Creatividad e inteligencia emocional

Foto: Sue Thompson(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Sue Thompson(Licensed Under Creative Commons)

Por M. Whitaker

El hombre nómada llevó milenios domesticando plantas y animales. Se pasaron menos de dos siglos entre la descubierta de la turbina a vapor hasta el dominio de la energía nuclear. La ciencia tardó menos de 10 décadas entre la descubierta del telégrafo a hilo de cobre a los cables de fibras ópticas de la red mundial de comunicación (Internet). Estos ejemplos marcados de transformaciones tecnológicas ejemplifican las tres primeras revoluciones de la civilización: Agricultura, Industrialización, Comunicación. En la primera revolución el poder es representado por la posesión de la tierra. En la Segunda el poder se lleva por la posesión de las plantas industriales y en la tercera por el dominio de la información y del conocimiento.

Es probable que la invención de un nuevo producto agrícola, máquina industrial o computadora poco aumente las fantásticas posibilidades del poder transformador del hombre del III milenio. Por fin el volumen de información disponible y manipulable por la mente humana a través del software existente y en perfeccionamiento ya son exageradamente suficientes para entretener a cualquier mente curiosa.

Siguiendo las tendencias naturales observadas en las tres primeras revoluciones, se puede afirmar que las tecnologías y el estilo civilizado sufrirán transformaciones fantásticas en intervalos menores que décadas a partir del comienzo de la 4ª revolución.

En la primera revolución el poder del hombre se media en la extensión de tierras y en el número de hombres que podía comandar. En la Segunda revolución el poder se resumía al número y la eficiencia de las máquinas que podía adquirir. En la tercera revolución su poder se caracteriza por el volumen y velocidad de información y conocimiento que puede dominar y manipular en sus compactas máquinas que imitan y amplían su propio cerebro.

Es probable que la cuarta revolución se caracterizará por algo que el hombre podrá desarrollar y guardar en el interior de su mente. Es la creatividad y la inteligencia emocional que están despuntando como herramientas capaces de hacer gran diferencia en el poder transformador del hombre del III milenio.

Los últimos científicos agraciados con premios Nóbel se caracterizan por la capacidad de crear alianzas a través de redes de especialistas. La acumulación y combinación de conocimiento con creatividad espantosa es lo que ha llevado a descubrimientos emocionantes en los estos últimos años.

Se acabó el tiempo de los genios aislados, escondidos en laboratorios y bibliotecas. La gran diferencia en los descubrimientos actuales, se hacen por personas capaces de fortalecer redes de relaciones, mantenerlas productivas, animadas y solidarias frente a una meta común.

Proporcionar sinergias y compartir conocimientos no es tarea fácil, se exige mucha capacidad de comprender el humano por dentro de sus necesidades más delicadas, sus emociones. Entender y comprender, tener empatía y comunicarse de forma efectiva con el otro presupone profunda capacidad de reconocer y considerar las emociones. Además de reconocer y considerar emociones este hombre transformador tendrá que saber trabajar por sí solo y el otro mundo subjetivo, donde se formatean las emociones.

A partir de estas nuevas habilidades está iniciándose la 4ª revolución y el comienzo de una nueva era definitivamente contribuirá a la felicidad humana. Lo que estamos seguros es que en el campo objetivo nuestra civilización ya tiene el suficiente dominio tecnológico para producir alimentos, medios y equipos varios para suplir necesidades de alimentación, salud, vivienda, educación y convivencia humana.

Lo que hace perpetuar, la miseria, el dolor, la tristeza, la explotación, la guerra y los conflictos entre hombres, mujeres, jóvenes y niños, pueblos y naciones es la incapacidad del ser humano para ser feliz. Un hombre feliz es incapaz de molestar a una mariposa.

¿Ya pensaste en esta posibilidad?



Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies