Clasificación de las personas

Por Pilar Navascués

Todas las comparaciones son odiosas, pero lo son especialmente cuando estas afectan a los niños. “Comes muy mal. Mira lo bien que come Edgar aunque es más pequeño que tú”

Muchas veces lo hacemos inconscientemente, porque si lo meditamos es evidente lo poco recomendable que resulta esta práctica.

Con una frase como esa lo único que conseguiremos es que nuestro hijo odie al pequeño Edgar, cuya única culpa es tener mejor apetito que él.

Además con ello estamos reforzando de alguna manera su conducta, ya que lo estamos encasillando como un mal comedor.

Aunque comparar es humano y parece algo normal y espontáneo, no debemos centrarnos en las debilidades del niño, en sus puntos débiles.

Al contrario, debemos intentar reforzar sus puntos fuertes, aquello en lo que el niño se siente seguro en lugar de ser excesivamente ácidos o críticos con aquellos aspectos de su personalidad que menos nos gustan.

Es muy fácil caer en la tentación de etiquetar a los demás, porque de esa manera evitamos estar evaluando cada una de sus actos, de esa manera nos podemos ahorrar ese esfuerzo la próxima vez.

“Andrea es muy egoísta” decimos porque en una ocasión la pequeña no quiso compartir su bocadillo con un amiguito. ¿No sería porque tenía mucha hambre, o porque aquel amiguito no había querido compartir su camión de bomberos con ella, o porque en ese preciso instante no le apetecía hacerlo? El caso es que desde ese día, Andrea fue considerada como una niña “muy egoísta”.

Cada vez que se presentaba la ocasión los mayores aprovechaban para reforzar este comportamiento: “No te preocupes, Andrea no le dejará su juguete porque es tan egoísta…”

Al poco tiempo la pequeña Andrea incorporó esta etiqueta a su manera de ser y cuando alguien le pedía algo ella siempre respondía: “Lo siento… ya sé que soy muy egoísta, pero que le vamos a hacer, yo soy así… desde muy pequeña”.

Los peligros de etiquetar y de encasillar a los seres humanos son terribles.

Una vez que alguien está etiquetado es muy difícil que pueda salir de ese encasillamiento, lo más seguro es que lo siga estando de por vida, aunque los hechos lo desmientan.

“Parece mentira que Juanjo viaje tanto… con el miedo que le daban de pequeño los aviones”.
Los seres humanos somos cambiantes.

A lo largo de nuestra vida podemos cambiar de gustos, superar miedos, adquirir prejuicios o superarlos, pero también podemos cambiar de manera de pensar y de actuar, adquirir nuevas visiones de las cosas.

En muchas ocasiones los obstáculos surgen de los demás que se resisten a vernos cambiar, pero en otras muchas esa resistencia al cambio está en nosotros mismos, en nuestro propios prejuicios sobre nosotros mismos, en que también nosotros hemos acabado por encasillarnos.

Ejercicio
Analiza cuáles son los adjetivos que crees que te definen.
¿Eres una persona X? ¿Cómo y cuándo eres X?
¿Es algo que has oído sobre ti desde muy pequeño?
¿Te ocurre eso en todas las circunstancias y con todas las personas?
¿En qué situaciones no eres X?
Si en vez de ser X fueras Y, ¿Cómo serías? Si ahora mismo actuaras como Y, ¿Cómo te sentirías?
Analiza los adjetivos que pones a las personas que te rodean.
¿Son personas X, Y, Z en todas las circunstancias y oportunidades?
¿Cómo serían si les quitaras la etiqueta?
¿Cómo sería la relación con esas personas sin etiqueta y tu actuando de Y?


Stop a la Agorafobia

Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia

¿Qué es la agorafobia?
– ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
– miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
– miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.
Más información

1 Comentario

  • Nuestra tendencia nos lleva a etiquetar a todos y todo. Realmente nos ayuda a ahorrar tiempo, pero también nos lleva a una idea simplista o reducida de la realidad o de cada uno. Somos seres muy complejos y las etiquetas además de simplificarnos nos pueden inducir a error.

    Estoy encantada con el nuevo diseño, todo un acierto!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies