Diálogo sobre PNL entre un incrédulo y un creyente

(En este trabajo confluyen mis dos identidades, por una parte la que ve en la PNL y sus técnicas una poderosa herramienta de cambio y mejora personal y por otra la que duda (miedo al cambio) y la que quiere continuar siendo la misma persona con sus defectos y sus virtudes)

Personajes:
• El incrédulo
• El creyente

-¿Qué es eso que tiene ese nombre tan raro, que parece sacado de una obsesión sexual rara de esas de Freud? Je je…(piensa el pomo de una puerta, un plátano)

-Tu siempre la alegría de la fiesta! Ya estas pensando mal de algo sin conocerlo.

-Bien, bien pero todavía no me has respondido a mi perspicaz y oportuna pregunta, ¿no te habrás metido en una secta como la Eva Nasarre, no? O es que te has leído un panfleto de esos de “aprenda a hacer macramé en dos días” o “como ser el superguay o chachiguay del barrio en un minuto”, o “el poder de tu mente occcipitofrontaloideo”, o…

-¡Para! No sigas, que no es nada de eso. Me he apuntado a un curso de PNL y me he reencontrado conmigo mismo. La PNL es una serie de técnicas recogidas de distintos campos de la sabiduría que facilitan el crecimiento interior de las personas y les ayudan a superarse a si mismas.

-Ya estamos con el rollito americano de siempre, la mierda esa de la autorrealización y todo eso, ¿quieres autorrealización?, acompáñame al trabajo este lunes y ya te enseñaré yo lo que es autorrealización… (Piensa: mi jefe que me chilla, la gente que me viene a quejarse, el agua de la ducha que sale fría…) ¡No me vengas con chuflagaitadas!

-¡Por una vez me vas a escuchar y dejar que te cuente algo más sobre ella! (emocionado)

-Escupe chuzos de punta por esa boca, pero ten claro que no me vas a comer el coco…

-Bien, te voy a dar uno de los principios fundamentales bajo el que se fundamenta todo el corpus teórico y práctico de la PNL: “el mapa no es el territorio”

-¿Pero qué quieres decir con eso del mapa no es el territorio? No lo entiendo muy bien

-Como es imposible que a través de nuestros sentidos captemos toda la realidad, creamos una idea resumida de la misma, por lo tanto, lo que captamos (nuestro mapa) a través de nuestros sentidos no es toda la realidad en si misma sino un trozo de ella. ¡Mira! Te lo voy a explicar de otra forma. Esta conversación que estamos teniendo es el resultado de dos mapas diferentes: tu a través de tu mapa estas intentando sacarles pegas a la PNL mientras que yo a través del mío estoy intentando hacerte entender lo beneficiosa que es la PNL, por lo menos para mi.

-Bien bien… pero según tu explicación ninguno de los dos tendríamos la razón, sino que seríamos dos titanes o dos héroes de la antigüedad luchando a brazo partido en defensa de su mapa, jeje…

-Yo creo que no hay mapas buenos y malos, sino que depende del estado presente de la persona, de cómo se siente con ese mapa y de si le funciona para conseguir lo que quiere en la vida. La PNL no entra a valorar mapas desde un punto de vista ético, sino que aboga por una flexibilidad en las conductas, emociones y pensamientos, que permite adaptarse a la realidad según va cambiando, por que la realidad tampoco es un continuo y es necesario hacer un esfuerzo para adaptarse a la nueva realidad. ¿Y quién tendrá la llave del tesoro de la flexibilidad?, pues la persona que demuestre tener un mayor número de alternativas para realizar cualquier acción.

-Pasemos a otro principio, que este no me ha gustado mucho…

-Bien, pues creo que el siguiente te va a gustar menos: “el significado y valor de un mensaje está en la respuesta obtenida”. Esto quiere decir que si no consigo mi objetivo no será culpa de los demás, sino que será por falta de flexibilidad propia.

-¡Sigo sin entender un pimiento!

-Te lo explicaré con un ejemplo. Si mi objetivo es hacerte entender lo beneficiosa que es la PNL y no lo consigo, el primer pensamiento que me podría venir es “joder con este tío, es imposible darle a entender, es como darte de cabezazos con un muro”. Pues esta reflexión no sería la más adecuada ya que supondría echar balones fuera e incluso aumentar nuestro rechazo hacia la otra parte, lo que a su vez avivaría el conflicto. Lo más adecuado sería pensar: bien, hasta ahora con mi planteamiento no he conseguido ese objetivo, con lo que tendré que intentar otros planteamientos diferentes que me acerquen a él. Nuevamente la flexibilidad de pensamientos, de emociones y de acciones tiene una importancia vital.

-Por favor me vas a decir cuando alguien viene a insultarme y a tocarme los huevos, ¡encima es culpa mía! Hasta aquí íbamos a llegar, no dejé el cristianismo para volver a poner la otra mejilla con la PNL de marras

-Entiendo tu dificultad a la hora de asimilar este principio. Te voy a confesar que este ha sido para mi uno de los principios más difíciles de asumir y que a la vez más satisfacciones me ha reportado en mis relaciones con los demás. El ponerse en el lugar de los demás es un ejercicio indispensable a la hora de comprender, no de compartir, ciertas actitudes que a primera vista pueden resultas incomprensibles. Este principio además está relacionado con el de “toda conducta tiene una intención positiva”, hasta las que pueden resultar más difíciles de asumir por los demás.

-Por lo menos admites algo, por que hasta ahora yo parecía el tonto de la clase y tú el enteradillo.

-Te voy a contar una historia que ocurrió hace muchos años entre un monje budista y su alumno:
Era una maravillosa mañana de primavera en el Tibet, en la cual la brisa acariciaba la piel como si fuera terciopelo, el sol brillaba con una luminosidad que hacía sonreír a los corazones, el canto de los pájaros sonaba a música celestial y el verde de los montes mostraba toda la belleza de esos parajes. En aquel lugar, estaban sentados un maestro y su alumno en silencio contemplando toda aquella belleza, hasta que el alumno pregunto a su maestro:
-Maestro, ¿cuándo podré ser monje como tú y lograr disfrutar de la sabiduría?
-Todavía no estás preparado
Al día siguiente el alumno volvió a preguntar al maestro:
– Maestro, ¿cuándo podré ser monje como tú y lograr disfrutar de la sabiduría?
-Todavía no estás preparado
Al día siguiente el alumno de nuevo realizó la misma pregunta obteniendo la misma respuesta y se repitió esto durante 10 largos años, tras los cuales el desalentado alumno dejó de realizar esta pregunta al maestro. Al llegar ese día en que el alumno no había realizado la pregunta, el maestro le dijo al alumno.
-Mañana serás nombrado monje
El alumno no cabía de gozo, ya que por fin iba lograr conseguir ver su sueño hecho realidad. Pero a la vez se sentía intrigado por el comportamiento del maestro y le preguntó:
-Maestro durante diez años he estado intentando descubrir el modo de llegar a ser monje y obtener la sabiduría y no lo he conseguido. ¿Qué he hecho yo de especial ahora para que cambies de opinión?
Dijo el maestro sonriendo:
-A veces buscamos fuera lo que ya llevamos dentro.

-Pues tampoco he entendido lo que has querido decir con esta historia

-Es bien sencillo, la mayoría de las veces las respuestas a nuestras preguntas se encuentran dentro de nosotros mismos. Y en tu caso como en el mío la respuesta a nuestras preguntas no la va tener la PNL. Lo que pone a disposición la PNL es una serie de técnicas que pueden ayudar a encontrar esas respuestas en nosotros mismos.

La principal enseñanza de la PNL es que la decisión de cómo tiene que ser nuestra vida, está en nosotros mismos y no en los demás, ya que tenemos el poder de decidir e incluso hasta de decidir la decisión incorrecta.

Por lo tanto si tu decisión es que pasas del tema, es tu decisión y estará bien y si no pasas asúmelo con todas las consecuencias. Si esto te ha servido, por lo menos, para que reflexiones, me daré por satisfecho.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies