Cambia tu realidad

Foto: Eliot(LCC

Por María Magdalena Castro Goya

Estamos atados a nuestras pautas de conducta. No sabemos cuándo realizamos el aprendizaje, o si lo heredamos, pero repetimos acciones que, en el mejor de los casos, nos perjudican. Y también puede llegar el momento en que podemos ser conscientes que hemos repetido un patrón. Nos damos cuenta que hemos hecho algo o experimentado una situación que aparentemente nos ha venido dada, que se repite en el tiempo, que no nos gusta y que nos hace sentir infelices. Parece haber un hilo conductor en las mismas acciones a lo largo del tiempo.

La pauta puede ser cualquier sentimiento como los celos, manipular o que te manipulen, buscar o encontrar parejas no apropiadas, decir siempre que sí o que no, hacer cosas que no nos satisfacen por culpas o por quedar bien, estresarnos por no saber parar a tiempo o caer en la pereza cuando tenemos que actuar; hablar cuando hay que callar, o quedarse mudo/a cuando de verdad necesitamos expresarnos…

¿Qué es lo que habitualmente hacemos?

Solemos adoptar alguna de estas posturas:

  • No hacer nada.
  • Recibir terapias que nos aclaran el supuesto origen de la causa (unos padres poco cariñosos, falta de atención, un profesor autoritario…) que nos puede ayudar a controlar el hecho. Pero a veces el hecho que creemos controlado se despierta y se expresa con absoluta crueldad en nosotros y hacia los otros.
  • Sufrir el hecho en silencio.Si intentamos solucionar el problema con nuestra experiencia, podemos entrar en un círculo vicioso ya que sólo exploraremos en el nivel de conciencia donde se ha creado la situación. Nuestra mente consciente es limitada, no significa que no tengamos éxito en algunas ocasiones, pero en otras, dirigimos de forma errónea o no fructífera.Y entonces ¿que hacer?Necesitamos cambiar nuestro nivel de conciencia y, por ende, nuestro punto de vista. Necesitamos subir de nivel para poder observar.Al igual que una semilla está destinada a convertirse en planta en las condiciones idóneas, en cualquier hecho hay una energía que es un potencial de otra energía. En los celos está el potencial de la bondad, en la envidia está el potencial del poder hacer o ser, en el miedo está el del coraje y en el odio el amor.¿Cuáles son las condiciones ideales para que estos sentimientos o pautas se transmuten?Podemos permitir que las energías existan, al igual que unos padres amorosos dejan que sus hijos vivan con sus defectos y sus virtudes. Este “dejar ser” creará una matriz de amor que generará la energía suficiente para transformar el hecho, a la vez que nuestra consciencia sufre una metamorfosis (Gastón Saint-Pierre. Técnica Metamórfica) y aumenta su vibración subiendo de nivel.

    Observa el hecho, no te identifiques con él, déjalo ser y comprobarás en tu vida como se produce la auténtica transformación.

    La P.N.L. te ofrece unas herramientas perfectas para esta receta:

  • Para la observación: las posiciones perceptuales.
  • Para la no-identificación: la disociación.
  • Para dejarlo ser: tu propio poder.El sólo hecho de observar tus emociones o sentimientos te ayuda a poner la distancia suficiente para desdramatizar la situación y desmitificarla, poniéndola en su justo lugar: un hecho que hoy está aquí y que mañana puede no estar, así de simple. Según Platón “las realidades materiales o cosas se hallan en un constante devenir, nunca podrá decirse de ellas que verdaderamente son. Nunca te bañarás dos veces en el mismo río. Nada permanece.”La disociación te concede el tiempo y la perspectiva necesaria que identifica y modifica la energía.Tu poder personal o inteligencia innata es la facultad que te permite dejar ser, como ser auto-reflexivo que tiene conciencia de sí mismo.
  • Stop a la Agorafobia

    Ricardo Ros – Stop a la Agorafobia
    Segunda Edición

    ¿Qué es la agorafobia?
    – ansiedad cuando te encuentras en lugares o situaciones en los que es difícil escapar si ocurre algo (o te resulta embarazoso).
    – miedo a tener una Crisis de Pánico y crees que no vas a tener posibilidad de recibir ayuda.
    – miedo a estar solo fuera de casa, a mezclarte con mucha gente, a hacer cola, a pasar por encima de un puente, por debajo de un túnel, subir a un ascensor, montarte en un avión, etc.


    Más información

     

2 Comentarios

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies