Caperucita Roja: La interpretación de los cuentos y la interpretación de la vida

Foto: Gustave Doré (French, 1832-1883), "Little Red Riding Hood"(Licensed Under Creative Commons)

Foto: Gustave Doré (French, 1832-1883), “Little Red Riding Hood”(Licensed Under Creative Commons)

Por Santi Armengol

De entre las metáforas complejas empleadas habitualmente, podemos destacar los cuentos y más concretamente los cuentos tradicionales como: Blancanieves y los Siete Enanitos, La Cenicienta o El Sastrecillo Valiente.

Otro de los cuentos más conocidos, sino el que más, es el de Caperucita Roja.

En éste nos detendremos con mayor esmero, y nos servirá para evaluar la enorme relación entre los cuentos mismos y su interpretación, y la interpretación que damos a nuestras propias vidas.

Es bien cierto que al intentar diseccionar un cuento e intentar desentrañar los simbolismos y mensajes ocultos que encierra se corre el riesgo de acabar con el cuento mismo. Es lo mismo que explicar un chiste: se acaba con la gracia misma que este pudiera tener.

No seremos en este artículo tan exhaustivos como para acabar con el indudable encanto de este cuento sino que simplemente nos permitirá examinar como la interpretación misma que se hace de los cuentos entronca con la propia percepción que la persona que la hace tiene de la vida.

Básicamente existen dos posiciones ante la vida: una más optimista y expansiva y otra más pesimista y represiva.

Estas dos fuerzas conviven en cada uno de nosotros siempre en constante lucha.

La fuerza optimista, activa y expansiva nos invita a hacer cosas y a disfrutar de la vida afrontando sus riesgos y aceptando los retos que se nos presentan.

La fuerza pesimista, pasiva e introspectiva nos hace ser más reflexivos, evaluar los riesgos y calcular las consecuencias de un posible fracaso.

Es como la conocida metáfora de la botella que para el optimista está medio llena y para el pesimista medio vacía.

Las dos fuerzas están condenadas a convivir y en cualquier avance que la Humanidad realice o haya realizado a lo largo de su Historia.

No hace falta ahora relatar todo el cuento de Caperucita Roja. Es de sobra conocido por todos. Pasaremos directamente a analizarlo.

La madre de Caperucita envía su hija a una muerte casi segura al enviarla a través de un bosque lleno de peligros a llevar una cesta de comida a casa de su abuelita. ¿Qué madre dejaría que su hija atravesara un bosque lleno de peligros? ¿Y, además con una fiera suelta por los alrededores? La mama de Caperucita no cumple con su papel de madre y su falta de responsabilidad va a desencadenar los acontecimientos.

Caperucita se interna en el bosque y se encuentra con el lobo. Este, astuto y calculador, no ve solo la oportunidad de comerse a la niña sino que idea un plan para comerse también a la abuelita. No actúa por simple hambre sino que lo hace por avaricia. Este será su error.

El lobo representa el lado salvaje, la fuerza de los instintos y de la naturaleza, pero una faceta oculta, interesada y mezquina lo empujarán al abismo.

Caperucita es una niña obediente y al principio no se sale del camino marcado, pero a indicaciones del lobo se deja seducir por las maravillas que le ofrece la vida, la belleza del bosque y el placer de escuchar a los pajarillos.

Es el propio lobo el que despierta en ella su afán de conocer el mundo, de vivir nuevas experiencias, de descubrir otras sensaciones. La empuja a transgredir las reglas impuestas por su irresponsable y mala madre.

Ella sabe disfrutar de los placeres del bosque sin que por ello falte a su deber y cumpla con éxito su objetivo: llegar a casa de su abuelita con la cesta llena.

Es el amor la que la empuja a llegar hasta allí y a pesar de ser engañada por el lobo su bondad tiene su recompensa ya que un cazador, una fuerza anónima y bienhechora logra salvarlas y proporciona al lobo su castigo.

La interpretación tradicional de este cuento nos habla de los peligros que nos acechan en el bosque y de las imprevisibles consecuencias de salirse del camino marcado. Por supuesto la causante del drama (la madre) queda al margen, e incluso, en muchas versiones, ni siquiera aparece el cazador con lo que el cuento acaba irremisiblemente en tragedia.

Esta interpretación es el reflejo de una visión pesimista y temerosa del mundo, incita a desconfiar de los desconocidos y a pasar de largo de las oportunidades que nos brinda la vida para disfrutarla.

La interpretación optimista y expansiva del cuento nos invita precisamente a dejarnos tentar por el lobo, arriesgarnos más en nuestras vidas sin que ello nos desvíe de nuestro objetivo final, a abandonarse más en los demás y confiar en que siempre que haya peligro aparecerá, aunque sea en el último minuto, una cazador para salvarnos.

Las dos interpretaciones de este mismo cuento no pueden ser más dispares y a la vez más complementarias. De las dos tenemos mucho que aprender. Son dos facetas de una misma realidad. En saber equilibrar ambas tendencias se encuentra el secreto de nuestra propia felicidad.


 

Ricardo Ros – Cómo dejar de fumar en un día


Si estás leyendo este texto es porque tienes el deseo de dejar el tabaco y necesitas unas instrucciones para poder hacerlo sin pasarlo mal. Es muy importante esta idea: generalmente has oído decir que dejar de fumar es un proceso duro y doloroso. No tiene por qué serlo si sigues las instrucciones que te voy a dar y aceptas las herramientas que te voy a proporcionar
Más información

Etiquetas:,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies