Coaching y mayéutica

Foto: Princess 812(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Princess 812(Licensed Under Creative Commons)

Por José Vicente Ramírez

En el coaching, de forma muy similar a la mayéutica de Sócrates el individuo es invitado a descubrir la verdad que se encuentra en él latente sin haberla hecho consciente, es decir, no se trata de enseñar, sino de aprender.

El coach no aprende del coach, sino que aprende de si mismo estimulado por el coach. El coach al igual que comentaba Sócrates, es el partero que ayuda al coach a responderse a si mismo.

Como bien decía el famoso filósofo griego y como bien ocurre en el coaching:” No aprenden nunca nada de mi, pues son ellos mismos y por si mismos los que descubren y engendran muchos bellos pensamientos”.

El coach es el auténtico protagonista del proceso. Proceso en el que el coach, al igual que hacia el propio Sócrates, no aporta disciplinas ni doctrinas, sino que lo que hace es ayudar, servir como guía para su cliente.

Todo esto se hace a través del diálogo, para ayudarnos a conocernos mejor y ampliar nuestras posibilidades de progreso personal y profesional. Este diálogo nos ayuda y nos debe llevar a conocernos mejor a nosotros mismos.

Con ese proceso de diálogo lo que se consigue es crear una ilusión por alcanzar nuevas habilidades y para eso muchas veces debemos enfrentarnos a ideas o presupuestos que teníamos muy establecidos. La humildad es buena consejera en estos casos, ya que por saber mucho sobre algo, no significa que sepamos mucho sobre todo. La modestia intelectual es imprescindible en la búsqueda de lo que más conviene y de lo justo.

Pero para que esa nueva relación sea fructífera, es necesario que ambas partes estén dispuestas a mejorar y a dar lo mejor de si mismos.

Pero una buena sesión de coach, necesita cumplir una serie de requisitos:

1. Ponerse en manos de un verdadero profesional que reúna las cualidades necesarias para alcanzar los resultados deseados.

2. El coach tiene que ser capaz de expresarse con tacto para no herir al coach

3. Resulta imprescindible una buena disposición por ambas partes. Pero por parte del coach se precisa de un verdadero compromiso, con seriedad y constancia.

4. Una actitud humilde, que acepte que lo que a cada uno nos queda por mejorar en mucho.

5. Todo cambio en esta vida requiere de cierto esfuerzo. Lo mismo ocurre en este caso, no basta con querer, es imprescindible actuar para que las cosas empiecen a funcionar como uno quiere.

El coaching parece estar de moda, especialmente entre todas aquellas personas que quieren darle un giro, o por lo menos mejorar en sus labores tanto personales como profesionales.

Ese cambio muchas veces trata de hacerse de forma individual, aunque qué duda cabe de que la ayuda de alguien, un coach, nos permitirá conocernos mejor y desarrollar aquellos campos que deseemos.

Hazte con los servicios de un buen entrenador que te ayude a asumir los retos a los que te enfrentas diariamente. Si las grandes empresas lo están haciendo con sus empleados, ¿por qué no te adelantas y contratas sus servicios?

El coaching nos permite conocernos mejor, el coach nos ayuda en ese proceso, es como un guía que nos ayuda a sacar todo lo que tenemos dentro.

 

Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

Etiquetas:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies