Mis padres se han divorciado

muñequitos

Foto: Vernon(LCC)

Por Nelson Powell

Casi uno de cada dos matrimonios acaba en divorcio en el mundo occidental y la mayoría de estos tiene hijos menores de dieciocho años. Exactamente la edad media del niño con padres separados ronda los ocho años.

Podemos hacernos una idea de cómo este cambio puede afectar a los niños en una edad tan especialmente sensible.

Si cualquier cambio, fallecimientos de seres queridos, nacimientos de hermanitos, cambios de domicilio, etc., suponen un choque emocional en los niños, el divorcio de los padres tiene siempre un componente especial.

De hecho no es propiamente el divorcio lo que más afecta a los niños sino las condiciones en que estos se producen y los cambios en las condiciones de vida que siguen a cualquier ruptura.

Lógicamente, lo más deseable para los niños en estar integrados en un hogar donde los padres tengan una buena relación entre ellos y una vida familiar estable, pero esto no siempre es posible.

A veces, como sabemos, la convivencia se hace imposible y los padres tienen la obligación de tomar las riendas de la situación y plantearse la solución de vivir separados.

El divorcio, en sí, no es ni bueno ni malo para los niños. Obedece a una serie de circunstancias que en ocasiones lo hacen más deseable que una convivencia imposible.

La mayoría de los divorcios, además, tienen una serie de condicionantes al margen de los afectivos. Los problemas financieros suelen ocupar, por desgracia, gran parte de la energía de los padres en estos momentos, dejando un tanto descuidados emocionalmente a los hijos.

En otras ocasiones, los hijos son utilizados como armas arrojadizas contra el otro cónyuge, pagando éstos un precio excesivamente elevado en el envite.

Una vez que la separación se hace inevitable se trata de que los implicados salgan lo menos perjudicados posible.

Es importante saber separar lo que es la vida en pareja del matrimonio de la relación con los hijos aunque esto, la mayoría de las veces, no sea tarea sencilla. Es decir,

Sexo y parejas


Ricardo Ros – Sexo y parejas

Preguntas y respuestas sobre sexo y parejas.
Más información

 

 

que la relación de pareja se haya roto no significa que se deje de querer a los hijos y que se deje de intentar ser buenos padres.

Por eso es importante dejar claro a los hijos, desde el primer momento, que se les sigue queriendo, que se les quiere si acaso más que antes, y que en la separación de sus padres ellos no tienen en absoluto ninguna responsabilidad.

Tampoco es bueno que ninguno de los dos cónyuges trate de culpabilizar al otro de la situación, ni de forzar a los niños a que elijan a quien quieren más. Los niños necesitan a ambos padres por igual, su aprobación y su cariño.

En todo caso sería deseable evitar a los niños “escenitas”, gritos y violencia cuya contemplación puede ser especialmente traumática. Dentro de lo posible, la separación debería hacerse de manera tranquila, asegurando a los hijos una vida futura estable, informándoles de las cosas que pueden preocuparles, de dónde van a vivir, con quién, en qué condiciones, no culpabilizando de ninguna manera al otro y evitando que nadie de nuestro entorno lo critique delante del niño. Se trataría de “normalizar” la situación.

Puede que estos consejos sean un tanto idealistas. La realidad suele ser bastante más cruda y es difícil saber estar en estas situaciones a la altura de las circunstancias. El dolor que provoca una ruptura afecta a cualquiera y es difícil no trasmitir esa frustración a los hijos, pero no olvidemos que ellos se merecen más que nadie ese esfuerzo.

2 Comentarios

  • sr.Ros agradeciendole como siempre , asi como tmbien a todos los colaboradores que participan en esta noble tarea de emriquesernos con esta valiosa inf. de temas importantes para nosotros como padres , por que a veces por la ignorancia cometemos actos que afecttan a los niños, a nuestros niños que con su inocensia son presa facil de la manipulacion de los adultos y eso indiscutiblemente esta mal, gracias por despejarnos las telarañas mentales que en ocaciones nos acosan y es bueno tener herramientas que nos ayuden , para poder tomar mejores desiciones en donde no afecten a los niños que son lo mas valioso que tenemos en la tierra gracias saludos desde mexico

  • Que pena que algunas parejas utilicen a los niños como arma de doble filo,los
    niños no tienen culpa de los errores de los padres.Creo que cuando ocurren esos
    problemas,en algunos casos uno de los conyuges utiliza a los niños con el fin de
    hacer pasarlo mal al otro conyuge,creo que en esta vida nadie es perfecto,lo imperfecto es decir mentiras y frases con doble sentido,que pena de mundo,creo
    que el mal y el bien existe,no está en un estado físico mas bien es espiritual
    y de alguna forma está conectado con nuestro cuerpo.
    Ojalá algún dia se pueda demostrar que el alma existe,creo que es el sexto sentido.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies