Las temidas rabietas

rabieta

Foto: Quards(LCC)

Por Eloísa Céspedes

La mayoría de los niños cogen pataletas de diferente intensidad cuando no consiguen lo que quieren. Muchas de esas pataletas viene motivadas por necesidades fisiológicas en el niño: el cansancio o el hambre, por ejemplo.

Nosotros mismos nos volvemos mucho más irascibles cuando tenemos hambre o sueño, pero este tipo de carencias es mucho más acusado en el niño porque todavía no sabe racionalizar qué es lo que le pasa.

Este tipo de situaciones también pueden producirse cuando el niño está especialmente excitado o sobreestimulado.

La tensión es tan fuerte que el niño no sabe como expresarla y por eso estalla en una pataleta.

Otro tipo de rabieta es aquella no provocada por estímulos externos, sino que el niño aprende a utilizar para conseguir aquello que desea pero que no se le permite.

Por medio de la rabieta el niño comprueba la capacidad de aguante de sus padres, intenta hacerse valer, mide sus fuerza tanto física como la de su voluntad.

En ocasiones la rabieta sirve para llevar a la pareja a un enfrentamiento, uno cree que se debe ceder el otro no está dispuesto a hacerlo, también sirve para evaluar el grado de convicción de las creencias de cada uno y hasta qué punto está dispuesto a llegar por defenderlas.

Lo que está claro es que en el fragor de la batalla que supone una rabieta se llega a un punto de no-retorno en el que rendirse es renunciar a su parte de razón y partir de una posición de desventaja en el próximo enfrentamiento.

Para no llegar a ese extremo contamos con algunas técnicas muy efectivas que convendría poner en práctica antes de llegar a ese punto.

Desde luego enfrentarnos a un niño en medio de una crisis es una tarea perdida. Cuanto más intentemos calmarlo mayor será la pataleta. Por ello debemos enfrentarnos a ellos de maneras más sutiles.

Muchas veces es conveniente alejarse del niño y respetar su enfado. La rabieta necesita de un espectador o de alguien contra la que producirse. Si nos vamos, dejamos de darle motivos para seguir así y poco a poco irá disminuyendo su enfado y distrayéndose con otras cosas.

Otras veces es mejor quedarse junto a ellos y abrazarlos, hacerles entender que les comprendemos y que, aunque desaprobamos su actitud, no por ello dejamos de quererles.

En otras ocasiones hay que abordar el problema con humor, enseñarle a aprender a reírse de nuestros propios enfados. Puede ser un buen momento para aprender a convivir con nuestra ira.

De todas maneras cada niño es diferente y también tiene una personalidad diferente. Además cada situación y cada rabieta es diferente y debe ser tratada de manera distinta.

Mantengamos la calma. No perdamos los nervios. Apliquemos nuestra inteligencia con el fin de solucionar la crisis y no nos dejemos llevar por nuestros impulsos. Un tortazo no soluciona nada en la gran mayoría de los casos, y una vez que nos hemos dejado llevar por la violencia acabamos de agotar todos nuestros argumentos.

Después de una torta sólo nos quedará el remordimiento de la culpa, de si podíamos haber aguantado una poco más, si realmente se la merecía, si hemos hecho lo correcto, la propia contradicción que supone decirle continuamente que no se pega y luego hacerlo con él…


Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

Segunda Edición

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.

Más información

1 Comentario

  • Mis sobrinos y sus rabietas van todo en uno. Muchas veces parece imposible que puedan llegar a calmarse. Mi hermano ha aprendido a dejarles su espacio hasta que se tranquilizan y entonces es cuando habla con ellos, antes es imposible.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies