Saber educar

Por G. D.

A medida que el niño crece, su mente se va abriendo al mundo. Es una época en la que el aprendizaje ocupa todos sus sentidos y en la que, por lo tanto, los padres, los educadores, ocupan una función esencial. Depende de cómo cumplan esta función los padres y los educadores, el niño será capaz o no de asimilar esos aprendizajes y convertirán al niño en un ser capaz o incapaz. Si quiere convertir a su hijo un ser capaz:

Considere que su labor educativa es un privilegio para usted, en vez de pensar que es un deber o una obligación.

Háblele con claridad, con entusiasmo, en vez de hablarle de forma monótona y repetitiva.

Relájese y diviértase mientras educa, en vez de educar con tensión.

Confíe en el niño y demuéstreselo, en vez de demostrar dudas.

Déle siempre informaciones nuevas, en vez de enseñarle las mismas informaciones una y otra vez.

Enséñele las cosas con una finalidad y de forma organizada, en vez de hacerlo de forma caótica y desorganizada.

Proporciónele un entorno que ayude al aprendizaje, en vez de un entorno caótico que impide el aprendizaje.

Enséñele sólo cuando se encuentre en disposición emocional positiva, y no lo haga cuando se encuentre enfadado, infeliz o cansado.

Pare siempre un poco antes de que él se haya cansado, en vez de esperar a que se haya aburrido o enfadado.

Confíe en que él ya sabe todo lo que usted le ha enseñado, en vez de sospechar que él nunca aprende lo que le ha enseñado.

Póngase de su lado, apueste por él, en vez de ponerse en su contra.

Esté siempre dispuesto a adaptarse a los cambios y haga que cada día sea nuevo y excitante, en vez de repetir lo mismo día tras día.

Convénzalo de que el saber es un don que él ha ganado, en vez de reñirle para que aprenda.

Dígale siempre la verdad, en vez de contarle historias para disfrazar la verdad.

Cumpla siempre sus promesas, en vez de olvidarse de las promesas que hizo.

Déle la respuesta correcta si ofrece la equivocada, en vez de guardarse la respuesta correcta para poder corregirle cuando se equivoca.

No lo ponga a prueba, en vez de hacer del aprendizaje un examen constante.

Atribuya sus logros a su propio esfuerzo, en vez de hacerle creer que es un sujeto pasivo.

Responda a sus preguntas con sinceridad y atención, en vez de dilatar sus respuestas para cuando esté preparado.


Nuevos enfoques en educacion

Varios autores – Nuevos enfoques en educación

Podemos utilizar una analogía para explicar la forma en que podemos aumentar nuestros estilos de aprendizaje. Cuando vamos a pescar no se nos ocurre ir con un sólo anzuelo, seria absurdo algo así, porque si lo perdiéramos estaríamos desperdiciando todo el día. Igualmente, si fuéramos con un sólo anzuelo tampoco podríamos pescar diferentes tipos de peces, ya que hay distintos anzuelos apropiados para cada tipo de pescado. Tendremos más posibilidades de éxito cuantos más tipos de anzuelos llevemos en nuestra bolsa. Esto, que es algo evidente para ir a pescar, parece que no lo es tanto para bastantes estudiantes a la hora de ponerse a utilizar sus estilos de aprendizaje.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies