El consumo de drogas

 Por Santiago Redondo

Por droga conocemos todas aquellas sustancias químicas que producen cambios físicos, emocionales y de conducta en aquella persona que las consume. Así mismo es cierto que no todas las drogas adquieren la mismo calificación ya que tienen una mayor o menor aceptación según cada cultura. En nuestra sociedad por ejemplo la cafeína o el alcohol se pueden consumir en cualquier lugar sin ningún tipo de restricción especial. Son drogas muy integradas entre nosotros y a las que no se les concede prácticamente ninguna atención.

Son muchas las personas que para despejarse por la mañana no pueden enfrentarse al trabajo si antes no se han tomado una taza de café que los ayude a despejarse, o que a media tarde necesitan también una taza de café para poder seguir el frenético ritmo de su vida etc.

También son bastante comunes aquellas personas que toman una copa para entonarse o se toman un tranquilizante para irse a la cama. Todo este tipo de sustancias comunes están a la orden del día y no le concedemos ningún tipo de relevancia a su consumo ya que son sustancias más que aceptadas en nuestra sociedad.

¿ Pero realmente qué es lo que impulsa a la gente a tomar todo tipo de sustancias? Si se tratara de poner unos ejemplos nos referiríamos a las anfetaminas que toman algunas modelos como medida para perder peso, la cocaína, que se usa hoy en día como aliciente para alargar la fiesta o la heroína que se inyectan los “jonkies”.

Todo este tipo de drogas se conocen como drogas psicoactivas, ya que lo que producen es una alteración en la mente de quien las consume.

La cafeína y la nicotina son los dos estimulantes más consumidos en nuestra sociedad junto con el alcohol. Todos ellos comparten protagonismo en comidas familiares, cenas entre amigos o celebraciones. Son tres sustancias totalmente aceptadas y compartidas siempre que no se sobrepase un límite.

La marihuana por su parte contiene más de 400 sustancias químicas diferentes. Entre sus síntomas más comunes se nos presenta un aumento de la velocidad cardíaca, sequedad de boca y garganta y un enrojecimiento de ojos.

La marihuana tiene la capacidad de cambiar el estado de ánimo, ya sea desde la melancolía a un estado de euforia o a la indiferencia emocional.

Así mismo también es cierto que la marihuana en algunos casos tiene diversos usos terapéuticos, aunque su consumo a largo plazo son todavía desconocidos.

La droga que quizá hoy en día este más de “moda” es la cocaína, que aunque sea ilegal y bastante caro su consumo, ha aumentado considerablemente entre la juventud de hoy en día. Ya sea inhalada o inyectada actúa sobre el sistema nervioso y produce la sensación de euforia y entusiasmo, con un sentimiento de optimismo inusual. Consumida en grandes cantidades puede llegar a producir insomnio, paranoia, pánico, ansiedad etc.

Aunque parece ser que la adicción que crea no es física, lo que produce es una necesidad psicológica, ya que el consumidor se siente deprimido y bajo de ánimo una vez que el efecto de la coca ha pasado.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

 

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies