Visto así…

pajaros

Por Sandra Melgrano

Solemos acusar al lenguaje de causarnos una enorme cantidad de quebraderos de cabeza debido a las imprecisiones en la interpretación de las palabras. Las palabras son imprecisas de por sí y de esa manera se prestan a producir errores entre lo que nosotros decimos y lo que los demás entienden que nosotros decimos.

Una misma palabra puede tener una innumerable cantidad de significados. Casi para cada persona y casi en cada situación distinta, una misma palabra pude adoptar diversas connotaciones.

En esas ocasiones solemos decir que únicamente el contexto, la expresión no verbal, el conocimiento de nuestro interlocutor o un adecuado feed-back pueden ayudar a precisar que lo que nosotros decimos sea adecuadamente interpretado por la otra persona, y viceversa.

Nuestra desconfianza hacia el lenguaje se acrecienta aún más cuando comprobamos que en ocasiones esa misma imprecisión aqueja también nuestras propias palabras, traicionándonos ya en origen, y somos conscientes que no hemos sido capaces de expresar adecuadamente nuestros pensamientos.

Denostado pues, por nuestras propias experiencias, el lenguaje verbal es ahora mucho menos valorado dentro de la psicología, y es precisamente el lenguaje no verbal (los gestos, el tono de voz, etc…) el que va ganando nuestra mayor atención.

Recientemente he leído en nuestra revista electrónica como muchos colaboradores ensalzan las excelencias de la comunicación no verbal y desprecian en gran medida la enorme cantidad de información que el cliente puede proporcionarnos a través de sus palabras.

En uno de ellos puedo leer: “Como todos sabemos, muchos clientes nos ocultan información conscientemente, esperando que nosotros descubramos la verdad.”

Coincido con su autor en parte, puesto que es innegable que muchas personas acuden a un gabinete de psicología con la idea de “A ver si me aciertan lo que tengo, que para eso les pago”.

Ese tipo de cliente existe aún a nuestro pesar, pero debo discrepar puesto que dentro de lo que podemos calificar como “cortina de humo” o palabrería, toda persona nos dice mucho más de lo que parece.

Coincido con los defensores a ultranza de la comunicación no verbal en que “cómo se dice algo es a veces más importante que lo que se dice”, pero fijémonos también en “lo que se dice”.

Nadie escoge las palabras que dice al azar. La elección de una palabra, y no de otra aparentemente sinónima, nos dice ya mucho sobre lo que quiere decir esa persona, pero también nos habla de cómo es, de su experiencia vital, de su educación, de su nivel cultural, de su nivel social y económico, etc…

Alguien que escoge una terminología precisa nos da a entender su visión de la vida, de la misma manera que otra persona que emplea muchos adjetivos calificativos, o palabras abstractas, o el que emplea muletillas, o el que tiene gran facilidad de palabra o el que no la tiene.

Hay quien emplea palabras pertenecientes a una jerga o un argot determinado. Bien sea porque pertenece a una clase social determinada o porque emplea un vocabulario influido por su profesión, nadie escapa de las influencias que un ambiente concreto producen en nuestra manera de expresarnos.

Precisamente por eso, una de las técnicas más efectivas para cambiar la percepción que se tienen de las cosas es “reformular”.

Volver a expresar los sentimientos, los problemas, las sensaciones con otras palabras distintas de las habituales suele ser muy eficaz a la hora de encauzar la resolución de cualquier inconveniente que se nos plantee.

Simplemente con cambiar la palabra que lo designa cambia en nosotros la apreciación que tenemos de las cosas.

Para comenzar a resolver un “problema” podemos comenzar por no llamarlo así.

 

Stop a la ansiedad

¡STOP A LA ANSIEDAD!

 Por qué STOP A LA ANSIEDAD te va a ayudar a eliminar la Ansiedad
Porque produce RESULTADOS rápidos y permanentes en el tiempo
9 de cada 10 personas que aplican Stop a la Ansiedad superan su ansiedad antes de un mes

¡Llama ahora! 948 22 96 06

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies