El éxito en el deporte, ¿está sólo en la mente?

Foto: USAG(Licensed Under Creative commns)

Foto: USAG(Licensed Under Creative commns)

Por Niki T.

Nuestro ordenador personal -la mente- funciona con unos programas que a través de la vida, experiencias, personas, lugares y muchos otros elementos más, se van formando en nuestro interior. Todo esto es lo que nuestro ordenador personal asimila y resulta en la manera que nos comportamos y seguimos recibiendo mas información. Existen varias maneras de influir en nuestro propio ordenador. ¿Cómo piensas que el lenguaje puede influir y beneficiar? Hablarnos a nosotros mismos tiene tanto poder de influencia como lo puede tener cuando otros nos hablan, o incluso mas.  Las personas no registran el lenguaje conscientemente. Lo registran a través del inconsciente. Tan solo se dan cuenta conscientemente de una parte pequeña del total. Mediante el lenguaje que utilizamos, podemos mejorar no solo comportamientos sino también nuestras actuaciones deportivas.. El éxito comienza con el lenguaje que uno utiliza. Si la PNL ha hecho algo con nuestras cabezas, ha sido, entre otras cosas, el desmantelar la cubertería que tenemos dentro del cráneo, y comenzar a utilizarla con propiedad, sabiendo cómo, cuándo y dónde debemos usar los cubiertos adecuados, o sea, el lenguaje.

Esto lo ha conseguido mediante la identificación de los efectos que produce el lenguaje en nuestras mentes, de ahí Neuro-lingüística. Si tuviéramos que contestar con un SI o un NO al título de este articulo, pecaríamos de inocentes al pensar que una de estas dos respuestas seria suficiente y así de sencillo.

Puesto que hoy lo vamos a enfocar en el deporte, todos sabemos que esto conlleva una parte física, que también hay que entrenar. Pero, ¿cómo consigue uno llevar a cabo la mejor preparación física posible? Sin duda a través de la mente, pues ésta es la que rige el físico. ¿Quiénes obtienen los mejores resultados (mentales)? Aquellos que entrenan su mente tanto o mas que lo físico.

En una competición se pasa unas horas realizando esfuerzos físicos, pero ¿cuánto se pasa elaborando uno el entrenamiento con su propia mente para dicha competición?
Cualquiera que reflexione un poco sabe que el cerebro lo utiliza antes, durante, después y constantemente pensando en la prueba, partido, etc. Si hemos llegado hasta el punto de reconocer que pasamos mas tiempo pensando en la competición deportiva que la propia duración física de la prueba, ¿cómo es entonces que aun la mayoría de los deportistas no pasan más tiempo entrenando mentalmente que lo que pasan físicamente? Me atrevería a decir que la respuesta a esta última interrogante es que posiblemente sea porque no sepan cómo entrenar la mente.

Cada día vemos y oímos más acerca de la importancia que conlleva el prepararse mentalmente, no tan sólo en lo deportivo, sino en cualquier aspecto de la vida en la que utilicemos la mente. Desde las relaciones de pareja, trabajos, aficiones, etc. Aquí no se pretende demostrar a nadie de lo que se dice. Sin embargo, sí me gustaría ofrecer la posibilidad de saborear con la puntita de la lengua la inmensa fuerza que tiene el lenguaje en nuestras mentes. Es como una pila llena de energía. Chupas con la puntita los dos polos a la vez y veras toda la energía que hay dentro, lista para ser utilizada. Sin duda lo que vamos buscando en el lenguaje es influir, pero influir positivamente sobre todo porque estamos hablando del lenguaje para con nosotros, para así poder influir en nuestras acciones y que estas acciones marquen esa diferencia que hay entre ser mediocre o ser mejor, ser bueno o ser excelente. El típico ejemplo de una botella de agua que esta por la mitad, y que el pesimista diría: -medio vacía- y el optimista diría: -medio llena-. Si tomamos este clásico ejemplo y pensamos en el efecto que produce en nosotros cuando nos imaginamos una botella de agua y decimos -“está medio vacía- esta frase conlleva a pensar en que ya nos hemos bebido media botella, que se nos ha acabado la mitad del agua, que nos queda menos, y un sin fin de connotaciones negativas. Ahora imagínate la botella y pronuncia en voz alta (escuchándote a ti mismo): “Está medio llena” (incluso puedes añadir -todavía-) Esto te llevara a pensar de otra manera y positivamente, en que aun tienes liquido para disfrutarlo, liquido para reponer energías y por lo tanto y consecuentemente el agua es un elemento menos del que preocuparte, pues aun tienes la botella “medio llena”

El resultado que produce la utilización del lenguaje de forma po itiva es tal que nuestras mentes puede incluso apreciarlo concentrándose mas aun en batir ese record, sentirnos óptimos para la prueba o incluso mantener períodos de concentración más prolongados durante un partido, etc. Para algunas personas hablar de forma positiva es una cosa innata. Para otros muchos, entrenarse en ello les proporciona ese elemento que les marca la diferencia para mejorar en sus actuaciones deportivas.

Es importante tener en cuenta que el lenguaje positivo, es algo sencillo de aprender y que su práctica diaria reporta mejoras en varios aspectos de la vida que también influyen sin duda alguna en lo físico. La mayoría de las personas utilizan lenguaje negativo. Unos lo hacen casi constantemente, otros muy frecuentemente, otros de vez en cuando y otros pocas veces. Pero todos lo hacen. Sólo es cuestión de practicar para transformarlo en positivo.


Las ranas hacen CHOP


Ricardo Ros – Las ranas hacen CHOP Cómo conseguir mis objetivos

El cerebro humano está equipado con múltiples sistemas de pensamiento. Todos los seres humanos podemos utilizar todos los sistemas de pensamiento, no solo el lógico. Tener una inteligencia práctica supone hacer las cosas de forma deliberada para producir un efecto. La inteligencia es una herramienta que sirve para ser usada de forma práctica. Hay muchas personas con un alto grado de inteligencia (Cociente Intelectual elevado), que no saben desenvolverse en la vida. Hay muchas personas con cualquier grado de Cociente Intelectual, incluso bajo, que saben resolver las cuestiones que se presentan en su vida. En eso consiste la inteligencia práctica. La Inteligencia práctica se puede aprender. Basta con saber sus secretos. CHOP: Comenzar, Hacer, Observar, Pensar. Esta es la base de la inteligencia práctica.
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies