Comunicar nuestras emociones

Foto: Winst(LCC)

Por Inma Miralles

Las emociones están en todos nosotros y son alteraciones del estado del ánimo producidas por percepciones que hacemos. Estas emociones no están determinadas por lo que nos ocurre, sino por lo que sucede en nuestro interior respecto a lo que nos ocurre en el exterior. Teniendo en cuenta que cada uno de nosotros somos diferentes, hace que la respuesta desencadenada.

Las emociones resultan ser como perros guardianes que nos dan información sobre lo que ocurre tanto dentro como fuera de nosotros mismos. Estos perros guardianes nos dan aviso de si lo que estamos haciendo debe ser corregido, variado o vamos por buen camino.

Tenemos o podemos llegar a enumerar infinidad de mensajes sobre la emoción que sentimos en cada momento: ansiedad, cautela, desamor, seguridad, ilusión, insatisfacción, sorpresa, vergüenza, etc.

Cuando tenemos una emoción desagradable por ejemplo, nos está avisando de que necesitamos responder adecuadamente o de una forma diferente a esa situación, de que en algo nos estamos equivocando.

El hecho de tener esa sensación negativa por ejemplo, nos da aviso y nos ayuda a buscar una alternativa que nos haga responder más adecuadamente. No se trata por lo tanto de algo negativo, sino más bien al contrario, es una buena forma de que sepamos por dónde vamos y qué es en lo que nos estamos equivocando.

Todas esas emociones que percibimos tienen una función comunicativa que tenemos que ser capaces de valorar a base de pararnos y preguntarnos:

¿QUÉ ES LO QUE SE NOS QUIERE NOTIFICAR?

¿QUÉ MENSAJE ME ESTÁ DANDO?

Para eso debemos tener en cuenta variables tales como la calidad o la intensidad de dicha emoción y así concederle la importancia o repercusión que consideremos oportuna y necesaria., ni más ni menos.

Resulta de vital importancia también, llegar a conocer la estructura interna de las emociones ya que eso nos dará la suficiente capacidad como para modificarlas y evitar aquellas que no resultan ventajosas para la situación concreta a la que nos enfrentamos.

Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


Más información

 

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies