar de utilizar el verbo ser evita hacer generalizaciones y nos obliga a utilizar verbos de acción. De esta forma, las nominalizaciones también pierden su espacio y las palabras abstractas se convierten obligatoriamente en cosas sensoriales.

La utilización del lenguaje E-primo, adoptado desde hace años en PNL como forma corriente de hablar, nos obliga a pensar con claridad en qué consiste exactamente lo que queremos comunicar. No basta con eliminar el verbo ser, sino en buscar la manera de expresarnos con más claridad. Es una forma de entender la comunicación, de acercarnos a lo que realmente queremos comunicar.

Ejercicio
En algún artículo de algún periódico o de alguna revista, subraye todas las frases que contengan el verbo ser o estar, en cualquiera de sus tiempos. A continuación, cambie el verbo ser por cualquier otro verbo de acción. Así, “María es triste” se convierte, por ejemplo, en “María se siente triste”, y la frase “Juan es médico”, se convierte en “Juan se dedica a la medicina”. ¿Qué ocurre cuando introduce estos cambios en las frases?


El arte de hablar en publico

F. Scott – El arte de hablar en público y tener habilidades sociales

Aunque probablemente usted no se verá precisado a ser orador y ni siquiera tendrá ocasión para ello, sin duda se le presentará alguna vez la ocasión para dirigir la palabra a un grupo más o menos numeroso de personas en diferentes ocasiones que la vida puede ofrecer: un banquete, una boda, un homenaje, etc. ¿Quien no se ha encontrado en el trance de intervenir en una conversación entre amigos, compañeros o colegas? ¿Y que tendría de raro que usted, amigo lector, tuviera que dirigir la palabra a un grupo de personas reunidas en una cena u homenaje a algún amigo o conocido? En tales casos, ¿habrá algún lector que no desee saber expresarse de modo que acredite sus méritos personales, aspirando a convencer, a gustar, a destacar, en una palabra?
Más información

Etiquetas:, ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies