Ejemplo de una sesión de coaching (Primera parte)

Por José L. Menéndez

Elena es un mujer muy ocupada de treinta y tantos años, tiene un trabajo de media jornada como consultora financiera y dos niños, Carlos, de cinco años, y Amaya, de siete. Su marido es un ejecutivo de una empresa de telecomunicaciones y viaja mucho durante la semana. Pasa casi todos los días entre semana fuera y los fines de semana aprovecha para quedarse en casa con su mujer y sus hijos.

Elena comenzó el coaching hace unas semanas. Lo primero que hizo fue realizar el cuestionario y diagrama de la rueda de la vida (otro proceso del coaching). Parte de la siguiente sesión se desarrolló como sigue:

Elena: He completado ‘la rueda de la vida’ y creo que ha sido muy interesante, especialmente cuando me encontré con el apartado de ‘yo misma’. No recuerdo cuándo fue la última vez que tuve tiempo para mí misma, sin contar cuándo hice algo para mí solamente.
Coach: ¿Hiciste también el cuestionario donde decía que había que elaborar una lista con las diez cosas que más absorben tus energías?
Elena: Sí, hay unas cuantas en esa lista, como el agobio que siento limpiando y ordenando las cosas de la casa, parece que nunca se acaba, o no ser capaz de tomarme un baño completo sin que alguno de los niños requiera mi atención, o cualquier otra cosa que lo interrumpa, o ver como no saco nada en limpio de mi trabajo, y eso sin contar con que me veo con exceso de peso.
Coach: Bueno, Elena, parece que hay bastantes temas en los que trabajar. ¿En cuál de ellos te gustaría concentrarte primero?
Elena: Creo que en mi peso, es algo en lo que pienso demasiado y siento que me quita muchas energías. Me siento gorda y no me gusto como estoy, no me siento bien conmigo misma en estos momentos.
Coach: ¿Cómo puedes convertir este asunto en manejable y que sea claro en el objetivo que buscas?
Elena: Quiero perder 12 kilos.
Coach: Puedes explicar esto de una manera positiva, por ejemplo: «quiero pesar X kilos»?
Elena: Sí, quiero pesar 65 kilos.
Coach: ¿Qué te gustaría conseguir hoy de esta sesión de coaching?
Elena: Me gustaría intentar y establecer un plan de acción que me permita lograr el peso que busco.
Coach: Visualiza por un momento cómo te verías a ti misma en tu peso ideal. ¿Qué pasa en esa imagen, qué observas en ella que te indique que alcanzarás tu peso ideal?
Elena: Me veo en una fiesta con un vestido negro corto que no he podido ponerme en los últimos tres o cuatro años.
Coach: ¿Y cómo te sientes?
Elena: Me siento genial. ¡Me lo estoy pasando estupendamente y además hay varios hombres atractivos que no dejan de mirarme! Por supuesto, yo sólo tengo ojos para mi mirado. Pero esta situación me hace sentir bien, ¡viéndome observada de esa manera! ¿Verdad?
Coach: Imagino que sí, ¡aunque yo no me pondría ese vestido corto negro! Esto suena muy atractivo, tu meta del peso ideal. Entonces, dime: ¿cuándo te ves a ti misma llegando a tu peso ideal?
Elena: Me gustaría alcanzarlo en seis meses. De hecho, me gustaría estar así para el 8 de diciembre. Es mi cumpleaños y me gustaría hacer una fiesta.
Coach: Esta meta: ¿cómo la encuentras de desafiante con tu ritmo de vida y tus circunstancias?
Elena: ¡¡Pufff!! ¡Muchísimo! Nunca logro acabar una dieta que empiezo, ni siquiera seguirla por un buen periodo de tiempo, y seis meses me parecen una eternidad, ¡lo quiero para mañana!
Coach: ¿Qué tal sería si mantuviéramos el 8 de diciembre como fecha para tu meta a largo plazo y tuvieras también otras metas más pequeñas a corto plazo?
Elena; ¿Como cuáles?
Coach: Bueno, ¿qué te parece si llegas a pesar 72 kilos en dos meses? De hecho, podemos poner una fecha, ¿te parece bien?
Elena: Sí, eso suena mucho mejor. Creo que sí que lo podría conseguir, sólo son cinco kilos.
Coach: Entonces, Elena, dime, ¿cuál es la realidad ahora mismo con respecto a tu peso? Quizá me puedes contar lo que comes normalmente cada día, ¿eh?
Elena: Está bien, pensarás que como igual que una cerdita. Me paso casi todo el día picando cosas. Por la mañana, desayuno con los niños y suelo tomar lo mismo que ellos, un zumo de naranja más unos cereales, ¡ah!, y una tostada con mermelada. Me encanta. Luego les llevo a la escuela y me marcho al trabajo, donde al llegar me tomo siempre un cafetito. Bueno, en realidad me suelo tomar un par de ellos, más o menos antes de la comida. Mi trabajo es un poco aburrido, casi todo lo que hago consiste en temas de administración, y ayudo a otros con archivos, papeleos, etcétera, así, que, a veces, me compro alguna chuchería, una chocolatina o una bolsa de patatas fritas. Así mato el tiempo también, mientras salgo a la tienda y vuelvo, además lo hago para otros en la oficina. ¡Con lo que todos están contentos! Luego llega la hora de la comida, y aquí es donde, posiblemente, coma mejor, pues muchas veces tan sólo como una ensalada, o algo ligero y sano. Después voy a recoger a los niños a la escuela y les doy la merienda, de la que suelo picar algo con ellos también, un bollito o algo así. Cuando llega la hora de que se acuesten estoy agotada. Mi marido suele llamar por las noches para asegurarse de que la casa sigue en pie, que no les ha pasado nada a los niños, o algo así. Luego ceno algo de queso con pan y un poco de fruta, con una coca-cola o un refresco, y a veces, no siempre, me tomo un vaso de leche caliente.
Coach: ¿Hay alguien más que piensa que tu peso es un tema importante o, cuanto menos, a tener en cuenta?

Este caso de coaching viene completo en el libro “Todo sobre el coaching ‘Abre el Melon’” de Christian Worth y Jose L. Menendez – Ediciones Aguilar.

En el libro se dan varios casos reales de coaching donde se ven los beneficios que las personas obtuvieron, se explica lo que es y no es el coaching y las diferencias con otras terapias, mas se ofrece un par de procesos por si alguno desea comenzar a mover su vida con ellos.

 

3 Comentarios

  • Un coach no da su opinion , no da consejos, no opina, en este caso hay un parte donde dice literalmente: ” Coach: Imagino que sí, ¡aunque yo no me pondría ese vestido corto negro! Esto suena muy atractivo, tu meta del peso ideal. Entonces, dime: ¿cuándo te ves a ti misma llegando a tu peso ideal? “

  • Buen ejemplo, aunque cuando “el coach” opina que “no se pondria un vestido corto negro” ya que le parecia que le suena muy atractivo”… como bien esta escrito DA SU OPINION y es un juicio SUYO proyectado hacia “Elena”.
    De hecho me extraña y descoloca que esta frase y este ejemplo este en un libro que se hace llamar “todi sobre coaching ”
    Un saludo

  • Me gusta su ejemplo, muy bueno, excelente las herramientas que utiliza para empezar la sesion

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies