E-R-E: La empatía en 3 pasos


empatiaPor Eduardo Díez

¿Cómo puedo generar empatía de calidad en una conversación? O cómo cocinar un buen plato de empatía, con las herramientas que aprendemos en el Practitioner en PNL. Una receta útil incluso antes de hacer el Practitioner en PNL.

En este artículo presento una manera sencilla y poderosa a la vez, de generar empatía de calidad en una conversación. El modelo que propongo, es como una excelente receta de cocina, con la que servir un buen plato de empatía en la mesa de nuestra vida, siempre que lo deseemos. La empatía es fundamental en la comunicación interpersonal.

Por eso, en el curso de Practitioner en PNL, estudiamos y practicamos numerosas técnicas de empatía, que nos ayudarán a construir relaciones fructíferas en nuestra vida. Sin embargo, el alumno puede desorientarse a veces ante la diversidad de técnicas y dudar sobre cuál de ellas utilizar y cuándo hacerlo. Por ello, he preparado esta “receta” de empatía, que puede grabar en su mente de manera fácil y permanente, para ponerla en práctica cuando lo desee.

Este modelo de empatía en 3 pasos, proporciona a cualquier persona interesada en la comunicación, una referencia sencilla, completa, y fácil de recordar, de los pasos clave que tenemos que tener en cuenta en una conversación, para construir una empatía de calidad en nuestras relaciones.

Como hemos dicho, esta receta para generar empatía tiene 3 pasos: E-R-E

1.E = Escuchar. Ante todo debo escuchar a mi interlocutor. Se trata de escuchar activamente, es decir, por una parte escuchar en silencio, aparcando mi mundo interno, y por otra parte escuchar de forma abierta, receptiva, interesada, curiosa y atenta lo que el otro me va explicando. Además, si quiero mejorar mi empatía en esta primera fase, puedo añadir un poco de salsa de “empatía no verbal”, efectuando un acompañamiento simultáneo y cruzado de los movimientos de mi interlocutor. Por ejemplo, si él mueve las manos rápidamente de arriba abajo al hablar, yo puedo acompañar ese movimiento, mientras le escucho (acompañamiento simultáneo), con ligeros movimientos de mi cabeza (acompañamiento cruzado) de arriba abajo.

2. R = Recapitular. Una vez que mi interlocutor ya ha finalizado su exposición, y no antes, comienza la segunda fase de la receta. Se trata de hacer una recapitulación verbal de lo que ha dicho mi interlocutor, es decir, de devolverle un resumen organizado de lo esencial que ha dicho, con sus mismas palabras clave. Por ejemplo, si quiero hacer una recapitulación de lo que he dicho hasta ahora en este artículo, podría decir que en él, estoy presentando una receta en 3 pasos, sencilla y poderosa, para generar empatía en una conversación, y que los dos primeros pasos de la receta son: la escucha activa y la recapitulación. Además, si deseo mejorar la empatía en esta segunda fase, puedo añadir un poco más de otra salsa de “empatía no verbal”, efectuando durante mi recapitulación, un acompañamiento diferido y directo de los movimientos de mi interlocutor. Por ejemplo, si él movió las manos rápidamente de arriba abajo mientras explicaba su historia, ahora, mientras recapitulo (acompañamiento diferido), imitaré discretamente esos movimientos de arriba abajo con mis propias manos (acompañamiento directo).

3. E = Expresarme. Finalmente ha llegado mi turno: ahora puedo expresar lo que yo deseo decir, pero gracias a las dos primeras fases de la empatía, mi interlocutor ya se ha sentido escuchado por mí en el primer paso, y también se ha sentido entendido por mí en el segundo paso, por tanto ahora se sentirá abierto y disponible para recibir lo que le voy a decir. Además, si quiero mejorar aún más la empatía, y aumentar al máximo la probabilidad de que mi interlocutor me entienda, puedo enviarle mi mensaje verbal en su canal sensorial predilecto. Por ejemplo, si cuando mi interlocutor ha hablado, ha expresado una queja con un lenguaje predominantemente “visual”, entonces yo podría contestarle con una frase como la siguiente: “parece que ves muy negra la situación, pero conviene tener en cuenta que, después de los nubarrones, del viento y de la lluvia, siempre vuelve a salir el sol”.

En la figura adjunta, encontrarás el siguiente resumen de la receta, a modo de mapa mental, para facilitar su aprendizaje y su recuerdo. La fórmula de la empatía en tres pasos es … ¡ E-R-E ! E = Escuchar como Mafalda = ver, oír y callar. R = Recapitular como un papagayo. E = Expresarme como un orador.

 

 

Espero que este artículo te haya resultado útil, y que así te animes a preparar y disfrutar de buenos platos de empatía, que con toda seguridad aportarán energía de satisfacción y bienestar a tu vida.


Rapport y otros temas de  comunicacion


María R. Valencia, Rapport y otros temas de comunicación

El Rapport (la relación) es uno de los ingredientes imprescindibles para establecer una comunicación efectiva con los demás. Utilizamos la palabra “acompasar” para describir el proceso de acercarnos al modelo del mundo de la otra persona. Este proceso, utilizado de forma intuitiva por muchísimas personas, puede ser aprendido y practicado para mejorar la comunicación. Existen tantas vías diferentes de acompasamiento como experiencias sensoriales seamos capaces de analizar y describir en el proceso de retroalimentar a la otra persona.

Más información

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • Digg
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS

2 Comentarios

  • muchas son las estrategias pero la sencillez y simplicidad con que esta explicada esta la hace muy entendible-

  • es una fórmula maravillosa para crear una buena comunicación, si todos la ejerciéramos sería un mundo diferente, ya que se reducirían los divorcios, la agresión, la intolerancia, etc… y para quienes lo leamos a ¡practicarlo! ¡Felicidades Eduardo! por compartirnos tu sabiduría.