Cómo encontrar motivación para hacer lo que quieras

Edith Gómez

Sabes exactamente lo que necesitas hacer. Estas enfocado y confiado en todos los resultados positivos  que puede desencadenar lo que quieres hacer. En tu calendario solo se encuentra esa única cosa que quieres lograr, todas las demás cosas las has eliminado con la intención de solo concentrarte en una cosa.

Y entonces no pasa nada.

¿Por qué? Porque piensas que necesitas motivación. Estas esperando una chispa, que una inspiración venga del cielo y te llene de ganas.

Bueno, no me gusta ser portador de malas noticias, pero si estas esperando que ocurra algo milagroso, vas a estar esperando por mucho tiempo, quizás para siempre. Tienes que estas consciente de la realidad, y es que la motivación, como la conoces, es un mito. Estas son tres razones del por qué.

Por qué la motivación externa es un mito.

1. La motivación nunca surge antes de la productividad.

Piénsalo un poco. ¿Cuándo te sientes más motivado? ¿Antes de empezar un gran proyecto, o después de que has estado algo de tiempo aclarando cuál es la dirección correcta?

Empezar algo grande y nuevo siempre nos provoca cierto nerviosismo. Tendemos a pensar cosas como: ¿qué van a pensar los demás de esto? ¿De verdad lo puedo lograr?

Pero una vez que te pones manos a la obra y empiezas a ser productivo, surge la energía creativa. Te emocionas y quieres continuar y hacer más. Ahí es cuando ocurre la motivación verdadera. Entonces recuerda, la productividad no es, como la mayoría piensa, un producto de la motivación. La motivación es un producto de la productividad.

2. Controlas cómo te sientes.

William James, el padre de la psicología moderna, tiene un dicho que me recuerdo a mí mismo todos los días: “no canto porque estoy feliz, estoy feliz porque canto”.

En este caso, podríamos decir fácilmente que no eres productivo porque estas motivado, estas motivado porque eres productivo.

Tu capacidad de motivarte no es controlada por algo externo. Por supuesto, hay cosas externas que te pueden motivar por cortos periodos de tiempo, pero una motivación real y duradera solo se logra cuando la sacas de ti mismo con acciones intencionales y sostenidas.

3. No existen secretos cuando se trata de motivación.

Este no es el primer artículo escrito de motivación, en lo que respecta a encontrar formas de motivarte a ti mismo, y no será el último. Industrias han sido construidas desde la base de que tienen el secreto mágico que te hará pararte y hacer algo por tu vida.

El asunto es más simple de lo que parece, el único secreto que existe es lo que siempre has sabido: trabajo duro. Inténtalo y evalúa tus logros. Haz una lista de lo que quieres hacer, crea una estrategia, realiza llamadas, prioriza. Piensa el tiempo de cada acción que te hayas propuesto y empieza a atacarlas con ganas.

Si haces esas cosas, nunca te encontrarás en una posición donde tengas que buscar motivación. Estarás en un estado natural de ímpetu perpetuo. Y ciertamente no necesitarás ningún “secreto” motivacional para que te ayude.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies