Discriminación sin anestesia

Por Laura Abadi

¡Esa es una cualquiera!

-¡Él es un vividor, cuando se casó con ella no tenía ni un centavo!
– Es hueca, no tiene tema de conversación, de lo único que puede hablar es de moda.
– ¡Ese tipo es un imbécil, un estúpido y un idiota! ¡Que ni se le ocurra sentarse aquí!
– ¡Ah no¡ Es demasiado morochita!

– ¡Ese no parece que tuviera dinero, con la pinta que tiene!
– ¿No será gay? ¿Estás segura? ¡La verdad es muy amanerado!
– ¿Con ese gordo? ¡No, no salgo ni loca!
– ¡Qué burros! Si lo único que leyeron en su vida fueron revistas de historietas
– ¿De qué religión es? ¡Ah, no ¡si no es como yo, no lo acepto en mi casa!
– ¿Qué hace esta gente veraneando acá? Si no tienen donde caerse muertos. Están arruinando este lugar.
– No, no, no, si parece miserable, bohemio, bruto, cristiano, pelado, solterón.
– ¡No, no, no, si parece anoréxica, negra, judía, gitana, pobre, estúpida, divorciada!

¡Cuánta discriminación!

Creemos que somos humanos y buenos con otras personas y permanentemente nos discriminamos los unos a los otros por la raza, el color, la estatura, el nivel cultural, las características físicas, la religión, etc.
Pero ¿Te has puesto a pensar cuál es el termómetro que utilizas para cuestionar y discriminar?

Cuando tú resaltas una diferencia en los demás la medida eres tú. Generalmente nos aterra lo diferente, por eso lo señalamos y lo criticamos. Y, entonces nos relacionamos con las personas que se nos parecen por su status, nivel cultural, raza, nivel económico, gustos, religión, deportes afines, etc.

Fácilmente, entonces, dejamos excluidos y hasta defenestrados a todos aquellos que piensan diferente o pertenecen a otros grupos. No advertimos que nos estamos perdiendo la posibilidad de abrirnos al aprendizaje conociendo nuevos códigos, estilos de pensamiento, actividades, creencias y modos de vida.

Lamentablemente, andamos deambulando por los caminos de la vida, empobrecidos, creyéndonos dueños de verdades absolutas y lastimando a todo aquel que no sabe lo que nosotros sabemos o que no utilizan nuestros parámetros.

Nos ponemos un traje de soberbios y altaneros y desde allí, con nuestro dedo índice vamos señalando, livianamente y sin medir absolutamente nada, los errores de los demás, según nuestra mirada.

Aceptar a la gente tal cual es y respetarla es un principio básico que hallaremos en todos los libros sagrados para ser una buena persona.

¿De que nos serviría rezar diez veces al día si acto seguido le faltamos el respeto a alguien?

¿De que nos serviría hacer grandes donaciones a instituciones si cuando percibimos a alguien diferente, lo castigamos, aunque mas no sea, con una mirada de desprecio?

¿Quién dice que una persona es mejor si tiene ojos celestes y mide un metro ochenta?

¿Dónde está escrito que si una persona nació en la pobreza no puede ser inteligente?

Las personas muestran su bondad en las acciones en relación a otros. La espiritualidad es más simple. No discriminar, aceptar y celebrar las diferencias y respetar al prójimo es la columna vertebral que dirige todos nuestros movimientos.

Una Faraona llamada Hatchepsut que vivió en Egipto hace 3400 años dijo: “Considero tanto al que sabe como al que no sabe. Tanto al que está cerca de ti como al que está lejos. No te libres de un demandante antes de haber escuchado sus palabras”

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies