Delincuencia juvenil

Por Víctor Lafuente

La delincuencia juvenil es un problema en auge en la vida moderna que aumenta espectacularmente año tras año en todos los países. La falta de expectativas, el desencanto ante el futuro, la desigualdad y las pocas oportunidades que la sociedad brinda a los más jóvenes hace que la delincuencia vaya cobrando cada vez más auge en casi todas las partes del mundo.

Esta delincuencia juvenil se desarrolla tanto en las sociedades más ricas de occidente como en las más pobres, pero sin duda es en estas últimas donde cobra especial relevancia.

Los problemas de inmigración y marginalidad aumentan el riesgo de inconformismo y fomentan la delincuencia en todos los ámbitos.

Si el problema es grave en general, la delincuencia juvenil en particular alcanza cotas de dramatismo.

La delincuencia juvenil no es sino la expresión de una inadaptación, de una falta de integración social en la que se combinan una naturaleza y un ambiente propensos.

En efecto, ambiente y herencia parecen dos factores difíciles de separar a la hora de examinar las causas.

Unos padres delincuentes, agresivos, drogadictos, alcohólicos, inestables, etc… son el caldo de cultivo de unos hijos problemáticos e inadaptados.

Uno de los factores que más frecuentemente se han estudiado relacionados con este tema es la relación entre delincuencia y bajo cociente intelectual.

Es cierto que hay un alto porcentaje (algunos hablan alrededor de un 25 %) de oligofrénicos entre los jóvenes que son detenidos por cometer algún tipo de delito, sin embargo existen algunas consideraciones que conviene puntualizar.

En primer lugar los oligofrénicos son detenidos más fácilmente que otros delincuentes más inteligentes y en segundo lugar, el propio carácter de algunos oligofrénicos, más impulsivos, menos racionales, más sugestionables les hace ser más proclives a la delincuencia.

Sin duda la marginación y la drogadicción llenan las cárceles de medio mundo. Estos dos factores son fundamentales a la hora de analizar el fenómeno de la delincuencia.

Relacionados con ellos destacan los delitos contra la propiedad, el hurto, el robo, los asaltos con o sin violencia, las agresiones contra las personas, lesiones, violaciones y homicidios.

En la delincuencia juvenil hay un factor especialmente determinante como es la existencia de un grupo patológico de delincuencia con unos determinados códigos de comportamiento y con, incluso, su propio “código de honor”. Es el denominado “gang”.
El “gang” define la finalidad y el comportamiento de todos y cada uno de sus componentes. Socializa sus vidas dando acogida en su seno a los jóvenes que no han sabido adaptarse a vivir de acuerdo a las normas del resto de la sociedad.

La criminalidad y la marginalidad es lo que caracteriza y lo que une a sus componentes frente al resto de la sociedad.

La delincuencia juvenil es un problema que debe afrontar toda la sociedad en su conjunto y que requiere la cooperación de todos los sectores: padres, educadores, pedagogos, juristas, médicos, psicólogos, trabajadores sociales y de toda la sociedad en general.

En la mayoría de los casos la delincuencia juvenil no es sino la manifestación de otros problemas sociales que el adolescente acusa más intensamente. Atajar las causas que lo fomentan en su raíz es sin duda mucho más eficaz y rentable que intentar reparar sus consecuencias a base de persecución policial, reclusión en centros de menores o penas de cárcel.


Nuevos enfoques en educacion

Varios autores – Nuevos enfoques en educación

Podemos utilizar una analogía para explicar la forma en que podemos aumentar nuestros estilos de aprendizaje. Cuando vamos a pescar no se nos ocurre ir con un sólo anzuelo, seria absurdo algo así, porque si lo perdiéramos estaríamos desperdiciando todo el día. Igualmente, si fuéramos con un sólo anzuelo tampoco podríamos pescar diferentes tipos de peces, ya que hay distintos anzuelos apropiados para cada tipo de pescado. Tendremos más posibilidades de éxito cuantos más tipos de anzuelos llevemos en nuestra bolsa. Esto, que es algo evidente para ir a pescar, parece que no lo es tanto para bastantes estudiantes a la hora de ponerse a utilizar sus estilos de aprendizaje.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies