¿Manipulado por otros?

Por Moisés Galiardo

Una de las formas en las que nos damos cuenta de ello desgraciadamente suele ser posterior a los hechos. Suele ser cuando al tiempo de la situación nos decimos a nosotros mismos: “tengo la sensación de que me han tomado el pelo y no he sabido en ese momento cómo reaccionar”. La mayoría de las veces lo que nos queda es la mala e irritable sensación de que nos han tomado el pelo y hemos sido manipulados y además la tardía reacción en consonancia: “si lo tuviera ahora mismo aquí delante le diría…si lo tuviera ahora mismo aquí delante no dejaría… si lo tuviera ahora mismo aquí delante actuaría…

Por lo tanto lo importante resulta ser capaz de reaccionar en el momento y que después no nos quede la sensación humillante de no saber responder a tiempo.

Cuando alguien trata de hacernos cambiar o trata de manipular nuestra respuesta, tenemos todo el derecho del mundo a no dar razones sobre nuestro comportamiento, no tenemos por qué justificarnos. Como somos y actuamos como jueces de nuestras propias acciones, no tenemos por qué darle explicación al resto.

Por otro lado tenemos derecho a juzgar si nos incumbe la responsabilidad de encontrar soluciones para los problemas de otras personas. Con esto lo que quiero decir es que cada uno de nosotros somos responsables de nuestra propia felicidad y bienestar en la vida pero lo que no podemos es crear ese mismo bienestar permanente en los demás.

Podemos hacerlo durante un tiempo concreto, pero permanentemente nunca vamos a poder complacer a esa persona, finalmente deberá cargar el esfuerzo sobre sus propios hombros. La realidad humana es que cada uno de nosotros debe tratar de resolver los problemas de la vida aprendiendo a obrar por nuestra propia cuenta.

Pese a la compasión que nos crea ver sufrir o errar a los demás, cada cual debe optar por ser responsable de sus propios actos, ya que de otro modo podemos ser manipulados y nos pueden hacer creer que sus problemas son en realidad nuestros.

Nosotros debemos poder elegir si queremos ser responsables solo de nuestros problemas o si queremos hacernos cargo de los problemas de los demás y llegar incluso a ser víctimas de manipulación.

Por otro lado tenemos derecho a cambiar de opinión. Nuestros intereses cambian con el paso del tiempo y con devenir de los acontecimientos y por lo tanto nuestra actitud también puede llegar a variar. Algunas veces nos piden que justifiquemos nuestro cambio de opinión con razones de peso, sin llegar a entender que tenemos todo el derecho del mundo a cambiar de opinión. Tenemos derecho a cambiar de idea y tenemos derecho a no tener que justificarlo con algo que nuestro interlocutor considere como adecuado, sino simplemente porque hemos cambiado de opinión.

Por otro lado tenemos derecho a equivocarnos y por supuesto a ser responsables de nuestras equivocaciones. Errar es de humanos y los errores son simplemente eso, errores.

No debemos caer en el error de considerar que los errores son algo muy malo que debamos subsanar con alguna buena acción que lo compense, ya que de ese modo podemos ser víctimas de manipulación.

Así que tome nota de todo lo expuesto y procure que la próxima vez no le ocurra lo mismo. Siempre podemos aprender de nuestros errores

 

Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies