Construyendo nuestro futuro

Foto: JGB(LCC)

Foto: JGB(LCC)

Por Giovanni Zozzaro Salas

En reiterados momentos de nuestras vida, hemos sentido la imperiosa necesidad de abandonar el camino que me construido para alcanzar nuestras metas, Porque hay un compromiso roto y decae nuestra creencia en nuestras propias condiciones en esa área del conocimiento o bien en el área del crecimiento personal, bajando la credibilidad en nosotros mismos y bajando lo que se conoce como la autoestima. Cuando estamos en estos niveles tan peligrosos de baja autoestima, sala una interrogante: ¿Por qué ocurre este declive en nuestra autoestima?, ¿Qué motivo a nuestros pensamientos a no creer en nuestras habilidades de gerenciar nuestro triunfos y fracasos”. Es sencillo de entender, faltamos a nuestra palabra y queda el punto de referencia, cuando volvemos a hacer la promesa de hacerlo, hay una parte de nosotros que nos dice “AYER PROMETISTE LO MISMO Y NO LO HICISTE”, ya no confiamos tanto en lo que prometemos. Lo podemos ver también de otra manera, hoy prometemos ir a hacer ejercicios y nos quedamos dormidos y al día siguiente cuando lo volvemos a prometer, hay una parte de nosotros que aprendió que “LEVANTARSE TEMPRANO ES QUEDARSE DORMIDO”, se crea confusión y no hay claridad entre lo que prometemos y lo que hacemos.

Ello implica una condición en nuestro interior que entendemos que el fracaso, esta aderezado de un sinfín de excusas, todas validas desde nuestra visión sobre ¿Qué paso con las metas por alcanzar?, entendemos también que es necesario una reflexión mas profunda sobre las estrategias que debo utilizar para obtenerlas.

La actitud que tomas frente a los mal llamados “problemas”, prefiero llamarlos “oportunidad de mejoras” (aunque reconozco que en algunos momentos les llamo problemas con todas y sus implicaciones) o sucesos que se te presentan cotidianamente es finalmente la que determina la dimensión e importancia de los mismos. Recuerda que hay dos formas de ver el vaso: medio lleno y puedes alegrarte al observar la mitad llena o puedes preocuparte por la mitad vacía. Esto no es ni más ni menos que una cuestión de dos actitudes antagónicas: la positiva y la negativa, indiferentemente del cual sea en este momento tu visión, todos nosotros en algún momento hemos observado esta situación de ambos lados, sería realmente fascinante estar plenamente consciente en cual visión estas y como logremos cambiarla a la realmente satisfactoria y generadora de bienestar. Sin dejar de ser realista o soñador, puedes transformarte en una persona más positiva y creativa para vivir las circunstancias de una manera menos traumática y más relajada.

Por otro lado, en la mente subconsciente, están grabados, en forma de programaciones, nuestros hábitos y costumbres. Cuando tomamos una decisión, este estímulo pasa por la espiral de la inconsciencia en búsqueda de un programa que de respuesta de cómo se debe hacer ante este estímulo y si el programa (hábito) indica que hay que quedarse en cama, no salir, no intentarlo, eso es lo que vamos a hacer a menos que tengamos claro esto y apelemos a la fuerza de voluntad para ir en contra de lo que en ese momento provoca hacer.
Ello implica una estrategia segura de actuación, para dejar de ver todo negro y cultivar una verdadera “actitud positiva”, se han propuesto innumerables condiciones, actitudes, reglas como lo quieras definir. Las 10 reglas de oro que pretendo generar un alerta sobre como: llévanos nuestras vidas y la actitud frente ella, ¡sabes lo digo en voz propia! , ¡Solo inténtalo!, si nos apegamos al pie de la letra, harán de ti una nueva persona, una nueva actitud, una nueva visión de vida lleno de amor y confianza en ti mismo:

1.- Relájate y respira profundo:
Si algo te salió mal o te sientes un poco depresivo, lo mejor que puedes hacer es distenderte y concentrarte en la respiración. Se ha comprobado que los métodos de relajación ayudan a deshacerse de los pensamientos negativos, favorecen el control de las emociones y purifican el cuerpo. Te invito a que practiques algo de relajación a través de respiración controlada. Solo cierra los ojos, respira profundo y exhala lentamente, en estos instantes imagina que esta entrando en todo tu cuerpo, a través de tus vías respiratorias, una caudal de vida, de pensamientos enriquecedores que fomentaran a la toma de decisiones positivamente correctas.

2.- Haz lo que piensas:
Si piensas una cosa y terminas haciendo otra totalmente diferente, te sentirás inconforme contigo mismo. Trata de evitar las conductas contradictorias, sobre todo si no quieres que te invada un profundo sentimiento de fracaso existencial. Sabes, para lograr obtener el éxito en cada una de las actividades que intentas realizar, dicho sea de paso el solo intentarlo ya haz logrando una pequeña parte del éxito que persigues. Recuerdo nos pasamos la vida escalando una escalera y al final nos damos por enterado que era la pared
equivocada. Solo piensa antes de actuar. Recuerda: “Eres esclavo de los dices y dueño absoluto de lo que callas”.

3.- Aprende a ver el lado positivo de las cosas:
Debes aprender que en la vida no todos los momentos son buenos, hay algunos peores que otros e incluso algunos son indeseables. La clave esta en aceptar los hechos que son irremediables sin ningún tipo de frustración o enojo desmedido. Una reacción emotiva descontrolada o negativa para afrontar un momento duro en la vida es una clara muestra de debilidad y fracaso. Al contrario, la serenidad, el autocontrol y la visión positiva de las cosas son las mejores armas para enfrentar con éxito lo que te toca vivir.
Mirar el lado positivo de cada momento es sin duda una actitud mental prometedora de resultados exitosos, recuerda que cada ser humano a sido concebido a imagen y semejante de un ser supremo, un ser creador, un ser majestuoso en bandad y paz. Así que por naturaleza somos creadores, innovadores, majestuosos de paz y amor, ¡solo entrégalo al resto de mundo!

4.- Evita las comparaciones:
Para cultivar una actitud positiva nada mejor que ser uno mismo. Tanto las comparaciones como las idealizaciones de cómo deberías ser tú y de cómo deberían ser las cosas, son muy perjudiciales para tu salud mental y tu autoestima. La frustración y la envidia que se genera al ver en otros lo que uno quiere ser son pensamientos altamente negativos que debes aprender a controlar para evitar sentirte deprimido. Lo mejor es aceptarte tal cual eres y tratar de cambiar aquellas cosas que te molestan de ti mismo, pero dejando de lado las comparaciones, pues cada persona es única.
Un ser humano, tiene en su interior la maquina perfectamente diseñada para lograr el éxito, la ser mejor cada día, para alcanzar tus metas, para ayudar a los demás a lograrlo.

5.- Vive el presente:
Si piensas continuamente en lo que debes o puedes hacer en el futuro te pierdes de vivir el presente. Además este tipo de pensamientos alimentan la ansiedad y las preocupaciones y no te permiten disfrutar de los pequeños momentos que te da la vida. Para dejar de divagar y angustiarte por lo que todavía no sucedió, nada mejor que centrar todos tus sentidos en el aquí y ahora, sin dejar de lado los sueños y los proyectos.

Estos nos implica que descartamos la estrategia suficientemente valida para lograr alcanzar tus éxitos, lo que pretendemos apuntalar en para esta regla es que cada acción posee un espacio y un tiempo para su ejecución. Por lo tanto la planificación es supremamente importante para lograr tus metas, pero parte del éxito es necesario accionar, ¡ponerse en acción!, “La planificación no sirve de nada, si no accionamos”

6.- Olvídate de los detalles:
La obsesión por la perfección sólo puede conducirte a la desilusión. Pues no todo es tan perfecto como siempre pretendes que sea, la vida está llena de pequeños detalles que la hacen encantadora y única. Si deseas que todo esté de acuerdo a tu esquema de valores te pasarás todo el tiempo tratando de acomodar esos detalles para que se vean perfectos, pero le quitará el sabor de disfrutar las cosas tal cual se presentan. Busca un equilibrio y deja de lado el exceso de perfeccionismo, te sentirás mejor.

7.- Mueve el cuerpo:
Pasa cuanto antes a la acción y permítele al cuerpo moverse con total libertad. Practica un deporte, haz alguna actividad física, recrea tu mente a través del baile o de un paseo por el parque. De esta forma elevas tus niveles de adrenalina y serotonina aumentando el optimismo y desechando los pensamientos negativos.

8.- Cuida tu imagen:
Verse bien es una manera de sentirse bien. El cuidado personal te hará sentir más renovado y te ayudará a romper el círculo cerrado del pesimismo.

Intenta cambiar de imagen regularmente y no dudes en arreglarte cada vez que sales de tu casa. Asimismo evita el encierro, esto te obligará a modificar tu aspecto.
Una herramienta potenciadora de éxito es mantenerse bien, lleno de vida y entusiasmos. Una persona con estas características sin duda emanan, irradian bienestar, prosperidad, felicidad, paz y amor. Valla que éxito!

9.- Presta atención a los demás:
Creerte el centro del universo sólo alimentará las obsesiones que tienen por ti mismo. Poco a poco, comienza a centrarte en los demás y recuerda que ayudar al prójimo puede ayudarte a sentirte mejor y más positivo. Los problemas de los otros pueden hacerte tomar conciencia de que no todo lo que te pasa es tan grave.

Cuando escuchamos activamente a los demás, le estamos resolviendo por lo menos el 50% de sus inconvenientes, el resto encontraremos la solución juntos. Escuchar a los demás es una forma de escucharnos a nosotros mismos, y entender que las cosas podrán ser mejores, tan solo debemos intentarlo.

10.- Duerme plácidamente:
Acostúmbrate a mejorar tu calidad de sueño. Dormir bien es una excelente manera de mejorar tu estado de ánimo durante el día. Recuerda que un mal descanso incide directamente en tu humor, te hace sentir cansado e irritable, y sobre todo no te ayuda a cambiar la actitud.
La ciencia humana, como mencionaba anteriormente es una maquina perfecta, ella fue diseñada para dormir y descansar después de un día de aprendizaje. Los niños crecen y se alimentan mientras duermen. No cambies ese concepto duerme bien.


 

Sueño Profundo

SUEÑO PROFUNDO

El sonido que nos favorece a la hora de conciliar el sueño, según los últimos estudios que se han hecho, confirman que el más adecuado es un sonido sibilante de alta frecuencia, que podríamos decir que imita el sonido del mar.

El insomnio es uno de los trastornos del sueño que más se da en nuestra sociedad. Todos en algún momento de nuestra vida hemos sufrido en nuestras propias carnes esta estresante y cansada sensación de no conciliar el sueño.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies