Tres pinceladas sobre el dolor

Foto: Yungford(Lincended Under Creative Commons)

Por Linda Massi

Si buscamos la definición de dolor en Wikipedia la definición que nos dan es la siguiente: “el dolor es una experiencia sensorial (objetiva) y emocional (subjetiva), generalmente desagradable, que pueden experimentar todos aquellos seres vivos que disponen de un sistema nervioso. Es una experiencia asociada a una lesión tisular o expresada como si ésta existiera.”

Ricardo Ros por su parte reflexiona del siguiente modo: “Una buena pregunta que nos podemos hacer para empezar es ¿qué es exactamente un dolor? Nuestro cuerpo está surcado por cientos de miles de terminaciones nerviosas que envían información al cerebro sobre distintos aspectos, como temperatura, presión, olor… y dolor. Cuando nuestro sistema nervioso detecta un dolor en la superficie del cuerpo inmediatamente lo codifica como peligroso y pone en marcha estrategias para escapar o evitar el peligro. Así ocurre cuando nos estamos quemando o pinchando.”

Y continua reflexionando: “la subjetividad del dolor: unas personas codificarán una molestia como terriblemente dolorosa y otras como ligeramente desagradable, dependiendo del sentido y de la interpretación que le den. Por lo tanto, el dolor, como cualquier otra sensación humana, es algo completamente relativo.”

Yo en mi caso reflexiono: “generalmente tendemos a comparar la diversión con la felicidad, algo que desde mi punto de vista tiene consecuencias negativas, ya que refuerza la idea de que si deseamos ser felices debemos evitar el dolor.”

Desde mi punto de vista nada se aleja más de la realidad. Reconocemos que el éxito en la vida profesional por ejemplo va unida al “dolor”, por ejemplo el trabajo duro y constante, la dura disciplina, etc.

Muchas personas evitan curiosamente aquellas cosas que les aportarían más felicidad, tales como los hijos, los compromisos intelectuales, los trabajos voluntarios, etc. Temen el dolor que puede acompañar a dichas actividades y por eso las dejan de lado y se dedican por ejemplo a mirar el televisor.

Nosotros no somos animales y por lo tanto conocemos la felicidad y eso inevitablemente nos lleva a catar el dolor en algún momento de nuestra vida.

Con esto no quiero aportar una visión pesimista de la vida. Lo que quiero defender es que para vivir y experimentar plenamente la vida también tenemos que sufrir.

Muchos padres trabajan duramente para proteger a sus hijos del dolor y de la frustración, pero sin darse cuenta les están enseñando que evitar el dolor es importante para alcanzar la felicidad. De este modo lo único que están consiguiendo es que no aprendan a convivir en ciertos momentos con el dolor.

La vida real consta de momentos de dolor y momentos de satisfacción. El desarrollo de una vida buena va unida a eso.


Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

2 Comentarios

  • Estimado doctor, en primer lugar darle las gracias por tan excelente trabajo que realiza y por ayudar a tanta gente de una forma totalmente altruista. Hablando del dolor, me gustaría que se adentrase un poco más en el dolor psicológico. Me diagnosticaron ansiedad hace años y he conseguido controlarla, en parte, con ayuda de su libro, sus consejos y ayuda profesional. Dentro de esta ansiedad, podríamos decir que una parte estaría enfocada en el dolor psicosomático. La ansiedad me genera dolores que interpreto como amenaza mortal, esto me hace centrarme en ese dolor, que a su vez lo agudizo y me genera más ansiedad. Círculo vicioso… Hasta que no acudo a un médico y me dice que no tengo nada no paro de sufrir e imaginarme cosas malas. El caso es que sé que siempre me ocurre pero cuando llega el momento, me cuesta convencerme a mí mismo de mi problema. Sé que soy hipocondríaco e intento aplicar sus consejos sobre ansiedad. ¿Podría darme algún consejo más específico para este tipo de ansiedad? Gracias.

    • El dolor psicosomático es uno de los enemigos más fuertes en la lucha de la ansiedad. Es increíble como un dolor que antes pasaba desapercibido, hoy con mi problema de ansiedad pase a ser un síntoma de una enfermedad mortal. Te entiendo y estoy pasando por lo mismo que vos. Saludos. Sergio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies