Caminando Transiciones Efectivamente

Por Jessica Riveri

El espíritu de la PNL es modelaje, es decir, aprender de lo que funciona bien. Todas las personas hemos sido efectivos en tomar decisiones, motivarnos, aprender, crear, entre otros.

De alguna manera la preservación de la vida y su desarrollo supone una balanza hacia lo positivo. Podemos errar, seguir con debilidades y desafíos, sin embargo si no hay aciertos, la vida no fluye desde el fracaso total y completo. Siempre hay ámbitos, contextos y situaciones donde somos y hemos sido capaces de actuar efectivamente. Entonces la PNL focaliza su atención allí, justamente donde hemos creado excelencia.

El presente artículo surge de modelar estrategias para actuar efectivamente viviendo transiciones, fueron los alumnos del Master Practitioner, 2011, en Gestor, quienes modelaron sus propios patrones de comportamiento. A partir de la experiencia exitosa de cada uno de ellos, se definió un programa neuro lingüístico de comportamiento efectivo.

Todos establecemos rutas neurobiológicas, que son circuitos neuronales en base al cual nos relacionamos con las contingencias de la vida. Actuamos, pensamos, creemos de un determinado modo, sin embargo, la vida actual supone cambios y con ello, necesariamente el transito entre un presente hacia un futuro nuevo, con diferentes rangos de incertidumbre y complejidad. Supone la habilidad de nuestra corteza de responder a una nueva demanda neuronal, y modificar las rutas preexistentes, un cambio que se traduce en nuevas conductas, actitudes y estilos de relación con los demás, consigo mismo y con nuestros desafíos.

Comenzar un nuevo trabajo, iniciar la vida de pareja, tener hijos, su crianza en cada etapa, el encuentro con alguna enfermedad o imprevisto, el inicio de nuevas funciones laborales, el emprendimiento de algún desafío, la pérdida del trabajo, jubilación, iniciar un nuevo ámbito de aprendizaje- son todos ejemplos de transiciones.

Entonces, si estás en alguna situación de transición, explora estas alternativas de camino:

El futuro como un faro, el camino del Conquistador.

  • Dirige tu atención al estado futuro deseado, al nuevo espacio y tiempo en donde es preciso avanzar. Este objetivo actúa como faro guía del proceso. Sitúate allí, como si fuese ya realidad, siente todo lo que está presente, ve y escucha, percibe globalmente esta nueva realidad. Vívela plenamente y permite que esta experiencia se mantenga siempre presente en el camino de transición.
  • Toma consciencia ahora del presente, su relación con el objetivo y aspectos de contextos y personas implicadas. En plena asociación a tu vivencia de objetivo, percibe al mismo tiempo, todo como un sistema, desde el prisma de un observador reflexivo. Oscila o en simultaneidad, mantiene la asociación plena al futuro que te llama a avanzar y una mirada de observador reflexivo y calmo, disociado de la vivencia presente, que es capaz de considerar el todo implícito en el presente, el futuro y su transición: emociones, comportamientos, pensamientos, personas y contextos.
  • Mantiene la conexión a tu interior, a tus emociones, intuiciones y reflexiones desde la vivencia de centramiento, tranquilidad, apertura, alerta y presencia. Crea alternancia de estilos de pensamientos: lógico analítico e intuitivo holístico. Alterna entre lo digital y lo analógico-metafórico. Permite que tu lógica esté actuando en la creación de planes, acciones y definición de tiempos y recursos, y al mismo tiempo, da espacio a que surjan intuiciones, desde este espacio de centramiento. Cuida que tanto tus pensamientos como intuiciones surjan de este espacio de equilibrio y conexión interior y mantiene tu conexión a lo nuevo que está naciendo.
  • Sitúate como quién lidera con protagonismo el camino.
  • Desde este espacio de conexión, precisa acciones en el corto plazo, en detalle líneas de acción, el paso a paso-teniendo atención de preservar tu conexión interior unida al estado deseado de futuro. Actúa, avanza, recibe feedback. Si se mantiene la conexión, sigue actuando y creando otras acciones. De lo contrario, integra el error en un marco de retroalimentación y reorienta tus pasos.

Estoy en una transición

1. Defino mi estado deseado futuro. ¿qué percibo? ¿qué veo? ¿qué escucho? ¿siento? Creo un símbolo o imagen a partir de esta vivencia- este es el faro de la transición.

2. Ahora, situado en una posición de observador considero:
– ¿Cuáles son los factores presentes relevantes?
– ¿Que es lo diferente respecto del estado futuro?
– ¿Cuáles son los desafíos y / aprendizajes a lograr?

3. Me sitúo desde el centramiento, tranquilidad, presencia y apertura. Y desde ese estado, con toda la vivencia precedente creo:
– Planes de acción, definición de tiempos y recursos
– Intuiciones, metáforas asociadas a lo que estoy viviendo.
– Preciso en detalle acciones, que me permitan mantener mi estado, en este contexto de cambio.
– Con una vasija en el presente, el camino del “Aquí y Ahora”.

Otro camino es el “ahora”, permanecer en conexión al presente, en alerta y apertura, siendo capaz de sostener la vivencia de transición, con su desorganización y muchas veces, caos. Supone una actitud contemplativa y en confianza plena.

Se cultiva el centramiento y la paz interior, estando atento a lo que la vida te ofrece en ese momento, para utilizarlo en la creación de una nueva realidad. Muy centrado en el presente, viviéndolo plenamente, asociado a lo que ves, sientes, escuchas.

Fluctuando entre tu conexión interior y una mirada de observador de todo el sistema. En PNL diríamos, transita desde una primera posición (yo) a una metaposición (observador). Visualiza el sistema, el todo y los procesos.

Utiliza ambos hemisferios; la lógica y lo intuitivo, manteniendo siempre la conexión a este estado interior en confianza y tranquilidad.

Estoy en una transición

1. Tomo consciencia de mi presente. ¿qué percibo? ¿qué veo? ¿qué escucho? ¿siento? Creo un símbolo o imagen a partir de esta vivencia- este es la vasija de la transición.

2. Me sitúo desde el centramiento, tranquilidad, presencia y apertura. Ahora.

3. En una posición de observador, asumiendo un rol de liderazgo en mi presente, considero:
– ¿Cuáles son los factores presentes relevantes?
– ¿Cuáles son los recursos y oportunidades que el presente ofrece?
– ¿Qué acciones permiten crear nuevas realidades manteniendo mi conexión a la confianza y paz?

4. Y desde ese estado, con toda la vivencia precedente (yo presente y observador):
– Mantengo la conexión en el presente.
– Observo potencialidades
– Actúo, mediante en análisis lógico e intuiciones.
– Cuido de mantener mi estado de paz y confianza, en este contexto de cambio.

Una de las condiciones para la creatividad e innovación es la flexibilidad, contar con opciones de comportamientos; y en ello, la plasticidad neuronal, conductual, actitudinal y relacional juegan un rol determinante en la efectividad para transitar por transiciones. Aquí tienes dos caminos, te deseo éxito.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies