¿Cómo controlar la impulsividad?

Edith Gómez

La impulsividad es una conducta que puede acarrear muchas consecuencias negativas en las relaciones personales y en la vida misma. Una persona impulsiva reacciona rápidamente ante ciertos estímulos sin antes reflexionar, se deja llevar por la ira y termina inmersa en alguna discusión desagradable.

Si no se toman medidas a tiempo, es un problema que puede afectar la imagen y la socialización. Es que, ¿quién quiere estar con una persona que no mide sus palabras y se altera casi por cualquier cosa sin pensar en las consecuencias? La verdad nadie quiere, ni necesita este tipo de negatividad.

Aquí puedes leer algunos consejos para controlar tus pensamientos y ser feliz.

Lo más seguro es que estés leyendo esto porque quieres un cambio, y no quieres terminar siendo una persona solitaria. La impulsividad no desaparece de la noche a la mañana, pero si pones en práctica los siguientes consejos, muy pronto comenzarás a ver resultados.

1. Acepta que tienes un problema

El primer paso para cambiar es aceptar que la impulsividad es un problema que te domina. Siéntate en silencio, ponte a pensar en las discusiones que has tenido últimamente y hazte estas preguntas: ¿por qué se inició la discusión? ¿Fue por ti? ¿Cuál crees que debió haber sido la mejor manera de actuar? ¿Cómo te sentiste después de la discusión?

¡Usa tus mismas respuestas para reflexionar!

2. Identifica el detonante

Tal vez te alteras tanto que ya ni siquiera sepas realmente cuál es el detonante, sin embargo, con un poco de concentración podrás identificarlo. Busca una libreta y escribe cómo fue tu última acción impulsiva, y analiza bien qué fue lo que causó tu reacción. Una vez que conozcas tus detonantes, podrás identificarlos antes de reaccionar agresivamente y evitar una discusión.

3. Controla el impulso

Si estás comenzando a trabajar en tu impulsividad, es normal que ante alguna situación comiences a sentir el fuego dentro de ti – y no de pasión realmente-. Sin embargo, el hecho de poder reconocer que estás a punto de tener una conducta impulsiva, te permitirá cambiar de actitud antes de que sea demasiado tarde.

Cada vez que comiences a identificar esas señales, respira profundo y trata de atraer pensamientos positivos.

4. Retrasa tus respuestas

La impulsividad es una conducta que te hace reaccionar inmediatamente sin reflexionar antes lo que vas a decir. Entonces, una vez que ya tengas bajo control el impulso de responder, tómate unos minutos para pensar en lo que dirás próximamente. Si aprendes a hacer pausas antes de hablar, definitivamente evitarás caer en una conducta impulsiva.

5. Crea tus propias instrucciones

El hecho de poder tener tus propias instrucciones para casos de emergencia, te hará ganar tiempo para activar tu parte racional. Mentalmente, ve tachando tu lista de instrucciones:
• Ya identifiqué que esta situación puede desencadenar mi conducta impulsiva.
• Ya identifiqué el detonante.
• Pude respirar hasta diez.
• ¿Está bien si digo lo que estoy pensando?

6. Drena tu energía

Una persona impulsiva tiene exceso de energía, ¿por qué crees que reaccionas como lo haces? Es necesario que diariamente liberes toda esa energía a través de actividades deportivas como el running, el ciclismo, natación y boxeo. Inscríbete en el gimnasio o ingresa a algún club, verás cómo este tipo de actividades te ayudará a controlar mejor tus conductas impulsivas.

7. Relájate

Debes aprender a llevar la vida con calma, así que aléjate de personas que no tengan nada bueno que aportar, que solo se quejan y te hacen entrar en ese mismo estado anímico. Este tipo de personas tóxicas solo agravarán tu problema.

Lo mejor es que aprendas a meditar para entrenar a tu mente e inducirte en un estado de conciencia positivo y controlado. No sólo lograrás relajarte, sino que podrás encontrar tu paz interior.

Aprende algunos ejercicios de respiración en Gananci.

8. Evita el estrés

Si llevas una vida muy estresada será muy difícil que puedas controlar tus conductas impulsivas. Lo que debes hacer, es evitar a toda costa asumir demasiadas responsabilidades que terminen abrumando tu vida. Toma descansos cada cierto intervalo de tiempo y dedica momentos para divertirte. Mientras más feliz estés, más control tendrás sobre tu impulsividad.

¿Has intentado antes controlar tu impulsividad? ¿Cómo lo has hecho? ¡Comparte con nosotros tus opiniones y sugerencias!

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies