La creatividad artística e inspiración

Por Joaquín L. Rubianes

Todo aquel que ha desarrollado una actividad artística, sea cual sea, en algún momento de su vida, y al nivel que sea, ha podido experimentar como aquello sobre lo que estaba trabajando, aquello que estaba creando, iba tomando por sí mismo un desarrollo inesperado y poco previsto por nosotros mismos al comienzo de la acción. Miguel Angel decía de sus esculturas que ya estaban en el bloque de piedra antes de que él mismo interviniera, y que él lo único que hacía era quitar lo que sobraba, rescatar lo que había encerrado en él.

Los casos extremos de creatividad artística podemos encontrarlos en el mundo de la música cuando genios como Mozart son capaces de comenzar a componer a los tres años de edad. Esta precocidad sólo puede ser explicada como decía De Musset: “es como si un desconocido nos hablara al oído”.

A un nivel mucho más modesto, todos hemos podido experimentar esa inspiración que brota de repente y que nos impulsa a levantarnos de la cama en mitad de la noche a garabatear en un papel las “ideas geniales” que se nos han ocurrido.

Podemos afirmar que existe una enorme similitud entre la creación física y la creación artística, entre el esfuerzo que requiere el nacimiento de un ser humano y el de una idea. “Parir” una idea también es una acto que requiere una gran dosis de esfuerzo e incluso de dolor, psicológicamente hablando. Pero es que además, ambas coinciden en que existe un primer estadio, un primer momento, el momento de la fecundación, de la concepción.

El acto creador se distingue sobre todo por ese primer momento: antes había algo que no existía y ahora ya existe.

En el momento de la creación existe siempre un elemento fecundador. Cuando este elemento que estimula la imaginación es algo externo pero que dinamiza la creatividad y provoca nuevas emociones, sentimientos o ideas podemos hablar de inspiración.

No obstante, la mayoría de las veces, el creador ni siquiera es consciente de ese elemento inspirador externo, o simplemente no es un único elemento el inspirador sino que es la suma de muchos pequeños estímulos.

El estímulo puede tener también una naturaleza más elevada y estar inspirada por lo que algunos llaman una “iluminación espiritual”. Este es el caso de los grandes místicos de otras épocas, como Santa Teresa o San Juan de la Cruz, o de otras latitudes como por ejemplo los grandes chamanes de Oriente, de la India o de China. La reflexión y la espiritualidad extremas pueden ser por tanto también fuente de inspiración y de creatividad.

En un segundo estadio, viene la elaboración de la idea creadora, que puede ser algo fácil y natural, aunque lo más frecuente es que sea algo fatigoso e incluso doloroso.

Las ideas, por muy geniales que sean, se quedarían sólo en eso si no hiciéramos el esfuerzo de elaborarlas convenientemente, darles sentido, darles forma, dotarlas de significado, de aplicación. La elaboración de esas ideas nuevas en algo tangible es algo duro, agotador, penoso.

La transición entre un estadio a otro ha hecho que muchas ideas innovadoras se quedaran sólo en eso, sin aportar nada realmente a nuestras vidas.

Es este estadio y no el primero el que hecha por tierra grandes iniciativas y grandes proyectos.

Por fin, y siguiendo con la similitud con la propia creación humana, llega el momento culminante, el momento del parto, del alumbramiento artístico. La nueva creación es presentada ante los demás, y así se espera de ellos una actitud benévola y acogedora, como ante un recién nacido. La obra artística tiene entonces vida propia, al margen de su autor.

La realidad de una obra de arte trasciende la mayoría de las veces por encima de la de su autor, que queda empequeñecido por ella.

Una nueva obra de arte puede ser tan compleja, tener tantas dimensiones, alcanzar tanta trascendencia, que muchas veces rebasa con mucho la propia comprensión de su autor que queda desbordado por ella. Por eso no es raro encontrarnos con reacciones como las de Miguel Angel ante su obra, muy similar a la que siente un padre por un hijo.

——————————————-


Cuentos sin lobo
Miguel Ros – Cuentos sin lobo I

En un mundo cada vez más automatizado y en el que los medios audiovisuales han ido ganando espacio en nuestras vidas, ya casi nadie cuenta historias a la luz de una vela mientras el fuego chisporrotea en el hogar. Cada cuento de este libro encierra en sí mismo no una sola historia sino cientos de historias y de mundos paralelos, con cientos de interpretaciones distintas. Cada cuento puede servir para aplicarlo a innumerables situaciones diferentes.
Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies