Dormir al bebé

Por Liliana Carrera

¿Tienes que levantarte por lo menos tres veces cada noche a tranquilizar a tu hijo? ¿Te cuesta mucho que se duerma? Si has contestado afirmativamente a estas preguntas, significa que tu hijo ha desarrollado malos hábitos al dormirse. Muy probablemente haya sido estimulado por vosotros pero sin daros cuenta. Pero no os preocupéis, al igual que esos malos hábitos se adquieren enseguida, también podemos resolverlos. Generalmente el problema radica en que el niño no ha aprendido a dormirse solo cuando se despierta en mitad de la noche.

Los bebes, los primeros meses de vida caen en sueños oníricos (sueño superficial, en el que soñamos), pero no es hasta los tres meses cuando empiezan a dormir un sueño profundo (no se producen sueños). Y a partir del primer año de vida desarrollan ya por completo el sueño profundo. Podemos ver un claro ejemplo de esto cuando se saca a un niño del automóvil dormido profundamente y no se despierta, no se da cuenta de nada.

Los recién nacidos no permanecen más de 8 horas despiertos, mientras que un adulto lo que permanece son esas 8 horas dormido aproximadamente. Esto va cambiando en los niños conforme van creciendo. Así a los ocho meses aproximadamente el niño ya solo dormirá unas 15 horas diarias. Cuando cumplen un año aproximadamente dormirá 14 horas, la mayor parte por la noche.

Conforme vaya creciendo las horas de sueño necesarias irán disminuyendo sucesivamente. Siempre dentro de los parámetros que exige su evolución.

A muchos padres les da la impresión de que su hijo no duerme las horas necesarias, pero si desea comprobarlo no tiene más que tomar nota durante un par de días y ya verá cómo son más horas de las que pensaba, sobre todo teniendo en cuenta también las horas que duermen durante el día.

Hay toda una serie de malos y buenos hábitos que puede adquirir un niño a lo largo de sus primeros años de vida, algo en lo que los padres tienen mucho que hacer para que los hábitos que se adquieran sean los buenos.

Por ejemplo:

1. Que quiera siempre dormirse en brazos. No es bueno que adquiera esa costumbre, ya que cuando se despierte por la noche se sentirá engañado, porque se durmió en brazos y se despierta en la cuna.

2. Especialmente en los primeros años de vida, una cuna mecedora es ideal para que se duerma ya que le recuerda al movimiento que tenía en el seno de su madre durante el embarazo.

3. Es muy buena idea envolver bien a nuestro hijo con algún tejido suave que le haga recordar también la protección y el calor que sentía en el sena materno.

4. El olfato lo tienen muy desarrollado, así que puede optar por poner alguna prenda suya debajo del colchón para que el niño esté tranquilo con el olor a su madre presente. Olor, no a perfume o jabón, sino el olor corporal de su madre.

5. Establezca una rutina que el niño conozca y sepa que es hora de ir a dormir: un baño, la cena y lavado de dientes.

6. A partir de los 6 meses, conviene que establezcan un horario fijo con su hijo, con unas horas predeterminadas para dormir otras para comer, etc.

7. Si su hijo se despierta en mitad de la noche y reclama su atención a gritos y no calla hasta que usted acude, es que ha adquirido malos hábitos (nota: con niños sanos y mayores de 6 meses). Así que si ha repetido muchas veces el mismo método y sigue sin funcionar, deje de intentarlo y busque un nuevo sistema. Ese está claro que no funciona.

 


CD JUEGA CON TU BEBÉ

Música para desarrollar la inteligencia del bebé.
Música y actividad crean lazos valiosísimos para el bebé pues generan vínculos afectivos con la Madre y el Padre, estimulando su desarrollo mental.
La educación del oído tiene una importancia decisiva. No se puede pensar en una auténtica formación musical sin una acción temprana destinada a agudizar el sentido del oído. Su adiestramiento cobra especial significado al tener en cuenta la distinción de fenómenos acústicos del entorno..

Más información

Etiquetas:, , ,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies